Calathea rufibarba: cuidados

Calathea rufibarba: cuidados

Fuente foto Calathea rufibarba: cuidados : Wikipedia | David J. Stang

No hay duda de que las plantas verdes nos gustan en el interior de los hogares y oficinas. Estas ofrecen una visión más natural, le da vida a las estancias y consigue un efecto agradable. Por eso, escoger entre todas las plantas de interior puede llegar a ser difícil. Pero si quieres una llamativa y cuyos cuidados no son muy difíciles, tienes que conocer la Calathea rufibarba.

¿Cómo es? ¿Qué cuidados tiene la Calathea rufibarba? ¿Le afectan las plagas y enfermedades? A continuación te hablamos de ella.

Características de la Calathea rufibarba

Características de la Calathea rufibarba

Fuente: David F. Stang

Esta planta, de la familia Marantaceae, se considera una hierba. Es de hoja perenne y lo más especial de esta es, sin duda, el tipo de hojas que tiene. Son bastante grandes, de color verde pero con el envés en rojo y lanceoladas, pero con un aspecto tal que parecen como arrugadas. Crecen pegadas al tallo y se agrupan en racimos. Te darás cuenta que, sobre todo si te crece un poco, las hojas comienzan siendo rojas (es como te las vas a encontrar en la base) y conforme va creciendo estas se vuelven verdes.

Si tienes suerte, la Calathea rufibarba también florece, con unas florecitas entre blancas y amarillas. Pero ya te decimos que es cuestión de suerte puesto que lo normal es que, en interior, no florezca.

En cuanto al tallo, debes saber que es grueso y de color rojo púrpura, además de tener como un vello del mismo color muy curioso.

Hay un aspecto muy a tener en cuenta y que puede ser por lo que te decantes por esta planta. Y es que «se mueve». Te lo explicamos: la planta tiene dos ritmos, uno por la mañana y otro por la noche. Cuando hay mucha luz, las hojas se enrollan sobre sí mismas para no atrapar tanta; pero, cuando por la noche no hay luz, las hojas empiezan a abrirse y a levantarse lo más posible para extenderlas, al menos horizontalmente. Es entretenido ver cómo cambia la planta y al principio puede incluso captar tu atención, más si tienes niños. Porque, algo que no muchos saben es que a veces con el movimiento también generan ruido.

Es originaria de América central y sur, sobre todo de Brasil y crece en zonas de lagos y ríos, por lo que ya intuyes que es una planta que necesita bastante humedad a su alrededor.

Cuidados de la Calathea rufibarba

Cuidados de la Calathea rufibarba

Fuente: Wikipedia | Cliff

De entre las plantas de interior que puedes tener, los cuidados de la Calathea rufibarba no difieren de otros seres vegetales. Es bastante fácil de cuidar y si aprendes cuáles son sus necesidades y se las mantienes cubiertas podrás disfrutar de la planta por mucho tiempo.

Pero, ¿qué cuidados precisa? Te los contamos:

Iluminación

Por lo que te hemos contado antes, conviene poner a la planta en un lugar con iluminación moderada (o semisombra). El motivo es que, si hay mucha luz, las hojas se van a plegar. Por eso, es mejor tenerla en un lugar donde las hojas se coloquen de manera horizontal.

Eso sí, si la pones en semisombra lo mejor es ir rotando la planta para que todas las hojas disfruten de algo de luz. De lo contrario, estas podrían cambiar la formación de la planta (todas girarían a un lado de la maceta, donde esté la luz).

Temperatura

Como planta tropical es necesario que su ambiente sea cálido, y que las temperaturas no bajen de 15 grados. En cuanto a las máximas, lo ideal serían no más de 22, pero puede soportar unos cuantos grados más. En caso de veranos secos y con altas temperaturas hay que aumentar la humedad para que no sufra.

Tierra

A la hora de trasplantar, ya sea de urgencia o normal, necesitas un sustrato que sea ligero, algo ácido y poroso. La mejor elección es una mezcla de turba con arena y, a poder ser, hojas descompuestas (que le darán algo de abono y conservarán la humedad).

Riego y humedad

Por el origen que tiene esta planta, ya sabes que tanto el riego como la humedad son dos de los aspectos más importantes.

En el caso del riego, has de regarla con agua blanda y que no esté fría. Se riega de manera moderada y alta desde marzo a septiembre y después los riegos van de moderada a baja.

En otras palabras, a partir de marzo debes empezar a regar más abundante y en los meses de verano de manera alta (dependiendo de dónde vivas se regará más o menos) y a partir de septiembre se baja el ritmo para que en invierno no se riegue tanto (porque no lo necesita).

Ahora bien, la humedad sí que debe estar presente en la Calathea rufibarba. De hecho, notarás que hay una falta de esta cuando las hojas tenga estropeados los bordes. Para conseguir ofrecerle esa humedad, lo mejor es colocar la planta en una bandeja con piedras mojadas, de tal forma que el vapor la mantenga saludable. Aparte, sobre todo en verano, conviene que la vaporices a diario.

Si en alguna ocasión ves que la planta está muy mal, hay un pequeño truco para recuperarla (en realidad para recuperar todas las que precisan humedad). Es abrir el grifo de la ducha con agua tibia y mojas todas las paredes hasta que veas que se desprende el vapor característico. En ese momento cierras el grifo, colocas la planta en la ducha y cierras las puertas. Si la dejas ahí un tiempo recuperará la textura de sus hojas y hará que se sienta mejor.

Cuidados de la planta de interior

Fuente: Wikipedia | David F. Stang

Abono

El abonado de esta planta es necesario, ya que en maceta tiene más necesidades que plantada en el suelo. En este caso tienes que abonar cada 15 días con abono de plantas de hoja verde. Échale algo menos de la cantidad que te diga la etiqueta.

Poda

La Calathea rufibarba no es una planta que necesite que la podes. Lo único que precisa es que le quites las hojas que estén estropeadas o enfermas, cortándolas lo más cerca posible del tallo.

Plagas y enfermedades

A pesar de que es una planta muy resistente, no hay que olvidarse que puede tener algunos problemas de plagas y enfermedades.

Con respecto a estas últimas, es habitual que enferme si no se cubren sus necesidades de temperatura, humedad y riego, o si hay un exceso de ellas.

Por su parte, con las plagas, las más comunes son la cochinilla o el moho polvoriento.

Ahora que tienes toda la información que necesitas sobre sus cuidados, ¿te animas a tener una Calathea rufibarba en casa?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.