Cuidados de los cactus injertados

Los cactus injertados son plantas que necesitan cuidados especiales

Los cactus injertados son plantas especiales, ya que adquieren colores que no tienen normalmente cuando crecen sobre sus propias raíces. Pero precisamente porque dependen del portainjerto para sobrevivir, a veces son un poco difíciles de mantener ya que su resistencia y rusticidad disminuyen.

Son muy bonitos, y además tienen unas cuantas ventajas que no podemos ver en los cactus comunes. Por este motivo, es interesante su cultivo, pero como digo, hay que saber cómo cuidarlos.

¿Cómo cuidar los cactus injertados?

Los cactus injertados son de semisombra

Imagen – Wikimedia/Yercaud-elango

Los cactus injertados son unas plantas que ocupan poco espacio, pues su crecimiento se ve limitado por el tamaño del portainjerto (el cactus sobre el que crecen). Es decir, si el portainjerto (también llamado pie de injerto) tiene un grosor de tres centímetros, el injerto solo podrá tener ese diámetro. Así, podemos dar por sentado de que se pueden tener en macetas durante toda su vida.

Esto es sin duda una buena noticia para los que no tienen jardín y/o disponen de muy poco espacio para cultivar plantas, pues se pueden usar para decorar las mesas del balcón o la terraza por ejemplo; e incluso si se tiene una habitación en la que haya mucha luminosidad podrán crecer bien en ella.

Pero, ¿cómo se han de cuidar?

Ubicación

¿Hay que ponerlos a pleno sol? Lo cierto es que no. Es verdad que los cactus crecen expuestos directamente a los rayos solares, pero eso es solo cuando crecen sobre sus propias raíces. Los injertados, como son diferentes, no son capaces de resistir el impacto directo de la radiación solar.

Por ello, se han de tener en una zona donde haya mucha claridad, pero nada más. En el caso de que se utilicen como plantas de interior, no se han de poner junto a la ventana, aparatos del aire acondicionado, radiadores, ni nada similar puesto que se podrían quemar y/o secar.

Tierra

Independientemente de si se van a cultivar en maceta o en el jardín, es importante el uso de sustratos ligeros. Los cactus injertados son muy sensibles a los encharcamientos, más que los comunes, así que para no correr riesgos se deben de plantar en pómice (en venta aquí), o en una mezcla de akadama o ladrillo picado con un 30% de turba negra.

Cuando se quiera poner en el suelo, hay que hacer un agujero de unos treinta centímetros de ancho por unos cincuenta de profundidad, y luego introducir un trozo de malla de sombreo en la base para que las raíces solo tengan contacto con el pómice o la mezcla de akadama con turba. Una vez hecho, se rellena y se planta el cactus.

Riego

Ha de ser escaso, no más de dos veces por semana y solo en verano. En las otras épocas del año el riego será más espaciado, cada 15 a 20 días. Pero eso sí: no mojes la planta puesto que se pudriría.

Si está en maceta, tampoco debes de ponerle un plato debajo, ya que el agua quedaría estancada en él y, como consecuencia de ello, las raíces morirían ahogadas.

Abonado

Puedes abonar a tu cactus injertado con un fertilizante líquido específico para este tipo de plantas (en venta aquí), en primavera y verano. Para que no haya ningún riesgo de sobredosis, la cual quemaría a las raíces primero y al cactus después, se deben de seguir las indicaciones de uso.

Trasplante

Bastará con cambiarlos de maceta una o dos veces en toda su vida. Se hace en primavera, cuando ya esté avanzada y las heladas hayan quedado muy atrás, de la siguiente manera:

  1. Primero, has de elegir una maceta que mida unos 3-4 centímetros más de ancho y alto que la que tiene en estos momentos.
  2. Después, rellénala con un poco de pómice o una mezcla de turba con perlita a partes iguales, teniendo en cuenta que el cactus una vez plantado no ha de quedar alto.
  3. A continuación, extrae la planta de su ‘vieja’ maceta y plántalo en la nueva, de manera que quede centrado.
  4. Luego, termina de rellenar.
  5. Y por último, riega.

Rusticidad

Los cactus injertados son sensibles al frío. No se deben de tener fuera si la temperatura baja de los 0 grados.

¿Por qué los cactus injertados son de colores?

Los Gymnocalycium son cactus que se injertan a menudo

Imagen – Wikimedia/מאיר יפרח

Ahora que sabemos cómo se cuidan, puede que te preguntes por qué estos cactus son de colores. Pues bien, esto se debe a que carecen de clorofila, el pigmento que les da el color verde y gracias al cual pueden realizar la fotosíntesis.

Es por eso por lo que decimos que son totalmente dependientes del portainjerto, ya que es él que los mantiene con vida al tener raíces propias. Y por este motivo también hay que procurar que no les dé el sol, ya que se quemarían con mucha rapidez.

¿Cuánto vive un cactus injertado?

Se suele pensar que los cactus injertados viven poco, pero la realidad es que si reciben los cuidados adecuados pueden vivir lo mismo que si tuviesen sus propias raíces. 

Lo que puede surgir es que pierdan color, debido a que dejan de recibir el alimento que precisan, o porque el portainjerto enferma. Cuando esto ocurre, hay que cambiarlos a otro portainjerto, lo cual me lleva a …:

¿Cómo injertar un cactus?

Si quieres injertar un cactus, te recomendamos hacerlo en primavera o comienzos del verano, de la siguiente forma:

  1. El primer paso es abonar a las plantas una semana antes de injertarlas.
  2. Pasado ese tiempo, has de cortar un poco el portainjerto con una navaja previamente desinfectada con alcohol de farmacia.
  3. Ahora, quítale las raíces al cactus que quieras injertar, también con la navaja desinfectada.
  4. El siguiente paso es unir ambas partes, procurando que los anillos de una y otra coincidan. Es decir, NO es importante que estén centrados, si no que ambos anillos estén unidos.
  5. Por último, tienes que unirlos con gomas elásticas y ponerlos en semisombra.

En unos 15 días, si va bien, estarán listos y podrás quitar las gomas. En el caso de que fallase, simplemente retira el injerto y corta un poco más el portainjerto para luego repetir los pasos.

¿Cuáles son los cactus portainjertos?

El cactus injertado es sensible al frío

Imagen – Wikimedia/Christer Johansson

Los cactus que más se utilizan como portainjertos son:

  • Hylocereus: es el que más, ya que crecen rápido. Eso sí, viven poco: unos 5 años, pero se pueden re-injertar sin problemas.
  • Echinopsis: consiguen que el injerto viva mucho tiempo.
  • Myrtillocactus: especialmente el M. geometrizans. También tienen un rápido crecimiento.

¿Por qué se injertan los cactus?

Para terminar, es importante añadir que los cactus se injertan por varios motivos, que son básicamente cuatro:

  • Conseguir que crezcan más rápido.
  • Salvar un cactus enfermo.
  • Mantener un cactus con forma crestada.
  • Y por supuesto lograr que tengan colores llamativos, como se hace con los Gymnocalycium mihanovichii.

¿Dónde comprar cactus injertados?

Si te animas, puedes comprarlos desde aquí:

Así pues, esperamos que hayas aprendido mucho sobre los cactus injertados.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.