¿Cómo se cuidan los bonsáis grandes?

bonsáis grandes

Tener y cuidar un bonsái es un reto y al mismo tiempo algo increíble. Y es que son delicados, no vamos a negarlo, pero cuando ves que año a año mejor, te da alegría. Así hasta conseguir bonsáis grandes.

Sin embargo, ¿sabes cómo se cuidan estos? ¿En qué se diferencian de otro tipo de bonsáis que encuentras más fácilmente en las tiendas? A continuación vamos a darte todas las claves para que lo tengas claro y sepas a qué tipo de bonsáis nos estamos refiriendo.

Tipos de bonsái según el tamaño

parte superior de un bonsái grande

Si eres un aficionado a los bonsáis es posible que conozcas que hay una clasificación de estos árboles en miniatura según su tamaño. Si no, ahora mismo te lo decimos.

Y es que, el tamaño habitual que conoces y que ves en las tiendas solo es uno de los muchos que puede haber. Concretamente, estos:

Hachi-Uye

Este nombre es el que engloba a los bonsáis grandes. Realmente, al tamaño más grande que existe.

Se caracterizan por tener una altura de más de 130 centímetros, sí, casi como el tamaño de una persona. Ahora bien, son muy raros de ver, además de carísimos. Y sus cuidados son bastantes para mantenerle en el mejor estado.

Solo los coleccionistas y pudientes son capaces de tener un bonsái así.

Omono

Son bonsáis grandes, pero no tanto como los anteriores. Estos alcanzan un tamaño de entre 60 y 120 centímetros. Llaman mucho la atención y, si bien son delicados y has de estar pendiente de ellos, no requieren tantos cuidados como con los otros.

Chumono

En este caso la altura de los bonsáis es de entre 30 y 60 centímetros. Al igual que los anteriores, no son fáciles de encontrar pero estos en concreto sí puedes ir viéndolos en tiendas especializadas en bonsáis.

Son más baratos y de cuidados más básicos (aunque tienen sus particularidades).

Komono

Van de una altura de 15 a 30 centímetros. Estos sí son fáciles de encontrar y también fáciles de cuidar. En las tiendas especializadas son los ejemplares que se ven más caros, pero también con mejores cuidados.

Shohin

Este es el nombre que recibe los bonsáis que venden en las tiendas, supermercados… También en los lugares especializados en bonsáis. Su altura es de entre 15 y 25 centímetros y son muy fáciles de cuidar comparados con los primeros.

Mame

Son mini bonsáis, porque no llegan a medir ni 15 centímetros. Al contrario que otros, son más difíciles de cuidar (a pesar de ser más pequeños) y requieren una buena técnica y conocimientos para mantenerlo sano.

Shito

Estos son muy difíciles de encontrar (como pasa con los hachi-uye) porque no miden ni 5 centímetros. Son complicados también de cuidar y no válidos para cualquiera.

Cómo cuidar bonsáis grandes

copa de un bonsái grande

En esta ocasión, nos vamos a centrar en el cuidado de los bonsáis grandes, los hachi-Uye y los omono.

En Japón, a estos árboles, sobre todo a los primeros, se les considera árboles con estilo bonsái, mientras que en Occidente se les da el calificativo de árboles de jardín.

Ubicación e iluminación

Este tipo de bonsáis grandes no son para tener en interior, sino que su ubicación ideal es el exterior. Además, ten en cuenta que, por su tamaño, son muy complicados de mover, a veces necesitando hasta una grúa para hacerlo.

Requieren de la iluminación del sol, normalmente, y dependiendo de la especie, de manera directa. Incluso son agradecidos si los colocas en una zona donde corra un poco de viento.

Riego

El riego de los bonsáis grandes no es tan complicado como ocurre con otros. Estos son capaces de aguantar una semana sin regarse, todo dependerá del clima en que estén.

En general, se suelen regar cada 5 días, pero no es difícil darles el riego porque tampoco necesitan mucho. Esto es por la ventaja que tienen por su altura ya que se asemejan más a las necesidades de un árbol «normal» que a las de un bonsái.

Trasplante

El trasplante no es habitual. Se tiene que hacer cada varios años, por supuesto, para poder renovarle la tierra y también cambiarlo de maceta si la que tiene se le ha quedado pequeña. Pero debido a su tamaño es bastante complicado.

De hecho, en Internet puedes ver algunos vídeos en los que se hace un trasplante de un hachi-uye y lo laborioso que es este.

Alambrado

El alambrado de un bonsái consiste en dirigir las ramas de ese árbol para que creen un bonito conjunto. Sin embargo, en el caso de los hachi-uye esto es bastante problemático, sobre todo porque las propias ramas oponen mucha resistencia y alambrarlas puede ser complicado para una sola persona.

bonsái grande en tiesto pequeño

Poda

A la dificultad anterior debes sumarle que tiene un enramado denso, con lo que hay que estar muy pendiente de que la planta pueda respirar por todos lados aclarando el centro para que el sol llegue a todas las partes de la planta.

En general, son árboles que toleran bien las podas severas, pero hay que estar muy encima para evitar que se desmadre o que se vea afectado por enfermedades o plagas.

Abonado

Sí, necesario, sobre todo en los meses de activación de este bonsái. De hecho, conforme pase el tiempo es posible que requiera más en compensación de los nutrientes que ya no tiene en la tierra.

El abonado puede ser mediante la tierra o bien líquido en el agua de riego.

Plagas y enfermedades

Con respecto a las plagas debemos decir que son mucho más resistentes que otro tipo de bonsáis, y lo son porque son más grandes y tienen un porte más de árbol que de lo que podemos considerar «bonsái».

Aun así, hay que tener cuidado con ellas, ya que pueden acabar con la salud de estos seres vivos, o provocar daños permanentes.

En cuanto a las enfermedades, aquí sí hay más problemas. Al estar en una maceta y depender de su cuidador, es más proclive a sufrir problemas por exceso o falta de agua, luz, abonado… De ahí que haya que estar pendiente de él casi de manera constante.

Como ves, los bonsáis grandes son espectaculares. Pero el tener que estar muy pendiente puede hacerlo difícil. Y a eso hay que sumarle que no son nada baratos. ¿Te animarías a tener uno así en casa?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.