¿Cómo recuperar un bonsai seco?

A veces es posible recuperar un bonsai seco

¿Es posible recuperar un bonsai seco? Cuando nos lo encontramos así, tenemos que actuar rápido, ya que es posible que tenga algún problema realmente grave, como una enfermedad fúngica como consecuencia de un riego excesivo.

Por este motivo, es importante saber por qué está seco, y también qué podemos hacer para recuperarlo. De este modo, puede que haya posibilidades de salvarlo.

Falta de agua

La falta de agua es un problema para el bonsai: como tiene muy poca tierra, esta se seca con mucha rapidez. Si además es verano y estamos en plena ola de calor, la situación empeora mucho. Y se agrava aún más si tiene como sustrato akadama u otro tipo de sustrato arenoso, puesto que este pierde la humedad a una velocidad mayor que la turba o el mantillo por ejemplo. Por eso, no podemos descuidar el riego.

Pero, ¿cómo saber si nuestro bonsai está pasando sed? Por esto:

  • Las puntas de las hojas se pondrán marrones rápidamente, hasta que al final caerán.
  • Si tiene flores, estas abortarán y se caerán.
  • La tierra está seca, tanto que al coger la bandeja del bonsai la notamos muy ligera.
  • Pueden aparecer plagas, como las cochinillas o los pulgones, que se aprovechan de la debilidad del árbol.

Ahora bien, aunque la falta de riego es un problema grave, es el que tiene una solución más sencilla: simplemente hay que meter la bandeja del bonsai en un recipiente con agua durante unos minutos. Y luego, regar más seguido. Por lo general, se ha de hidratar un promedio de 3-4 veces por semana en verano, y unas 2-3 veces por semana el resto del año, pero esto es solo una guía y se ha de usar como tal. Si vives en una zona donde llueve con frecuencia, tendrás que regar menos que en otra donde apenas llueve.

Exceso de agua

Si el bonsai está seco puedes recuperarlo

¿Sospechas que regado demasiado a tu bonsai? El exceso de riego es otra de las causas por las que estas plantas se quedan sin hojas bastante rápido. Si antes hemos dicho que, como tiene poca tierra, esta se puede secar con rapidez, si se riega demasiado las raíces se ahogan, literalmente. En caso extremos, puede haber tal exceso de agua que el árbol se queda sin oxígeno.

Por eso, veremos estos síntomas:

  • Primero, veremos que las puntas de las hojas se secan, y después llega un momento en que se caen.
  • La tierra se verá húmeda, y puede aparecer verdina si es turba u otro sustrato similar.
  • Puede tener hongos en la tierra y/o en alguna de sus partes (raíces, tronco).
  • Al coger la bandeja del bonsai, notaremos que pesa.

¿Qué hacer? Recomiendo tratarlo con fungicida polivalente que puedes comprar aquí, ya que los hongos son microorganismos a los que, no solo les encanta el exceso de humedad, sino que también causan graves daños a las plantas.

Artículo relacionado:
Exceso de riego en bonsáis: cómo evitarlo y solucionarlo

Asimismo, hay que sacar el árbol de la bandeja, y envolver sus raíces -sin quitarle el sustrato- con papel de cocina absorbente. Si vemos que se humedece muy rápido, se lo quitaremos y le pondremos otro. Luego, lo dejaremos así una noche, para después volver a plantarlo en su bandeja a la mañana siguiente.

Y por supuesto, a partir de entonces tenemos que regar con menos frecuencia, dejando que la tierra se seque un poco antes de volver a hidratarla.

Sol

Aunque hay muchos árboles que han de estar en un lugar soleado, como los olmos o los ficus, si los exponemos a la luz del astro rey sin haberlos acostumbrado antes, se quemarán y sus hojas aparecerán secas. Por eso, es un error sacar un bonsái al exterior al sol si siempre lo hemos tenido dentro de casa, o exponerlo el primer día si en el vivero lo tenían en sombra.

Y es que los daños aparecen pronto: al día siguiente veremos manchas marrones (quemaduras) en las hojas que están más expuestas, mientras que el resto se mantienen verdes. Ante esta situación, ¿qué debemos hacer? Cambiar el bonsái de sitio. Hay que ponerlo en un lugar donde no le dé el sol directamente para que no pierda más hojas.

Si se trata de una especie que necesita estar en una zona soleada, como los frutales, olmos, robles, ficus, o flamboyan, entre otros, lo iremos acostumbrando poco a poco y de forma gradual. De hecho, debemos de ponerlo no más de una hora diaria al sol, e ir aumentando el tiempo de exposición a medida que vayan pasando las semanas.

Corrientes de aire

Los bonsais sufren con las corrientes de aire

¿Tu bonsái está en interior? De ser así, es importante que sepas que ha de estar lo más lejos posible del aparato del aire acondicionado, ventiladores, radiadores, y de las ventanas que suelas tener abiertas, ya que las corrientes de aire lo deshidratan. Por consiguiente, las hojas se secan y caen.

Así que si es el caso, no dudes en colocarlo en otro lugar en el que haya mucha claridad, pero en el que no tenga que preocuparse por las corrientes.

Espero que puedas recuperar tu bonsái seco.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)