Buxus sempervirens, el boj común en jardines y patios

Buxus sempervirens con muchas hojas nuevas

Si un arbusto de hoja perenne que se utilice para tener en cualquier rincón (repito, en cualquiera), ese es el boj común. Es muy resistente, pudiéndose podar para tener en forma de seto, o se puede dejar crecer como pequeño arbolito de un metro y medio o dos de altura. Además, al tener las hojas pequeñas es muy fácil trabajarlo como bonsái, pudiendo tener un ejemplar más que interesante en apenas tres años.

Su nombre científico es Buxus sempervirens, y es una planta ideal para todo tipo de jardines y para una gran variedad de climas. Aquí tienes su ficha completa.

Características del Buxus sempervirens

Buxus sempervirens 'Marginata'

El Buxux sempervirens es un arbusto o árbol de hoja perenne, es decir, que se mantiene siempreverde durante todo el año. Pero esto no significa que no se le vayan cayendo algunas, sino que al mismo tiempo que las más viejas se le caen, le van saliendo de nuevas. Te lo puedes encontrar creciendo de forma silvestre en Europa, concretamente en las Islas Británicas hasta la costa del Mar Mediterráneo y del Mar Caspio. Pertenece a la familia botánica Buxaceae, y se caracteriza por tener un ritmo de crecimiento lento y unas hojas muy pequeñas, de apenas 2cm de largo, con el nervio central muy visible.

En hábitat puede alcanzar los 12m de altura, aunque en cultivo rara vez se le deja superar los 2-3m. El tallo está muy ramificado, con una corteza de color pardogrisáceo. Las flores son monoicas, esto significa que hay flores femeninas y masculinas, pero las dos están presentes en la misma planta. No tienen aroma, pero sí que son ricas en néctar, por lo que atraen a las abejas, las cuales seguro que aprovecharán para polinizar las flores de tu huerto 😉 . Una vez polinizadas, el fruto comienza a madurar, y cuando ya está completamente maduro, es una cápsula marrón o gris que mide alrededor de 1cm, en cuyo interior se encuentran las semillas.

Hay muchos cultivares de boj, entre ellos el Buxus sempervirens ‘Rotundifolia’, o el Buxus sempervirens ”suffruticosa”, llamado también el boj de hoja pequeña que alcanza tan sólo 1m de altura.

Cuidados del boj común

Árbol de Buxus sempervirens

¿Cómo tener un boj común siempre sano? En realidad, es mucho más fácil de lo que parece, ya que sólo debes tener en cuenta lo siguiente:

Ubicación

El árbol del boj crecerá mejor en el exterior, en una zona donde le dé la luz solar de manera directa. También puede estar en un rincón de semisombra, pero es importante que reciba mucha luz. Soporta bien las heladas de hasta los -10ºC.

Riego

El riego tiene que ser ocasional, dejando secar completamente el sustrato o la tierra antes de volver a regar. Por lo general, se regará unas 2 o 3 veces por semana en verano, y cada 6-7 días el resto del año.

Abonado

Durante la primavera y el verano es muy recomendable abonarlo, ya sea con abonos minerales para plantas verdes, o bien con abonos orgánicos (guano, estiércol de caballo, humus de lombriz).

Suelo o sustrato

Es muy adaptable, aunque si lo vas a tener en el jardín, le irá mejor un suelo calizo. Por otra parte, si lo quieres tener en maceta, es aconsejable que utilices sustrato de cultivo universal mezclado con un 30% de perlita para evitar el encharcamiento.

Trasplante

Tanto si lo vas a plantar en maceta como directamente al jardín, la época ideal para hacerlo es en primavera, cuando el riesgo de heladas haya pasado.

Poda

El Buxus sempervirens se puede podar a comienzos de primavera o a mediados de otoño. Hay que usar herramientas de poda previamente desinfectadas con alcohol de farmacia, y con ellas quitar:

  • las ramas secas, enfermas y débiles,
  • y las ramas que hayan crecido más que las otras, dándole un aspecto salvaje y poco cuidado.

Reproducción del Buxus sempervirens

Buxus en macetas

¿Te gustaría tener más ejemplares de boj? Si es así, puedes hacerlo o bien por semillas o bien por esquejes.

Por semillas

Sembrar y ver germinar a una planta de boj puede llevar tiempo, pero es una experiencia muy bonita que vale la pena tener. Para ello, se tienen que recoger las semillas en otoño, y estratificarlas en la nevera durante tres meses en un tupperware con vermiculita. Pasado ese tiempo, será el momento de sembrarlas en macetas con sustrato de cultivo universal, y mantenerlo siempre húmedo.

Las primeras plántulas saldrán a partir de los 2 meses.

Por esquejes

Reproducir el boj por esquejes es la manera que más se utiliza, pues es mucho más rápido. Para ello, tienes que coger ramas semileñosas en otoño, plantarlos en macetas con sustrato universal, y colocadas en invernaderos fríos. Para el final del verano ya habrán enraizado, y podrás plantarlas en el jardín o en macetas más grandes.

Plagas y enfermedades del boj

Buxus sempervirens 'Graham Blandy'

Es una planta muy resistente, pero lo cierto es que puede verse afectado por diversas plagas y enfermedades, que son:

Plagas

  • Cochinillas: como la algodonosa, se pueden prevenir y combatir pulverizando el boj común con aceite de parafina.
  • Arañuela: dejan las hojas amarillas, con un tono plateado. Se combaten con acaricidas.
  • Mosquito del boj: más concretamente, sus larvas se comen las hojas de la planta. Se combate con Diazinon.

Enfermedades

  • Podredumbre de la raíz: si las hojas pierden color y la planta se ve marchita, lo más probable es que la haya atacado un hongo Phytophthora. En este caso, hay que arrancarla.
  • Chancro: es la enfermedad que más daño le provoca. Las hojas se vuelven amarillas y quedan pegadas a las ramas. Tanto las hojas como las ramas presentan pequeñas pústulas de color rosado, que son del hongo Pseudometria rousseliana. Si tu boj tiene, debes cortar las partes afectadas, y tratarlo con fungicidas sistémicos.
  • Roya: aparecen pequeños puntos negros en las hojas, y pueden llegar a caer. Se puede combatir con fungicidas sistémicos.

El boj común como Bonsái

Bonsái de Buxus sempervirens

Como decíamos antes, el Buxus sempervirens es una planta que se puede trabajar muy fácilmente como bonsái, debido sobretodo al reducido tamaño de sus hojas y a su ritmo de crecimiento. Pero, ¿cómo? Así:

  • Estilo: lo primero que hay que hacer es buscarle un estilo. Para ello, nos tenemos que centrar en el movimiento de su tronco, ya que será él quien nos ”diga” cuál será el más adecuado. Se pueden usar varios, siendo más recomendables Chokkan, Yoseue, y Moyogi.
  • Poda: se tienen que cortar las ramas jóvenes dejándoles 2 pares de hojas en primavera y verano.
  • Alambrado: se puede alambrar siempre que se quiera, pero no hay que dejarle el alambra mucho tiempo.
  • Trasplante: cada dos, usando un sustrato poroso, como 70% akadama y 30% kiryuzuna.
  • Abonado: en primavera y verano se abonará con abonos ricos en nitrógeno.

Y hasta aquí nuestro especial de una de las plantas más interesantes para jardines y macetas. Esperamos que te sea de utilidad para cuidar de tu boj 🙂 .

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *