8 bulbosas que necesitan poca luz

Solemos pensar que las plantas de bulbo con flor ornamental tienen que estar expuestas a la luz del sol de manera directa, lo cual, no voy a engañarte, es cierto pero sólo en parte. Hay varias bulbosas que necesitan poca luz. No son muchas, pero las que hay son suficientes para tener un rinconcito muy especial.

Si no me crees, echa un vistazo a nuestra selección y presume de hogar 😉 .

Tipos de bulbosas para lugares con poca luz

Anémona

La anémona aunque no es una planta bulbosa sino tuberculosa, al considerarse de temporada no podíamos dejar de añadirlo a la lista. Es originaria de las montañas de China y Japón, y alcanza una altura entre los 15 y los 25cm. Produce flores en primavera. Éstas, aunque normalmente pequeñas (de 3cm), aparecen en tal cantidad que es una gozada verla. Los colores de sus pétalos son: blanco, rojo, púrpura, naranja.

Azucena

El Lilium es una planta herbácea bulbosa perenne originario de las regiones templados del hemisferio norte. Hay un total de 110 especies distintas, con una altura entre los 30 y los 60cm, y todas ellas producen unas flores impresionantes: son grandes, de colores muy llamativos, y además exhalan una fuerte fragancia, especialmente por la noche. Su época de floración es en verano, de modo que hay que plantarlo en primavera.

Cala

Las plantas conocidas como calas, alcatraces o cartuchos, pertenecientes al género Zantedeschia, son rizomatosas herbáceas originarias del sur de África. Alcanzan una altura comprendida entre los 40 centímetros y los 2,5m, dependiendo de la especie y/o cultivar. Durante la primavera producen flores agrupadas en inflorescencias en forma de espata de color blanco, amarillo o rosado.

Ciclamen

El ciclamen, conocido como artánita, es una preciosa planta herbácea de raíces tuberosas nativa de la región mediterránea hasta Europa Central que alcanza una altura de unos 30-35 centímetros. Produce unas flores rojas, rosas, amarillas o blancas durante la primavera.

Clivia

La clivia es una planta rizomatosa originaria del Sudáfrica que alcanza una altura de 50 centímetros. Sus preciosas flores aparecen durante la primavera, agrupadas en una densa y compacta inflorescencia de color naranja-rojizo.

Jacinto

El jacinto, o Hyacinthus, es una bulbosa perenne originaria de la región mediterránea y de África meridional. Alcanza una altura de 20-30 centímetros. Durante la primavera produce flores agrupadas en inflorescencias en forma de espiga muy densa de color rojo, azul, blanco o amarillo muy fragantes.

Narciso

El narciso, o Narcissus, es una bulbosa perenne originaria de la cuenca mediterránea que alcanza una altura de hasta 50 centímetros. Las flores, que brotan en primavera, surgen de un tallo floral,  tienen forma de umbela y son de colores variados: blanco, amarillo, bicolor (amarillo con blanco, o blanco con naranja).

Ranúnculos

Los ranúnculos, conocidos también como francesillas o marimoñas, son plantas con raíces tuberosas originarias del Sudeste de Europa y Asia Menor. Alcanzan una altura comprendida entre los 40 y los 60 centímetros. Las flores, que brotan en primavera, son grandes, de 4-5cm de diámetro, y de colores muy alegres: amarillo, naranja, rojo, rosa, blanco…

¿Cómo se cuidan estas plantas?

Tras esta selección, vamos a darte muchos consejos para que puedas tener tus bulbosas que necesitan poca luz en perfecto estado:

Plántalas tres meses antes de la floración

Por ejemplo, si nos interesa tener una bulbosa que florece en primavera, tenemos que adquirir el bulbo a finales de otoño o comienzos de invierno, ya que será en esa época cuando tengamos que plantarlo.

Escoge el recipiente adecuado

Si vamos a tenerlas en macetas, es importante escoger el recipiente que sea, como mínimo, el doble de alto que el propio bulbo y el doble de ancho. Para plantas que tienen tendencia a ocupar bastante sitio, como los ranúnculos o las calas, lo ideal es plantarlas en macetas anchas, de unos 30cm.

Mantén la tierra húmeda pero no encharcada

Ten en cuenta que los lugares sombríos son precisamente así porque los rayos del sol no llegan de forma directa, de modo que el suelo o el sustrato tarda más en secarse. Por lo tanto, se debe de regar sólo cuando sea necesario (cuando veamos que la tierra empiece a estar seca), evitando en todo momento el encharcamiento.

Abónalas de tanto en cuando

Para conseguir una mayor cantidad de flores es muy aconsejable abonarlas desde el primer momento en que brotan las hojas. Para ello, podemos utilizar abonos líquidos específicos para bulbosas, o con abonos orgánicos también líquidos como el guano. Independientemente de lo que usemos, tenemos que leer las indicaciones especificadas en el envase del producto.

Prótegelas de las heladas

Las bulbosas como el ciclamen o las anémonas, necesitan protección contra las heladas fuertes. Para evitar que tengan problemas, lo que podemos hacer será protegerlas con tela antiheladas o colocándolas dentro de una habitación luminosa lejos de las corrientes de aire.

¿Te ha gustado este artículo? ¿Conoces otras bulbosas que necesiten poca luz?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Bulbos

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *