Calas de colores (Zantedeschia spp)

Las calas de colores suelen ser más pequeñas

Las calas de colores son plantas muy decorativas, motivo por el que son una opción de lo más recomendable si se quiere ampliar la variedad de colores que hay en el jardín o dentro de casa, aunque sea solo por unos meses al año.

Aunque tienen flores de colores, no nos tiene que preocupar demasiado a la hora de mantenerlas, ya que se cuidan de la misma forma que la cala blanca o común. ¿No sabes cuáles son esos cuidados? No pasa nada. A continuación vas a descubrir todo sobre ellas, y no solo cuándo se riegan o cómo se abonan.

¿De dónde proceden las calas de colores?

Las calas de colores son plantas semi acuáticas

Si bien podríamos pensar que son variedades distintas, realmente hablamos de cultivares que Zantedeschia spp, un género de plantas rizomatosas de la familia Araceae que viven de manera natural en África. La especie más común es la Zantedeschia aethiopica, conocida como cala blanca o alcatraz, pero hay otras que también tienen flores muy bonitas, como la Zantedeschia elliotiana, que la produce de color amarillo.

Pero las calas de colores, si bien se parecen bastante a las variedades puras, como las que acabamos de mencionar, son más pequeñas. De hecho, casi podríamos decir que son las versiones enanas de aquellas. Y es que apenas superan los 50 centímetros de altura (la Z. aethiopica puede llegar al metro). Además, tienen hojas pequeñas y estrechas, de unos 20 centímetros de largo por 3-4 centímetros de ancho, con o sin manchitas blancas.

Si hablamos de las flores, están formadas por una bráctea -una hoja modificada que cumple las mismas funciones de los pétalos-. la cual mide alrededor de 5-7 centímetros. Esta puede ser amarilla, lila, roja o naranja.

¿Cuáles son los cuidados de las calas de colores?

Son plantas perfectas para cultivar en macetas, o para crear composiciones en jardineras o en el suelo. Quedan muy bien en prácticamente cualquier sitio, ya que además son tan agradecidas que no van a exigirnos muchas atenciones.

Pero veamos cómo se han de cuidar las calas de colores para que podamos disfrutarlas sin que haya ningún problema:

Ubicación

Es muy importante que estén situadas en zonas luminosas. Si se van a cultivar en el exterior, las pondremos en semisombra, donde queden expuestas a la luz directa del sol solo durante las primeras horas de la mañana.

Si por el contrario van a estar en casa, hay que colocarlas en una habitación en la que haya ventanas por las que entre la luz del sol.

Tierra o sustrato

Las calas de colores crecen con luz

Las calas, independientemente de la especie o cultivar, son plantas que crecen en suelos ricos y bien drenados. Por este motivo, recomendamos lo siguiente:

  • Si van a estar en macetas, utilizar la siguiente mezcla: mantillo (en venta aquí) + perlita al 50%.
  • Si van a estar en el suelo, se harán hoyos de plantación del tamaño suficiente para que las plantas puedan caber bien. En el caso de que la tierra tenga mal drenaje (es decir, que el agua tarde mucho en ser absorbida), se hará un agujero el doble de grande, y se llenará con la mezcla mencionada antes.

Riego

Riega a tus calas de colores con frecuencia. Estas son plantas semi-acuáticas, que necesitan que la tierra se mantenga ligeramente húmeda mientras estén creciendo y floreciendo. Por eso, tienes que regándolas unas 2 o 3 veces a la semana, excepto si las tienes dentro de casa.

En interiores la tierra permanece húmeda mucho más tiempo que fuera, de modo que solo tendrás que regar 1, o como máximo dos veces por semana. Si colocaste en su día un plato debajo de la maceta, escúrrelo tras cada riego.

Abonado

Para conseguir que las calas de colores produzcan flores de calidad, y que estas duren el máximo de días posible, es muy aconsejable abonarlas durante toda la temporada, por ejemplo con un fertilizante para plantas con flor. Ahora bien, también nos serán muy útil abonos orgánicos, como el extracto de algas (en venta aquí) o el guano.

Plagas y enfermedades

Estas plantas tienen estos enemigos: los caracoles, las babosas, la araña roja y la botritis. Los dos primeros son moluscos que encontraremos en el jardín, patio y terraza, sobre todo durante los días lluviosos, alimentándose de las hojas de las plantas. Para evitarlo, se tienen que poner repelentes, como este.

En el caso de la araña roja, hablamos de un ácaro al que le encantan los ambientes secos y las altas temperaturas, de modo que se muestra más activo en primavera y en verano que el resto del año. Dado que nuestras protagonistas tienen un tamaño reducido, si aparecen telarañas entre sus hojas, y/o manchitas decoloradas, podremos limpiarla con agua y jabón neutro.

Por último, la botritis es un hongo que, además de aparecer en exteriores, también puede verse en interior ya que le favorece la humedad. Por eso, es importante que la tierra no esté encharcada, ya que de lo contrario las calas de colores enfermarán. Si vemos que las hojas y el tallo se pudren, habrá que cortar las partes afectadas y tratar con fungicida.

Multiplicación

Es posible multiplicarlas si se divide el rizoma, a finales del invierno. Para ello, hay que desenterrarlo, limpiarlo un poco, y buscar protuberancias o »bultitos», puesto que de ellos brotarán los tallos y posteriormente las hojas y flores. Una vez localizados, se corta el rizoma en trozos, procurando que cada uno tenga al menos una protuberancia. Después, se plantan los trozos en macetas individuales, con un sustrato como la vermiculita o la fibra de coco.

Para terminar, se han de colocar en un lugar luminoso pero sin que les dé de manera directa, y regar a consciencia, hasta que la tierra esté húmeda.

Plantación

Estas son plantas que se han de plantar a finales del invierno, ya que florecen en primavera. Si comprar una maceta con calas de colores en flor, podrás pasarlas a macetas un poco más grandes o al jardín siempre que no manipules las raíces.

Rusticidad

Las calas de colores resisten heladas

Los rizomas resisten las heladas de hasta los -10ºC. Si vives en un lugar más frío, tendrás que extraerlo, limpiarlo y guardarlo en una zona oscura y seca.

¿Te gustan las calas de colores?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.