El camino de las semillas naturales: cómo hacer un banco de semillas

Hay muchas razones para obtener tus propias semillas naturales y la principal radica en la modificación genética que tienen la mayor parte de las semillas que se comercializan.

Cuando se trata de volver a la agricultura orgánica, es importante contar con un banco de semillas para así asegurar que las plantas no presenten ningún tipo de alteración genética al tiempo que obtendremos productos de buena calidad.

El paso a paso

Semillas

La idea es que el banco de semillas sea lo más heterogéneo posible así es que incluye semillas de diferentes vegetales y frutas. Además, es bueno incluir las semillas de plantas locales pues entonces nos aseguraremos plantas de buena calidad que se adapten sin inconvenientes al hábitat.

Al momento de comenzar el banco de semillas es importante la selección de los frutos pues siempre habrá que elegir aquéllos que sean grandes y presenten buenas condiciones. Procura optar por los frutos que huelen bien y lucen aún mejor, los que son regulares y no están deformados y también por los que sean de mayor tamaño pues también son los que contienen más nutrientes.

La regla es sencilla: los mejores frutos contienen también las semillas de mejor calidad. Cuando se trata de lechugas, cebollas y otros cultivos cuyas semillas están en las flores habrá que seleccionar las semillas de las flores que crecen más tarde.

Extracción y guardado

Semillas

El proceso de extracción se repite en gran cantidad de plantas. Las semillas descansan en el interior de los frutos por lo que sólo hay que abrirlos para luego extraer las semillas, limpiarlas con agua y luego dejarlas secar en un lugar seco y ventilado, ya sea al sol o a la sombra. Las semillas deben secarse por completo y hay que evitar que quede humedad en ellas pues esto podría hacer que se pudran o bien que germinen antes de lo deseado. Un buen método para comprobar si las semillas están completamente secas es cogerlas e intentar romperlas doblándolas. Si se rompen es que están secas.

Una vez listas, es momento de guardarlas. Puedes escoger un bolsas de papel o tela y en un lugar que sea seco, fresco y oscuro. Estas bolsas son porosas y evitarán que se acumule la humedad en ellas. Si tienes muchas semillas puedes almacenarlas en frascos de vidrio herméticos.

No olvides anotar las referencias de cada semilla, incluyendo siempre el nombre de la semilla, la fecha de envasado y todos los detalles que te ayuden al momento de la siembra (procedencia, estado del fruto al momento de obtener la semilla, etc.).

¿Cuánto tiempo permanecerán las semillas en buenas condiciones? Aquí hay una tabla de referencia:

1 Año: cebolla
2 años: maíz
3 años: guisante, lechuga, judía, pimiento, zanahoria, tomate, escarola.
4 años: acelga, coles, espinaca, haba, nabo, rábano, brócoli, coliflor, remolacha, nabo, habas
5 años: apio, berenjena, calabaza, melón, pepino, cardo, calabacín, sandía

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Huerto

María Alm

Soy Argentina, Licenciada en comunicación social y periodista. Y también curiosa y amante del verde. En lo de mi abuela las plantas crecían... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Francisco Jose Alvarez dijo

    Excelente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *