Características de los cactus

Cactus Echinocereus Laui

Los cactus son unas plantas increíbles. Son muy fáciles de cuidar, y además poseen unas flores muy decorativas. Por si esto fuera poco, suelen tener un precio de venta muy bajo, por lo que no es difícil que acabemos teniendo una interesante colección en poco tiempo.

Pero, ¿cuáles son las características de los cactus? En este artículo especial vas a descubrir los tipos que hay, los que resisten mejor el frío, y si aún tienes ganas de saber más, sigue leyendo porque te vamos a dar una serie de consejos para que tengas unas plantas estupendas.

Origen y evolución de los cactus

Cactus gigante

Nuestros protagonistas tienen un origen común: América, y más concretamente América Central. Se cree que aparecieron en la Tierra hace unos 80 millones de años. Por aquel entonces tenían hojas, pero a medida que el clima se iba volviendo más seco y cálido, comenzaron poco a poco -en cuestión de miles de años- a ‘convertir’ las hojas en espinas.

Si bien no han llegado demasiados restos fósiles de aquella época, sí que nos podemos hacer una idea de cómo fue su evolución gracias al género botánico Pereskia, el más antiguo de todos. Esta planta suculenta posee hojas, areolas y un tallo suculento que es donde tiene sus reservas de agua.

¿Cómo diferenciar los cactus de otras plantas? Sepámoslo.

Familia Cactaceae 

Cactus Rebutia Senilis

Los cactus son unas plantas suculentas con o sin espinas las cuales pertenecen a la familia Cactaceae. Originarios de América, hoy en día han logrado adaptarse a las condiciones climáticas de varias partes del globo terráqueo.

Es bastante extensa, pues cuenta con 200 géneros, con unas 2500 especies. Aunque si te parecen pocas, debes saber que constantemente están apareciendo nuevos cruces y cultivares realmente asombrosos.

Las plantas cactáceas se caracterizan por lo siguiente:

  • Areola: es la señal de identidad de estas maravillosas plantas. Las encontrarás en las costillas. De ellas surgen las espinas -en el caso de que las tenga-, flores, pelos e incluso hojas.
  • Tallo: también llamado ‘cuerpo’, puede ser columnar (tallos cilíndricos que crecen hacia arriba), globoso (con porte esférico) o cladodio (tallos aplanados).
  • Flores: son sin duda la parte del cactus que más llama la atención. No duran tanto tiempo como las de otras plantas, pero pese a ello, siguen atrayendo a nuevos curiosos y amantes de los cactus. Son solitarias y hermafroditas, lo cual quiere decir que las flores se pueden autopolinizar solas, puesto que tienen los órganos reproductivos femeninos y masculinos en ella.
  • Fruto: suele ser pequeño, de unos 2-4cm de longitud. En su interior contienen alrededor de 10 semillas, dependiendo del género.

Cuidados de los cactus

Cactus Pereskia Aculeata

Se suele pensar que son plantas muy resistentes a la sequía, que pueden estar sin agua durante semanas, pero la realidad es distinta. Hace un par de años un hombre, que llevaba años cultivando cactus, me dijo una cosa que se me quedó grabada en la memoria, que fue: si los cactus no necesitasen tanta agua, se verían más en los jardines donde las precipitaciones son muy escasas. Ese día se derribó uno de los mitos más importantes.

Es cierto que son plantas que viven en regiones áridas, pero se alimentan de las lluvias que lleva el monzón, las cuales por cierto me comentó el productor de cactáceas que eran unas de las más nutritivas del mundo. Así pues, ¿cómo se cuidan?

Bueno, son plantas muy agradecidas, pero… hay que regarlas 🙂 . La frecuencia variará dependiendo de la estación en la que te encuentres, del sustrato que tenga, y también de la propia edad del cactus. Sin embargo, para tener una idea más o menos general, podemos decir que…:

  • Riego: regaremos unas 2 veces por semana en verano, bajando a 1 cada siete o diez días el resto del año. En invierno, siempre que la temperatura baje de 0ºC, se suspenderán los riegos hasta que regrese la primavera. El agua que le demos es conveniente que sea de buena calidad, es decir, de lluvia, pero en el caso de que no tengamos cómo conseguirla, se puede regar sin problemas con agua mineral o del grifo. Pero, eso sí, si tienes un agua con mucha cal, llena un cubo y déjalo durante una noche para que los metales pesados, como la cal, se depositen en el interior del mismo.
  • Abono: es muy recomendable. Para que tenga un crecimiento y un desarrollo excelente, hay que abonar utilizando un fertilizante específico para suculentas. Si prefieres optar por abonos naturales, puedes usar guano o humus líquido siguiendo las recomendaciones del fabricante, o estiércol de caballo.
  • Sustrato: necesitan una tierra con buen drenaje, ya que temen el encharcamiento. Una buena mezcla sería: 60% turba negra + 30% perlita + 10% arena de río. Si vives en una zona muy lluviosa añade más perlita; en cambio, si tienes un clima seco o muy seco, añade un poco de turba.
  • Exposición: al ser unas plantas amantes del sol, hay que ubicarlas en un lugar donde reciban al astro rey directamente. En el caso de que vengan de invernadero, es preferible colocarlos a semisombra (donde tenga más luz que sombra), e ir poco a poco exponiéndolo más al sol.

Y, ¿si vivo en una zona muy fría? No te preocupes.

Los cactus como plantas de interior

Cactus Echinopsis

Ahora que sabemos cómo son y qué cuidados requieren, vamos a hablar sobre la rusticidad de estas plantas. Bien, por lo general, son muy frioleros. Teniendo esto en cuenta, es conveniente tenerlos como planta de interior en aquellas regiones donde el clima hibernal es frío.

Los cactus son ideales para decorar cualquier estancia, como la entrada al hogar o el salón. Sin embargo, es importante que estén colocados en una habitación muy luminosa, lejos de las corrientes de aire (tanto frías como cálidas). Es muy aconsejable ponerlos cerca de una ventana, pero hay que ir girándolo de tanto en cuando para que reciba la misma cantidad de luz solar en todas las partes de la planta.

También puedes tener en tu dormitorio, pero tengo que decirte algo: los cactus no absorben las radiaciones electromagnéticas del ordenador… No todas. De hecho, para que realmente nos sirva para este fin tendríamos que ponerlo justo entre el monitor y nosotros, ya que las ondas viajan en línea recta. Y, claro, ¿quién pondría una planta tapando la pantalla? No resulta factible, puesto que además nos seguirían llegando igualmente las radiaciones procedentes de otras partes del ordenador.

Así pues, siguen siendo mejor como ”plantas decorativas”.

Los mejores cactus para tener en maceta

Cactus Astrophytum

Hay muchos cactus que nos deslumbran por su belleza, aunque la mayoría alcanzan unas dimensiones que hacen que la planta no sea muy apta para tener en maceta. Pero tengo una buena noticia que darte: hay algunos que sí se mantienen pequeños durante toda su vida. Y son los siguientes:

  • Astrophytum asterias: el más pequeño de los Astrophytum es un cactus excepcional.
  • Coryphanta: como la C. palmeri o la C. compacta, son unas plantas de singular belleza.
  • Echinocereus: este género se compone por plantas columnares pequeñas. Las especies más interesantes son el E. pectinatus y el E. stramineus. Además, resisten muy bien las heladas ligeras de hasta los 2 grados bajo cero.
  • Echinopsis: las flores de este género son espectaculares. Disfruta las del E. oxygona o la del E. aurea.
  • Lobivia: como L. calorubra o L. winteriana, poseen flores que te enamorarán.
  • Mammillaria: ¿qué decir del género más extenso de cactáceas? Prácticamente todas las especies se pueden tener en maceta, pero destacamos la M. plumosa y la M. carmenae. Resisten razonablemente bien las escarchs matutinas, pero tienen que tener el sustrato seco para que no se pudran.
  • Rebutia: las flores de estas plantas siempre han llamado mucho la atención. Es muy difícil decir cuál es la mejor para maceta pues todas lo son, pero nos quedamos con R. arenacea y la R. krainziana.

Esperamos que te haya sido útil e interesante este especial. No dudes en dejar tu comentario si te han surgido dudas o si tienes alguna sugerencia.

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

10 comentarios

  1.   cami dijo

    Cuánta información sobre cactus

  2.   Agustina dijo

    hola me llamo agustina y ess muy buena yo la recomiendo a la gente que quiere aber de plantas como el cactus

  3.   gracias dijo

    Buenísimo

  4.   Marcia dijo

    Muy buen articulo, gracias. Yo tengo pequeños cactus que me regalaron (son jóvenes aun), y con algunos el crecimiento ha sido un poco más difícil.. voy a ver cómo me va con estos consejos.

  5.   Mónica Sánchez dijo

    Nos alegra de que os guste 🙂 .

  6.   Richard Richard dijo

    esta informacion es mejor:Características de los cactus

    Publicado por Mónica Sánchez el 9 de noviembre de 2015 a las 11:00.
    Características de los cactus
    Comparte
    Twitea
    Share on Google+
    Pinea

    Echinocereus laui Características de los cactus

    Los cactus son unas plantas increíbles. Son muy fáciles de cuidar, y además poseen unas flores muy decorativas. Por si esto fuera poco, suelen tener un precio de venta muy bajo, por lo que no es difícil que acabemos teniendo una interesante colección en poco tiempo.

    Pero, ¿cuáles son las características de los cactus? En este artículo especial vas a descubrir los tipos que hay, los que resisten mejor el frío, y si aún tienes ganas de saber más, sigue leyendo porque te vamos a dar una serie de consejos para que tengas unas plantas estupendas.

    Índice [Ocultar]

    1 Origen y evolución de los cactus
    2 Familia Cactaceae
    3 Cuidados de los cactus
    4 Los cactus como plantas de interior
    5 Los mejores cactus para tener en maceta

    Origen y evolución de los cactus

    carnegiea gigantea en habitat Características de los cactus

    Nuestros protagonistas tienen un origen común: América, y más concretamente América Central. Se cree que aparecieron en la Tierra hace unos 80 millones de años. Por aquel entonces tenían hojas, pero a medida que el clima se iba volviendo más seco y cálido, comenzaron poco a poco -en cuestión de miles de años- a ‘convertir’ las hojas en espinas.

    Si bien no han llegado demasiados restos fósiles de aquella época, sí que nos podemos hacer una idea de cómo fue su evolución gracias al género botánico Pereskia, el más antiguo de todos. Esta planta suculenta posee hojas, areolas y un tallo suculento que es donde tiene sus reservas de agua.

    ¿Cómo diferenciar los cactus de otras plantas? Sepámoslo.

    Familia Cactaceae

    Cactus Rebutia Senilis

    Los cactus son unas plantas suculentas con o sin espinas las cuales pertenecen a la familia Cactaceae. Originarios de América, hoy en día han logrado adaptarse a las condiciones climáticas de varias partes del globo terráqueo.

    Es bastante extensa, pues cuenta con 200 géneros, con unas 2500 especies. Aunque si te parecen pocas, debes saber que constantemente están apareciendo nuevos cruces y cultivares realmente asombrosos.

    Las plantas cactáceas se caracterizan por lo siguiente:

    Areola: es la señal de identidad de estas maravillosas plantas. Las encontrarás en las costillas. De ellas surgen las espinas -en el caso de que las tenga-, flores, pelos e incluso hojas.
    Tallo: también llamado ‘cuerpo’, puede ser columnar (tallos cilíndricos que crecen hacia arriba), globoso (con porte esférico) o cladodio (tallos aplanados).
    Flores: son sin duda la parte del cactus que más llama la atención. No duran tanto tiempo como las de otras plantas, pero pese a ello, siguen atrayendo a nuevos curiosos y amantes de los cactus. Son solitarias y hermafroditas, lo cual quiere decir que las flores se pueden autopolinizar solas, puesto que tienen los órganos reproductivos femeninos y masculinos en ella.
    Fruto: suele ser pequeño, de unos 2-4cm de longitud. En su interior contienen alrededor de 10 semillas, dependiendo del género.

    Cuidados de los cactus

    Cactus Pereskia Aculeata

    Se suele pensar que son plantas muy resistentes a la sequía, que pueden estar sin agua durante semanas, pero la realidad es distinta. Hace un par de años un hombre, que llevaba años cultivando cactus, me dijo una cosa que se me quedó grabada en la memoria, que fue: si los cactus no necesitasen tanta agua, se verían más en los jardines donde las precipitaciones son muy escasas. Ese día se derribó uno de los mitos más importantes.

    Es cierto que son plantas que viven en regiones áridas, pero se alimentan de las lluvias que lleva el monzón, las cuales por cierto me comentó el productor de cactáceas que eran unas de las más nutritivas del mundo. Así pues, ¿cómo se cuidan?

