Caléndula arvensis

Calendula arvensis

Seguramente no has oído hablar ninguna vez de una planta con este nombre, Caléndula arvensis. Sin embargo, cuando te cuente las propiedades y usos de la misma, seguro que te suena y sabes cuál es. Su nombre común es margarita. Es una planta conocida prácticamente de forma mundial. Proviene de Eurasia y, en la mayoría de los casos, se planta como una planta medicinal que como una planta de decoración. Se puede encontrar ampliamente distribuida en todo el mundo.

En este artículo vamos a contarte cuáles son las características, usos y propiedades de la Caléndula arvensis.

Características principales

Propiedades de la calendula arvensis

Esta planta es anual y procede de Eurasia. En buenas condiciones es capaz de alcanzar unos 30 cm de altura. Emplea antófilos para poder polinizar sus flores de color amarillo y están dotadas de unidades reproductivas monoicas. Al igual que el jazmín, la Caléndula arvensis es bastante fácil de reconocer por todo el mundo. Sus flores son bastante conocidas. Tienen hojas lobuladas que no se separan por folios. Tan sólo existe una hoja por nodo, a lo largo de todo el tallo.

Las flores de esta planta son anuales, aunque depende mucho del hábitat donde se encuentren. Poseen un circulo tubular en el centro. Los rayos forma una correa a su alrededor. La característica que más llama la atención es, probablemente, que las flores son tubulares y hermafroditas. Tiene un solo anillo de flores que se encuentra rodeando el resto de flósculos centrales del disco que hemos mencionado anteriormente.

Son de color amarillo intenso y eso hace que llame mucho la atención cuando se ven un grupo de estas flores en un terreno. En algunas ocasiones, dependiendo de las condiciones ambientales y de la variedad en cuestión que estemos tratando, estas flores pueden ser de color naranja. Además, pueden tener entre veinte y cincuenta pétalos que ofrecen muchas opciones al momento de deshojar a la margarita.

Seguro que de pequeño jugaban al “me quiere, no me quiere” con las margaritas. Esto se podía hacer por la gran cantidad de pétalos que dispone la planta. Al igual que ocurre con la Bouvardia ternifolia, la Caléndula arvensis está considerada por la mayoría de los horticultores como una de las plantas más fáciles de cultivar. Cuando los jardineros saben que tienen que plantar margaritas en un jardín, saben que es tarea fácil. Esto se debe a que tiene una increíble capacidad para tolerar la mayoría de los suelos.

Estas plantas se cultivan mucho mejor en los climas templados, y se siembran en primavera para que logren su floración durante el verano y gran parte del otoño. Así conseguimos que no sólo tengamos plantas con fines medicinales, sino que también pueden darnos algo de estética.

Cultivo de la Caléndula arvensis

Margarita en estado silvestre

Esta planta es bastante fácil de cultivar. Vamos a hablar de sus necesidades. No es nada exigente en cuanto al tipo de suelo donde se puede desarrollar. Puede crecer tanto en suelos con pH neutro, alcalino y ácido. Si el resto de las condiciones ambientales son adecuadas, podrá desarrollarse en suelos pobres de nutrientes. La parte subterránea es capaz de crecer con vigor tanto en textura arenosa, franca como arcillosas. Sin embargo, estos suelos deben mantener algo de humedad. Con esta información se puede deducir la frecuencia de riego que necesita esta planta. Lo más normal es que se necesite regar lo suficiente como para cubrir algo de humedad en el suelo de manera constante.

Para adecuar los riegos según la época del año, es interesante observar qué tipo de suelo tenemos, la exposición solar a lo largo del año y las temperaturas que hace. De esta forma, podremos saber la frecuencia de riego que necesita. Una cosa importante que debemos tener en cuenta es que esta planta no tolera el encharcamiento. Es decir, sea cual sea el tipo de suelo donde la tenemos sembrada, deberá tener un buen drenaje. Si para mantener la humedad debemos regar algo más, hay que fijarse si el agua se acumula, puesto que podría provocar que las raíces se pudran.

En cuanto a la exposición solar, podemos ver que es bastante exigente.  Sólo podemos situarlas a exposición solar directa para mantenerlas saludables. No toleran la sombra. Podría vivir bien en semisombra, pero si se puede, siempre es preferible tenerlas a pleno sol. Lo bueno de la Caléndula arvensis es que es capaz de soportar condiciones ambientales más extremas como lo son las heladas.

Hay suerte con esta planta ya que es considerada como una de las más resistentes a plagas y enfermedades. No tendremos problemas con este tipo de situaciones.

Toxicidad de la Caléndula arvensis

Flor de la margarita

Ahora vamos a pasar a los aspectos negativos de esta planta. A pesar de que tiene propiedades beneficiosas para la salud del ser humano, posee también cierto grado de toxicidad. Esta toxicidad puede resultar nociva para algunas personas.

Entre los usos de la margarita son muchos. Se pueden hacer infusiones con sus hojas y flores, aceites, cremas, etc. Se sugiere que se tenga precaución con la utilización de esta planta dado que por su toxicidad, puede provocar algunas reacciones adversas en determinados grupos de personas.

Hay situaciones en las que no se recomienda para nada el consumo de Caléndula arvensis:

Sospecha de embarazo

Si tienes sospecha de que estás embarazada o ciertamente lo estás, es posible que este producto no sea recomendable. La inocuidad sobre el feto no está demostrada por la ciencia. Lo decimos porque esta planta se suele emplear para los dolores menstruales al creer que tiene propiedades de estimulación del útero en las mujeres. Por esta razón no es conveniente emplearla si estás embarazada o tienes la más mínima sospecha.

Alergias

Lo mismo ocurre con este tipo de situaciones. A las personas que tienen alergia les puede provocar dermatitis con solo tocarlas.

Tratamiento

Cuando estamos tomando un medicamento recetado por el médico, no debemos tomar ninguna infusión con esta planta. Esto puede provocar la alteración o inhibir el buen funcionamiento de las medicinas.

Espero que con esta información puedan saber más sobre las propiedades de la Caléndula arvensis.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.