¿Cada cuánto tiempo regar los geranios?

El riego de los geranios ha de ser frecuente

Los geranios son plantas muy demandantes de agua, pero también muy sensibles al exceso de riego. En determinadas épocas del año, como el verano, tenemos que controlar mucho el riego, pues si dejamos que la tierra permanezca seca mucho tiempo podría deshidratarse, y si por el contrario le vamos echando agua con demasiada frecuencia, vamos a perder nuestras plantas ya que su sistema radicular no va a ser capaz de absorberla toda, ya que por un lado no la necesitará, y por otro no estarán preparadas para hacerlo.

Y es que a estas plantas no les gusta tener los »pies mojados», como se suele decir. Se debe hacer lo posible para mantenerlas correctamente hidratadas, ya que así lograremos que produzcan sus maravillosas flores durante toda la primavera y el verano. De modo que, ¿cada cuánto tiempo hay que regar los geranios?

¿Cuántas veces hay que regar los geranios?

Los geranios son plantas que se riegan con frecuencia

El riego tiene que ser moderado. Por eso, en general se han de regar unas tres veces por semana durante el verano, y una vez por semana el resto del año. Pero, en realidad, va a depender en gran medida de las condiciones climáticas que haya en nuestra zona, así como de si los tenemos en el exterior o dentro de casa.

De hecho, en climas muy cálidos y secos, se riegan más veces que en los que son frescos y/o húmedos. Además, en verano, como las temperaturas son más altas, tenemos que estar más pendientes de nuestras plantas ya que la tierra se seca con mucha más rapidez que durante el invierno.

Artículo relacionado:
Geranios bajo la lupa: siembra, riego y cuidados

¿Cuándo regar los geranios en verano?

En verano es importante que reguemos a última hora de la tarde, cuando el sol se pone. De esta manera, la tierra va a permanecer más tiempo húmeda, y por consiguiente, las raíces van a disponer de más horas para rehidratarse.

Si regásemos por la mañana o al mediodía veríamos que la humedad enseguida se pierde, motivo por el cual no se debe regar a esas horas, ya que solo conseguiríamos perder agua. En cuanto a la frecuencia, será de unas tres veces por semana.

Riego de los geranios durante una ola de calor

Dado que las olas de calor son fenómenos meteorológicos que suceden todos los años, tenemos que tener especial cuidado con el riego de los geranios durante esos días. Si bien son plantas que soportan temperaturas de 35-38ºC, es importante que el sustrato permanezca húmedo, pues de lo contrario pasarán sed.

Además, hay que procurar que la temperatura del agua del riego sea de entre 18 y 30ºC, siendo la ideal 23-24ºC. Y es que si está demasiado cálida la parte aérea (es decir, hojas y tallos) transpiraría más de la cuenta, perdiendo agua, y las raíces entrarían en shock, pudiendo sufrir quemaduras.

Artículo relacionado:
La importancia de conocer la temperatura del agua de riego

¿Cuándo regar los geranios en invierno?

En invierno se puede seguir regando a última hora de la tarde, pero si las temperaturas son frescas (15ºC o menos) recomendamos hacerlo por la mañana, ya que es cuando los geranios podrán hidratarse mejor y, por lo tanto, realizar sus funciones.

A medida que los días se acortan y las noches se van volviendo frías, nuestras plantas van a ralentizar su crecimiento. Por ello, la frecuencia de riego debe ser menor que durante el verano, ya que además la tierra tarda más en secarse.

Por lo tanto en esta estación se regará un promedio de una vez a la semana, usando un agua templada pues si está demasiado fría podríamos perder la planta (recordemos que la temperatura del agua de riego ha de estar sobre los 18-30ºC).

¿Cómo regar geranios?

Los geranios se riegan con frecuencia en verano

Sabemos cada cuánto tiempo hay que regar los geranios, pero ¿cómo hay que hacerlo? A menudo no basta con echarles un vaso, pues las raíces que están más hacia el interior de la maceta o tierra se quedan deshidratadas. Así pues, ¿cómo se riegan?

El objetivo del riego es hidratar las plantas, de manera que hay que echar agua hasta empaparlas. Entonces, si tenemos geranios en maceta regaremos hasta que el agua salga por los agujeros de drenaje, y si están plantados en el jardín echaremos entre medio litro y litro de agua por planta dependiendo del tamaño de la misma.

Pero ojo: el sustrato, o la tierra, tiene que absorber esa agua. Es decir, si nuestros geranios están en maceta por ejemplo y al regar vemos que el agua no se absorbe, sino que se sale por los agujeros rápidamente, tendremos que coger las plantas y meterlas en un barreño con agua durante una media hora o así, hasta que el sustrato se rehidrate de nuevo.

Si las plantas están en el suelo y este no absorbe el agua, cogeremos un tenedor, o si queremos una pala pequeña de mano, y con cuidado romperemos la capa superficial de la tierra. Cuando esté, haremos un alcorque -con la misma tierra de jardín-  y le daremos un buen riego a los geranios.

¿Cuáles son los síntomas de falta y de exceso de riego en los geranios?

Para terminar, vamos a ver cuáles son los síntomas que tendrán nuestras plantas en caso de que haya algún problema con el riego:

Falta de riego

  • Aspecto tristón, con hojas caídas
  • Hojas con puntas marrones o amarillas
  • Los capullos florales no terminan de abrirse
  • Las flores caen antes de tiempo
  • La tierra está muy seca

El tratamiento consistirá en regar abundantemente.

Exceso de riego

  • Las raíces sufren daños y pueden morir por asfixia
  • Las puntas de las hojas amarillean, hasta que finalmente estas caen
  • Los tallos se vuelven blandos
  • Las plantas se debilitan hasta el punto de que pueden acabar enfermas por hongos u oomicetos
  • Puede aparecer verdina en la tierra

En este caso, hay que cortar las partes afectadas y tratar con fungicida que lleve cobre (en venta aquí). Asimismo, será necesario que, si se tienen en macetas, se saquen y se  envuelva el pan de tierra con papel absorbente durante una noche. Al día siguiente, se plantarán en macetas limpias con sustrato nuevo compuesto de turba negra (en venta aquí) mezclada con un 30% de perlita (en venta aquí).

La planta de geranio es perenne

Con todo estos consejos, esperamos que a partir de ahora el riego de tus geranios sea mejor. No es difícil mantenerlos hidratados, pero sí que es cierto que a veces cuesta saber cuándo y cómo regarlos. Confiamos en que ahora cueste menos y tus plantas florezcan con salud.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Jacqueline dijo

    Muy interesante

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Muchas gracias, Jacqueline 🙂