Calas de colores: cuidados

Calas de colores: cuidados

Una de las flores más características, bonitas y que llama mucho la atención son las calas de colores. Sus cuidados no son tan difíciles como puedes pensar en un momento, y además cuentas con un montón de colores que hacen que durante unos meses tengas en tu jardín, o en el interior, un colorido espectacular.

Ahora bien, para conseguirlo, y que tus calas estén sanas, es importante proporcionarle los cuidados necesarios. ¿Sabes cuáles son esos? Te los comentamos.

Cómo son las calas

Cómo son las calas

Las calas, de nombre científico Zantedeschia spp, son un género de plantas originarias de África. Normalmente se la relaciona con el color blanco, ya que sus flores son así, pero hay algunas especies que son de colores.

Lo más característico de las calas son las flores, que tienen una forma de embudo con un perfume muy aromático. Las hojas son verdes oscuras y siempre son gruesas y carnosas (en caso contrario es que le pasa algo).

Ahora bien, hay diferencias entre las calas y las calas de colores. En concreto:

  • Son más pequeñas que las calas puras, apenas superan los 50 centímetros).
  • Tienen hojas más pequeñas y estrechas, que pueden o no tener manchitas.
  • Los colores suelen ser naranja, amarillo, lila o rojo.
  • Son más decorativas, sobre todo por los colores de que disponen y por ser de menor tamaño.

Cuidados de las calas de colores

Cuidados de las calas de colores

Como hemos dicho, el color habitual de las calas es el blanco. Eso quiere decir que, las de colores son diferentes. Y por ello requieren cuidados algo distintos.

Por ejemplo, debes saber que las calas de colores mueren en invierno y desaparecen, pero, si se mantienen plantadas en la tierra, en primavera brotan de nuevo. Esto no pasa con las calas blancas, que mantienen sus hojas en la época fría (salvo que las condiciones que le proporciones sean diferentes).

Artículo relacionado:
Calas de colores (Zantedeschia spp)

En concreto, los cuidados que debes proporcionarle son:

Ubicación

Las calas de colores debes situarlas siempre en zonas de sombra. Vas a depender un poco del clima general que haya en donde vivas. Pero por lo general tolera bien el sol intermedio, es decir, el que no sea fuerte, mientras que el exceso de sol no le va bien.

Si vives en el norte, por ejemplo, podrías optar a colocarla en semisombra; mientras que si estás en el sur es mejor en sombra o que le dé el sol a primera hora de la mañana o a última de la tarde.

Temperatura

De lo anterior podemos sacar que no es una planta que tolere los excesos. Ni de calor ni de frío.

De hecho, el frío y las heladas no las tolera, hasta el punto de que tendrás que protegerla o meterla en casa para evitar problemas.

En este caso, tienes dos opciones:

  • Si la proteges dentro de casa, o en un invernadero o similar, es posible que las calas de colores te aguanten bien el invierno, sin perder sus hojas. Creas un microclima constante que hará que no pierdas su belleza.
  • En caso de que no sea así, irremediablemente con el frío perderá sus flores y hojas. Pero no quiere decir que se muera. En realidad el bulbo de la cala entra en una fase de hibernación y si lo proteges (por ejemplo echándole un plástico por encima a la tierra, o una tela), conseguirás que al año siguiente vuelva a brotar en primavera. Eso sí, acuérdate de en qué maceta están no vayas a plantar otra cosa y luego tenga que compartirlo.

Sustrato

La tierra de las calas de colores es uno de los cuidados más importantes. Siempre debes elegir una tierra que mantenga muy bien el agua, pero no en cúmulos de agua. Es decir, un sustrato que pueda retener la humedad del riego pero que también tenga un buen drenaje.

Nuestra recomendación es que pruebes el mantillo con perlita, a partes iguales, porque suele venirles muy bien.

lirio de agua

Riego

Relacionado con lo anterior, tenemos el riego. Este va a ir en relación al sustrato porque, mientras lo notes húmedo, no hará falta que lo riegues.

Además, va según las estaciones. En la época de crecimiento, es decir, de marzo a septiembre, necesitará mucha agua porque es el periodo más activo de la planta.

Pero, cuando llega el otoño empieza a necesitar menos porque va a pasar a estar en reposo (o hibernación), donde no necesitará nada de agua.

Abono

Cada 15 días, desde primavera y hasta mediados-final del verano, puedes usar un fertilizante orgánico líquido para ayudar a darle más energía y que su floración sea mayor.

Poda

Las calas de colores no son plantas que debas podar. Sí tendrás que quitarle las hojas y flores que se marchiten, se sequen o estén dañadas. Pero más allá de eso no habrá que hacer nada más.

Plagas y enfermedades

Las calas de colores son muy llamativas para los caracoles y babosas, lo que implica que pueden sufrir esta plaga y que acaben con ella.

Para evitarlo, nada mejor que usar ceniza alrededor de la maceta. Otra opción son las cáscaras de huevo o bien elementos con cobre. Todo eso mantiene alejados a estas plagas de las plantas.

Otras plagas que puede tener son la araña roja, cochinillas algodonosas o pulgones.

Relacionado con las enfermedades, estas pueden tener varios problemas:

  • Que las hojas se sequen. Puede ser por una falta de riego.
  • Si las hojas amarillean. Es todo lo contrario, un exceso de riego.
  • En caso de que aparezcan hojas quemadas, ya sea en las puntas o en partes de las hojas, tendrás que cambiarla de ubicación porque se queman por el sol.

Multiplicación

La reproducción de las calas de colores es uno de los cuidados que se lleva a cabo en invierno. En esa época, sacando el rizoma de la maceta, podremos ver si ha criado hijuelos. Si es así, puedes separarlos y trasplantarlos a otra maceta, o bien a la misma si es grande.

Hay que tener mucho cuidado a la hora de separarlos y usar herramientas que estén previamente desinfectadas ya que, de lo contrario, podría afectar no solo a la nueva planta, sino también a la “madre”.

¿Te quedan claros los cuidados de las calas de colores?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.