¿Cómo salvar una calathea con hojas amarillas?

La calathea puede tener hojas amarillas

Imagen – Wikimedia/Dinkum

La calathea es una planta preciosa: existen distintas variedades, las cuales pueden tener las hojas redondeadas y grandes, o bien alargadas y no muy anchas como la C. lancifolia de la imagen superior. Por eso, es una de las que casi siempre encontramos a la venta en viveros y tiendas de jardinería: es tan bonita, que se vende muy bien. Yo misma tendría varias si no fuera porque también estoy enamorada de las alocasia y colocasia, ambas plantas productoras de hojas que pueden llegar a ser muy grandes. Y me toca elegir, pues el espacio disponible para ponerlas es muy limitado.

Pero no nos desviemos. En este artículo te voy a explicar por qué la calathea puede tener las hojas amarillas, un problema que no solo se ve en nuestra protagonista, sino en cualquier planta, especialmente en las que se cultivan dentro de casa.

Hojas amarillas: un síntoma, múltiples causas

Llevo desde el 2013 escribiendo en este blog, y respondiendo a los comentarios que nos dejas, y si hay algo que se repite mucho es: »mi planta tiene las hojas amarillas, ¿qué le pasa?». El problema es que esta pregunta no tiene una respuesta fácil, porque cuando una planta tiene ese síntoma puede ser que le falte agua, nutrientes, que se esté secando, que tenga alguna plaga o enfermedad o incluso que el sol la esté quemando.

Centrándonos en las calatheas, no podemos descartar tampoco que el agua de riego y/o la tierra contengan mucha cal y que por consiguiente tuvieran un pH muy alto, superior a 7. Cuando esto sucede, podremos ver restos de calcio por todos lados:

  • Puntitos blancos en las hojas
  • Acumulación de cal en las paredes de la maceta
  • Tierra que antes era negra (o marrón oscuro) y ahora es más blanquecina

Y por supuesto, hojas amarillas que pasan luego a ser marrones. Por lo tanto, ¿cómo podemos recuperar una calathea que lo está pasando mal?

Identifica la causa del problema de tu calathea

La Calathea roseopicta es una planta grande

Imagen – Wikimedia/Jerzy Opioła // Calathea roseopicta

Esto es lo primero y también más complicado que se debe hacer para recuperarla. Una vez se haga, podrás saber qué medidas has de poner en práctica para que tu planta vuelva a estar bonita lo antes posible. Por eso, aquí tienes un listado de los problemas más comunes que causan el amarilleamiento de las hojas y sus síntomas:

  • Falta de riego: la calathea que está pasando sed, antes de volverse amarilla veremos que sus hojas parece que »caen» un poco. Si la situación continúa, las hojas más nuevas empezarán a estar amarillas, y en casos más graves, se volverán marrones. Si se detecta y se corrige a tiempo, solo le quedarán algunos bordes marrones, pero el resto de la hoja se mantendrá de su color normal.
  • Exceso de riego: cuando tiene demasiada agua, las raíces se ahogan y las primeras hojas en pasarlo mal son las más viejas, pues son las primeras en recibir dicho líquido. Estas pasarán a estar amarillas, y después se secarán. Además, la tierra se verá muy húmeda, y si coges la maceta, notas que pesa mucho.
  • Agua de riego inadecuada: al ser una planta tropical, se ha de evitar usar agua rica en cal o con un pH superior a 7 para regar. Como acabamos de comentar arriba, el exceso de cal puede causarle varios problemas.
  • Quemaduras solares: tanto el sol directo como la luz que le da a través de una ventana quema sus hojas. Pero ojo, no todas, solo aquellas que están más expuestas. En ellas, aparecerán manchas de un día para otro, o incluso el mismo día que se ha producido la quemadura. No es un problema especialmente grave, ya que además se soluciona fácilmente como luego veremos, pero sí se ha de evitar para que esté sana.
  • Necesita nutrientes: si a la calathea no la abonamos nunca, el color de sus hojas se perderá. Esto es lo que pasa cuando se deja en una misma maceta por años y años, con una tierra gastada.
  • Tiene plagas: aunque es bastante resistente, la calathea puede ser atacada por cochinillas o araña roja. Estos insectos chupan la savia de las hojas, por lo que se verán amarillas o amarillentas.

¿Qué hacer para recuperarla?

Artículo relacionado:
Cuidados de la calathea

Si la calathea está amarilla y ya has identificado el problema, es momento de llevar a cabo algunas medidas para que vaya recuperándose. Estas medidas son las siguientes:

Riego inadecuado

El riego es muy importante, pero lo es aún más hacerlo bien. Por eso, si está pasando sed, lo que se debe de hacer es regarla más seguido. Si la tierra no absorbe el agua, sumergiremos la maceta en un recipiente lleno de este líquido durante unos minutos, y después la sacaremos.

Por el contrario, si tiene demasiada agua, recomiendo sacarla de la maceta y cubrir el pan de tierra o cepellón con papel absorbente. Al día siguiente, se plantará en una maceta con tierra nuevas, como las de las marcas BioBizz, Weedness, Flower o similares.

Asimismo, hay que utilizar agua de lluvia o apta para consumo cada vez que se riegue. De este modo, se consigue que la planta esté bien hidratada.

Quemaduras solares o por luz directa

Las calatheas son plantas que viven en regiones donde hay mucha claridad, pero no luz directa. De hecho, crecen protegidas por las ramas y hojas de plantas que son mucho más grandes que ellas. Por ello, nunca se deben de exponer al sol directo, ni tampoco se han de poner junto a una ventana por la que entra mucha luz pues se produciría el efecto lupa, quemando de este modo a las hojas.

Aunque los daños pueden ser graves y las hojas quemadas no volverán a estar sanas, para evitar que vuelva a suceder tan solo tendremos que hacer una cosa: colocarla en sombra, o si está en interior, alejarla de la ventana.

Necesita nutrientes

La falta de nutrientes puede ser un problema. Por eso, para evitarlo, es importante abonar a la calathea durante la primavera y el verano, y si el clima es cálido, también durante el otoño. Pero, ¿qué usar? Lo mejor son los abonos orgánicos, como el guano, o el extracto de algas, ya que no son tóxicos. Ahora bien, si nuestra planta está en interior siempre, podremos abonarla con un fertilizante líquido universal, o bien uno para plantas verdes.

Pero en cualquier caso, lo aplicaremos tal y como indica el envase; de lo contrario, lo más probable es que sea peor el remedio que la enfermedad.

Tiene plagas

Las plantas pueden tener cochinillas

Imagen – Flickr/Katja Schulz

Las plagas aparecen cuando el ambiente es muy seco, cuando las temperaturas son elevadas y/o cuando está pasando sed. Por eso, es importante que se tenga en un lugar en el que la humedad relativa sea alta, y en caso de que sea inferior al 50%, rociar con agua sus hojas todos los días.

Pero en caso de que ya tenga alguna, podremos quitársela limpiando sus hojas con agua de lluvia o apta para consumo humano, o bien realizándole un tratamiento con un insecticida en spray, como este.

Con esto, seguro que tu calathea con hojas amarillas se irá recuperando.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.