Calatea (Calathea rufibarba)

Calathea rufibarba en maceta

La Calathea rufibarba es una hierba perenne perteneciente a la familia Marantaceae. Se distingue por el característico tamaño de sus fascinantes hojas, lo que la convierte en una de las especies preferidas para interiores, aunque para ello la misma requiere de cuidados especiales.

Crece de forma silvestre en las regiones de América Central y del Sur, se le puede ver a las orillas de lagos y ríos, lo que indica claramente que se trata de una especie que requiere de abundante riego y humedad.

Características de la Calathea rufibarba

hojas lanceadas de la Calathea rufibarba

Esta especie posee un rizoma tuberoso muy particular, en su hábitat natural puede presentar una base o encontrarse en la parte del tallo de dos filas de follaje. El tallo se encuentra cubierto con una especie de plumón de color rojo que forma un espectacular contraste con el haz de las hojas que presenta un encantador color verde brillante.

De aspecto oblongo, lanceolado, delgado y ondulado en los bordes, esta puede alcanzar los 25 centímetros de longitud. En su envés muestra un atractivo color verde azulado con tonalidades moradas. La parte inferior de las hojas es de un hermoso color verde azulado, con tonos morados.

Las hojas están sostenidas por tallos muy largos. De flor con pecíolo y pétalo lanceolado, surcos tridimensionales, de color amarillo, brillante, aparece ocasionalmente de brácteas moradas.

Cultivo y cuidados

La calatea requiere de temperaturas altas y permanentes, los cambios bruscos de temperatura pueden causarle la muerte en corto plazo. La temperatura promedio ideal se localiza entre 18º C y 21° C., igualmente se aconseja que mantengas una ventilación con aire fresco y en lo posible evita las corrientes de aire.

La temporada de invierno proporciona suficiente luz a la planta, pero de forma indirecta. En cuanto el inicio del otoño prefiere lugares con sombra. En lo que concierne al riego, lo mejor es que uses agua tibia, procurando conservar la tierra húmeda, así que por eso es importante que riegues frecuentemente y reduzca la cantidad de agua utilizada cuando veas que la temperatura baja.

Para mantener la humedad necesaria, coloca el contenedor de la planta sobre un plato con un mantillo de grava de aproximadamente 5 centímetros, procurando mantener totalmente cubierta de agua para esta aumente los niveles de humedad en el área, pero debes evitar mojarla excesivamente. Con relación al uso de fertilizantes, puedes aplicar quincenalmente un fertilizante líquido diluido aproximadamente a la mitad de la dosis requerida durante la etapa de crecimiento.

Si deseas plantar esta planta, utiliza un suelo bien drenado y que se encuentre libre de piedra caliza, si lo crees necesario, añade arena. Si observas que la planta crece demasiado, puedes podarla anualmente. Si la cultivas en macetas, debes estar atento siempre al crecimiento de las raíces, para que en caso que la maceta ya resulte pequeña, la trasplantes en una más grande.

Por último, debes abstenerte de usar pulidores de hojas, lo mejor es que las limpies aplicando suavemente una esponja húmeda. Recuerda que el agua calcárea puede producir depósitos de cal y magnesio en el follaje, por eso debes limpiar la planta con agua desmineralizada o también hielo derretido, debidamente llevado a la temperatura ideal.

Usos

La Calathea rufibarba es una planta muy utilizada en la  floricultura doméstica. Igualmente son bien conocidas sus propiedades medicinales, la misma contiene grandes cantidades de celulosa y nutrientes ricos en almidón.
También se le asocia con algunas creencias y supersticiones, al punto que se le conoce como la “flor de la oración”. La mayoría de las creencias caracterizan a esta planta como positiva; mientras que en esoterismo, se dice que es capaz de atraer riqueza y buena fortuna a los hogares, protege el lugar y a las personas de las energías negativas.

Enfermedades y plagas

planta con hojas de color verde oscura y muy largas

La Calathea rufibarba es susceptible al ataque de plagas y sufrir de ciertas enfermedades. Por eso, cuando observes que sus hojas presentan bordes rizados con una coloración marrón, es signo inequívoco que el entorno de la planta es demasiado seco. Por otro lado, si la planta presenta hojas caídas y muy débiles es síntoma de condiciones climáticas excesivamente frías, lo que podría conducir a la planta a la muerte.

El exceso de humedad y la mala ventilación favorecen la aparición de esta plaga. De ahí, la importancia de airear regularmente y no exponer la planta a las corrientes de aire. Igualmente se puede prevenir con el uso de fungicidas y en caso que ya este infestada, puedes proceder a eliminar la podredumbre. Otro enemigo es el moho polvoriento o cochinilla que se alimenta de sus hojas y flores, deformándolas y secándolas.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Buscas plantas que estén preciosas en otoño?
Echa un vistazo a nuestra selección de variedades y ya verás como vas a disfrutar como nunca de esta maravillosa estación
13 plantas de otoño para exterior