¿Cómo recuperar un cactus blando?

Los cactus son sensibles al exceso de riego

Los cactus son unas plantas estupendas: su crecimiento a menudo lento y sus preciosas aunque poco duraderas flores los han convertido en unas de las más populares. Pero aunque son relativamente fáciles de mantener, es complicado dominar el riego.

Tanto en foros como en grupos dedicados a estos seres vegetales una de las preocupaciones más habituales suele ser la de cómo recuperar un cactus blando. Para resolverla, es muy importante que tengamos presente que son originarios del desierto.

¿Dónde y cómo viven los cactus?

Los cactus son originarios del desierto

Antes de responder a esa duda, es necesario entender un poco en qué condiciones viven estas plantas. De este modo, nos será mucho más fácil cuidarlos y, por consiguiente, mantenerlos vivos y sanos por muchos años.

Bien. Los cactus son plantas suculentas originarios en su mayoría de América, especialmente del sur de Norteamérica y el oeste de Sudamérica. Los encontraremos creciendo en el exterior, en lugares cálidos y secos, con temperaturas que pueden superar los 40 grados centígrados, expuestos a la luz del sol, y en tierras arenosas, a menudo pedregosas. Es común ver Mammillaria o Lobivia por ejemplo creciendo entre las piedras, o dentro de las mismas si estas tienen huecos donde se ha depositado algo de arena.

Si hablamos de lluvias, suelen ser muy escasas. Son lluvias monzónicas, es decir, lluvias estacionales muy, muy intensas, pero breves… y no siempre se dan cada año.

¿Por qué se ponen blandos los cactus?

Los cactus que están sanos y bien hidratados tienen un tallo más o menos duro, en una posición normal, recta o colgante. Además, si están en la edad, florecerán una vez por temporada, o dos si las condiciones son las adecuadas y su genética lo permite. Pero a veces pueden volverse blandos, ¿por qué?

Exceso de humedad y/o riego

Son plantas que quieren poca agua. Cuando se colocan en zonas donde llueve con frecuencia o cuando se riegan demasiado, sus raíces se pudren con facilidad. Como consecuencia de ello, el cuerpo mismo del cactus se reblandece.

En ciertas especies, sobretodo en aquellas que tienen espinas que ocultan un poco (o mucho) el tallo, puede ser difícil saber si se han vuelto blandas o no. De ocurrirte, intenta ver si:

  • ha cambiado de color; es decir: si antes era verde por ejemplo y ahora se ha vuelto de un color más oscuro;
  • se ha vuelto algo más pequeño: los cactus que se están pudriendo suelen empequeñecerse;
  • ha modificado su forma: si es un cactus columnar por ejemplo y ahora ha empezado a crecer de repente como colgante, es porque tiene problemas.

Enfermedad

Las enfermedades suelen estar provocadas por exceso de riego, pero no siempre. Si se les hace alguna herida, o si se caen al suelo y se rompen por ejemplo, los hongos pueden entrar dentro de sus cuerpos y provocarles una infección. A partir de ahí, se volverán blandos.

Tierra o sustrato muy compacta/o

Las raíces de los cactus están preparadas para crecer en tierras o sustratos arenosos, pero cuando se cultivan en tierra negra lo pasan mal ya que esta retiene mucho la humedad y no suele facilitar el drenaje rápido del agua. Además, se compacta con frecuencia, especialmente en las regiones con climas cálidos y secos como el Mediterráneo, algo que impide que su sistema radicular se mantenga oxigenado pues no deja que el aire llegue bien a él.

¿Qué hacer para recuperarlo y evitar que vuelva a ocurrir?

Los cactus en maceta se riegan de vez en cuando

beautiful, cacti, closeup

Ahora que sabemos las causas, es momento de averiguar qué hacer para salvar nuestro cactus:

Ponlo en una tierra porosa

Los cactus necesitan tierras arenosas para poder crecer, pero ojo: no sirve cualquier arena. Esta ha de ser gruesa, como el pómice. También sirve la grava que se usa en construcción, la que tiene un tamaño de unos 2-4mm de grosor, pero esta se ha de mezclar con un 30% de turba negra.

En el caso de que lo tengas en el jardín, extráelo, haz un agujero de unos 50 x 50cm y rellénalo con pómice o con algún sustrato similar.

Deja secar la tierra entre riegos

No hay que regarlos cada día, pero cuando se riegue ha de regarse bien; es decir, humedeciendo bien la tierra. La frecuencia de riego va a variar dependiendo del clima y de la ubicación sobretodo, así como del tipo de sustrato que tenga. Pero en líneas generales, hay que regarlos una o dos veces por semana durante el verano, y cada 15 días o más en invierno.

No los pongas en macetas sin agujeros

Las macetas que no tienen agujeros en la base son muy bonitas, pero terribles para los cactus. El agua se queda estancada dentro, y las raíces al entrar en contacto con ella se pudren, mueren por asfixia. Así que si está en una, hay que cambiarlo inmediatamente.

Por cierto, tampoco es recomendable ponerle un plato debajo, a no ser que nos acordemos siempre de retirar el agua que sobre a los 20 minutos de haber regado.

Corta por lo sano

Si es un cactus que se está pudriendo, cogeremos unas tijeras o un cuchillo de sierra, lo desinfectaremos y procederemos a cortar por lo sano. Luego, nos quedaremos con la parte del tallo que esté bien, lo dejaremos en un lugar seco y protegido del sol por unos días hasta que se seque la herida, y por último lo plantaremos en una maceta con pómice o similares.

Trátalo con fungicida

El último consejo o medida a tomar es el de tratar al cactus blando con fungicida. El fungicida es un producto que ayudará a eliminar los hongos, evitando así que la infección se extienda.

Espero que estos consejos te hayan sido de utilidad 🙂 .


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.