Camelia con hojas marrones: ¿cómo recuperarla?

La camelia puede tener hojas marrones

¿Tu camelia tiene las hojas marrones y te gustaría que volviera a verse de color verde? Aunque no lo creas en un principio, puede ser muy fácil conseguir que vuelva a estar preciosa, aunque no siempre se logra rápido.

De hecho, lo normal es que empeore un poquito más durante el tratamiento, pero si la cuidamos bien, puede que la saquemos adelante. Así que si tu camelia tiene hojas marrones, has de saber primero cuál es la causa para poder tratarla correctamente.

Sol directo

La camelia es una planta de poco sol

Cuando buscamos imágenes de camelias en Internet, el navegador nos muestra ejemplares cultivados a pleno sol. Esto puede llevarnos a engaño, porque si las ponemos al sol durante todo el día y/o sin haberlas acostumbrado antes, se quemarán. Y rápido, ya que las quemaduras aparecerán muy pronto, de un día para otro.

Pero no solo eso, sino que en los lugares donde el grado de insolación es alto durante varios meses, como ocurre en la región mediterránea por ejemplo, se recomienda tenerlas siempre en sombra ya que se mantienen más verdes y sanas.

¿Qué hacer?

Si aparecen manchas marrones rápidamente, tendremos que llevarla a un sitio protegido con el fin de evitar que aparezcan más quemaduras. Asimismo, si el clima es suave, podremos acostumbrarla al sol directo poco a poco, empezando en primavera pues es cuando el sol aún no es tan fuerte.

La expondremos al mismo una media hora o una hora cada mañana o por la tarde, e iremos aumentando el tiempo de exposición en 30 minutos a partir de la semana siguiente. De todas formas, hay que tener presente que NO es una planta a la que pueda dar el sol todo el día: solo un ratito por la mañana y/o por la tarde.

Clorosis férrica

La clorosis férrica, o falta de hierro, es un problema que vemos mucho en plantas delicadas que, o bien se riegan con un agua alcalina, o bien se plantan en tierras que también lo son. Arces japoneses, brezos, azaleas, y por desgracia también nuestras protagonistas pueden tener este trastorno.

En un primer momento, veremos que las hojas empiezan a perder clorofila desde el borde hacia dentro, pero mantiene los nervios verdes; luego, terminan siendo marrones.

¿Qué hacer?

Para corregir el problema hay que hacer dos cosas:

  • Regarla con un agua cuyo pH sea bajo, entre 4 y 6. Si es más alto, tendremos que acidificarla con limón o vinagre.
  • Plantarla en una tierra ácida, con un pH entre 4 y 6. Hoy en día es fácil conseguir sustratos específicos para estas plantas, como por ejemplo este de Flower.

Asimismo, y para conseguir mejoras más rápido, aconsejo fertilizarla con un fertilizante para plantas ácidas o con uno para plantas verdes, siguiendo las instrucciones de uso especificadas en el envase.

Falta de riego

Si tu camelia tiene las hojas marrones o secas, quizás le falte agua. No es una planta que se haya de regar con frecuencia, pero tampoco es bueno que pase sed. Es importante que se riegue regularmente, evitando que la tierra permanezca seca demasiado tiempo, pues de lo contrario podría llegar a quedarse sin hojas, o debilitarse tanto que las plagas se sientan atraídas por ella. Y es que sin agua no puede realizar sus funciones normales. De ahí que sea tan importante controlar el riego.

Pero, ¿cómo saber si está pasando sed? Esto lo sabremos si las hojas nuevas empiezan a verse amarillas, y más tarde marrones, desde las puntas hacia dentro. Además, la tierra se verá y se notará seca al tacto.

¿Qué hacer?

Regar, por supuesto. Hay que empapar bien la tierra, ya que las raíces necesitan con urgencia hidratarse. De modo que llenaremos la regadera, y le echaremos el agua al sustrato (no a la planta).

Exceso de riego

La camelia blanca es una planta delicada

El exceso de riego también hace que las hojas se vuelvan marrones, empezando por las más viejas. Cuando las raíces tienen más agua de la que necesitan, se ahogan, y al hacerlo el follaje se va debilitando. Pero además, los hongos y oomicetos patógenos, como el fitóftora, debilitarán aún más a las raíces.

Por eso, tenemos que tomar medidas en cuanto veamos que las hojas amarillean, ya que de lo contrario será muy difícil recuperar la camelia.

Artículo relacionado:
Camelias: cuidados y reproducción

¿Qué hacer?

Se deben de hacer varias cosas:

  • Suspender los riegos temporalmente. Esto es lo primero y más importante, pues no nos interesa que las raíces reciban aún más agua de la que ya tienen.
  • Si está en maceta, sacarla y envolver el pan de tierra con papel absorbente. Si se humedece con rapidez, lo quitaremos y le pondremos otro. Al día siguiente, la plantaremos en una maceta nueva con agujeros, con tierra para plantas ácidas. En caso de tenerla en el exterior, no le pondremos plato debajo; si está en interior, tendremos que escurrirlo después de cada riego.
  • Aplicar fungicida, por si acaso. Aunque aún no veamos síntomas, en estas situaciones lo mejor es tratar la camelia cuanto antes con el fin de que empeore. Puedes comprarlo aquí.

Corrientes de aire

¿Quieres cultivar camelias en interior? Si es así, es conveniente ponerlas en una habitación en la que no haya ventiladores, aparatos del aire acondicionado ni ningún otro que genere corriente de aire, ni frías ni calientes. Y es que dicho aire seca el ambiente, haciendo que puntas se vuelvan marrones.

Además, hay que mantenerla alejada de aquellas ventanas que solamos abrir todos los días, puesto que de lo contrario también acabaríamos teniendo una camelia con hojas marrones.

Humedad ambiental baja

La camelia sufre con la humedad baja

Cuando se cultiva un lugar donde la humedad del aire es baja, las hojas se ponen marrones debido a que, aunque las raíces hacen lo posible por absorber el agua de la tierra y llevarlas hasta las hojas a través de los vasos conductores, el aire hace que se pierda. Y esto es un problema porque la planta no tiene tiempo de hidratarse.

Por ello, si vives lejos de la costa, debes pulverizar con agua sus hojas todos los días, y en un momento en el que ya no le vaya a dar el sol de forma directa. Si la tienes en sombra o en interior, puedes hacerlo por la mañana. Pero eso sí: utiliza agua de lluvia o sin cal. En caso de que vivas en una isla, esto no será necesario puesto que la humedad es alta debido a la influencia del mar. De todos modos, en caso de duda consulta una web de meteorología de tu país.

Esperamos que tu camelia vuelva a sacar hojas verdes pronto.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)