Cuidados del callistemon en maceta

callistemon en maceta

Hay veces en las que algunas plantas no se pueden tener en maceta porque necesitan mucho espacio. En el caso del callistemon en maceta sí es posible, pero, ¿te has planteado alguna vez cuáles son sus cuidados? ¿Si difieren de los que le das cuando están en el jardín?

Si tienes un callistemon en maceta, o bien vas a tener uno, te damos todas las claves para que consigas que salga adelante y te dure muchísimo tiempo. Toma nota.

Cómo es el callistemon

Cómo es el callistemon

Antes de nada vamos a hablarte sobre el callistemon. Se trata de una planta arbustiva que también recibe los nombres de limpiatubos, escobillón rojo o árbol de cepillo. Es de hoja perenne y originario de Australia.

Plantado en tierra llega a adquirir fácilmente los 2-4 metros de altura, pero en una maceta rara vez supera el metro o metro y medio de altura. Sus hojas son lanceoladas de un verde brillante y se presentan de manera lineal por todo el tallo. Miden entre 3 y 7 centímetros de largo.

Pero lo que más llama la atención del callistemon son sus flores, que aparecen en primavera, en forma de racimos de un color rojo muy intenso. Estos miden unos 15 centímetros de longitud y estéticamente parecen un escobillón o un limpiabotellas. Si bien hemos dicho que son racimos rojos, lo cierto es que hay variedades que pueden tenerlas púrpuras o incluso lilas. Pero lo normal es que sean rojizas.

En cuanto al fruto, lo tiene, en forma de cápsula de unos 5 centímetros de diámetro.

El motivo por el que el callistemon en maceta sobrevive es porque es una planta de crecimiento lento, lo que hace que se pueda tener un tiempo en maceta pero cuando ya está muy grande lo mejor es plantarlo en el jardín.

Cuidados del callistemon en maceta

Cuidados del callistemon en maceta

Tener un callistemon en maceta hemos visto que es posible. Pero eso no quiere decir que no haya que darle unos cuidados a esta planta, a veces un poco más serios. ¿Cuáles serían esos? Te lo contamos.

Ubicación e iluminación

El callistemon se adapta bien tanto al interior como al exterior. Si bien su ideal sería fuera de casa, lo cierto es que puedes tenerla dentro.

Eso sí, le encanta el sol. En el exterior la pondrías a pleno sol porque necesita mucha luz. Así que en interior tienes que procurar colocarla en una zona que reciba mucha luz solar, incluso directa. Si ves que empieza a marchitarse, o que la planta parece que se apaga te recomendamos que la saques fuera, porque es porque necesita más luz.

Temperatura

Al ser nativa de Australia, significa que tienes una planta tropical a la que las altas temperaturas no le importan. Es decir, tolera muy bien el calor. Pero en cuanto al frío, ahí no tanto.

Puede soportar heladas débiles en el invierno, pero para que sobreviva es necesario protegerla. Si está en maceta, colocarla alguna malla de protección, o incluso taparle la tierra para que no sufra el frío por las raíces ayudará a que pase la estación fría mucho mejor. En general, hasta los -12 grados centígrados resistirá siempre que no sea una constante.

Tierra

La tierra del callistemon en maceta debe ser algo ácida si queremos que se desarrolle de manera adecuada. Pero también ha de contener nutrientes y un drenaje para que el agua no se acumule en su interior y pueda pudrir las raíces de la planta.

Como recomendación, puedes usar la tierra que se usa para los rododendros, que es muy nutritiva y con un buen drenaje.

Es importante darle una tierra rica en materia orgánica porque estará dentro de una maceta, y por sí misma la planta no puede buscar sus nutrientes. Lo bueno es que este tipo de tierra aguanta mejor el agua con lo que no habrá que regarla tanto.

Riego del callistemon en maceta

Uno de los cuidado del callistemon en maceta más importante es el riego. Generalmente se debe regar según la estación:

  • En verano, cada 2-3 días.
  • En invierno, dependerá del frío y la humedad pero normalmente una vez a la semana o cada 10 días.

Al tenerla en maceta, un pequeño truco que puedes hacer en verano es colocarle un plato debajo con agua para que absorba la que necesite. Si ves que en 15 minutos el agua no se ha secado puedes quitársela y volverle a echar un poco al día siguiente para que la tierra siempre esté húmeda (siempre que no notes la tierra muy mojada).

planta limpiatubos

Abono

El callistemon en maceta va a necesitar abonado. Se hace siempre en verano y cada 15 días. ¿Con qué? Pues puede ser compost y humus de lombriz, guano, estiércol… que son opciones que ayudan a nutrir más aún la planta.

Eso sí, si acabas de plantarla con tierra nueva no deberías abonarla esa estación (se planta en primavera pero no es recomendable abonarla en verano). O, en caso de hacerlo, espaciar más los tiempos de abonado para evitar saturarla y que la planta crezca demasiado de golpe malgastando su energía.

Poda

Se llevan a cabo dos podas: una de mantenimiento, en la que tienes que cortar las ramas que se salgan de la formación del arbusto que hayas decidido; y otra a principios de verano, para cortar las inflorescencias y así mejorar la floración.

En invierno no se suele cortar, a lo más sería esperar a la primavera y eliminar las hojas secas o ramas que no sirvan.

Plagas y enfermedades del callistemon en maceta

Aquí es donde vas a lidiar una verdadera guerra. Y es que es un arbusto al que la araña roja, los pulgones y las cochinillas algodonosas le tienen un especial «cariño».

En todos esos casos tienes remedios para eliminarlas, así que solo debes estar atento a las señales para actuar antes de que hagan daño a tu planta.

Multiplicación

La reproducción del callistemon se puede llevar a cabo de dos formas diferentes: a través de semillas; o por esquejes.

Las semillas deben plantarse en primavera, aunque sean recogidas en otoño. Mientras que los esquejes han de ser de unos 30-40 centímetros de longitud y hay que utilizar enraizante para que salgan adelante.

En ambos casos hay que usar una tierra que mantengas humedecida en todo momento y al principio tenemos en semisombra para, cuando empiecen a salir las plantitas o bien se vea que el esqueje echa sus propias hojas y reacciona positivamente, llevarlo a pleno sol. Normalmente esto lleva un mes.

¿Ves lo fácil que es tener un callistemon en maceta?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.