    Bueno, son plantas muy agradecidas, pero… hay que regarlas 🙂 . La frecuencia variará dependiendo de la estación en la que te encuentres, del sustrato que tenga, y también de la propia edad del cactus. Sin embargo, para tener una idea más o menos general, podemos decir que…:

    Riego: regaremos unas 2 veces por semana en verano, bajando a 1 cada siete o diez días el resto del año. En invierno, siempre que la temperatura baje de 0ºC, se suspenderán los riegos hasta que regrese la primavera. El agua que le demos es conveniente que sea de buena calidad, es decir, de lluvia, pero en el caso de que no tengamos cómo conseguirla, se puede regar sin problemas con agua mineral o del grifo. Pero, eso sí, si tienes un agua con mucha cal, llena un cubo y déjalo durante una noche para que los metales pesados, como la cal, se depositen en el interior del mismo.
    Abono: es muy recomendable. Para que tenga un crecimiento y un desarrollo excelente, hay que abonar utilizando un fertilizante específico para suculentas. Si prefieres optar por abonos naturales, puedes usar guano o humus líquido siguiendo las recomendaciones del fabricante, o estiércol de caballo.
    Sustrato: necesitan una tierra con buen drenaje, ya que temen el encharcamiento. Una buena mezcla sería: 60% turba negra + 30% perlita + 10% arena de río. Si vives en una zona muy lluviosa añade más perlita; en cambio, si tienes un clima seco o muy seco, añade un poco de turba.
    Exposición: al ser unas plantas amantes del sol, hay que ubicarlas en un lugar donde reciban al astro rey directamente. En el caso de que vengan de invernadero, es preferible colocarlos a semisombra (donde tenga más luz que sombra), e ir poco a poco exponiéndolo más al sol.

    Y, ¿si vivo en una zona muy fría? No te preocupes.
    Los cactus como plantas de interior

    Cactus Echinopsis

    Ahora que sabemos cómo son y qué cuidados requieren, vamos a hablar sobre la rusticidad de estas plantas. Bien, por lo general, son muy frioleros. Teniendo esto en cuenta, es conveniente tenerlos como planta de interior en aquellas regiones donde el clima hibernal es frío.

    Los cactus son ideales para decorar cualquier estancia, como la entrada al hogar o el salón. Sin embargo, es importante que estén colocados en una habitación muy luminosa, lejos de las corrientes de aire (tanto frías como cálidas). Es muy aconsejable ponerlos cerca de una ventana, pero hay que ir girándolo de tanto en cuando para que reciba la misma cantidad de luz solar en todas las partes de la planta.

    También puedes tener en tu dormitorio, pero tengo que decirte algo: los cactus no absorben las radiaciones electromagnéticas del ordenador… No todas. De hecho, para que realmente nos sirva para este fin tendríamos que ponerlo justo entre el monitor y nosotros, ya que las ondas viajan en línea recta. Y, claro, ¿quién pondría una planta tapando la pantalla? No resulta factible, puesto que además nos seguirían llegando igualmente las radiaciones procedentes de otras partes del ordenador.

    Así pues, siguen siendo mejor como ”plantas decorativas”.
    Los mejores cactus para tener en maceta

    Cactus Astrophytum

    Hay muchos cactus que nos deslumbran por su belleza, aunque la mayoría alcanzan unas dimensiones que hacen que la planta no sea muy apta para tener en maceta. Pero tengo una buena noticia que darte: hay algunos que sí se mantienen pequeños durante toda su vida. Y son los siguientes:

    Astrophytum asterias: el más pequeño de los Astrophytum es un cactus excepcional.
    Coryphanta: como la C. palmeri o la C. compacta, son unas plantas de singular belleza.
    Echinocereus: este género se compone por plantas columnares pequeñas. Las especies más interesantes son el E. pectinatus y el E. stramineus. Además, resisten muy bien las heladas ligeras de hasta los 2 grados bajo cero.
    Echinopsis: las flores de este género son espectaculares. Disfruta las del E. oxygona o la del E. aurea.
    Lobivia: como L. calorubra o L. winteriana, poseen flores que te enamorarán.
    Mammillaria: ¿qué decir del género más extenso de cactáceas? Prácticamente todas las especies se pueden tener en maceta, pero destacamos la M. plumosa y la M. carmenae. Resisten razonablemente bien las escarchs matutinas, pero tienen que tener el sustrato seco para que no se pudran.
    Rebutia: las flores de estas plantas siempre han llamado mucho la atención. Es muy difícil decir cuál es la mejor para maceta pues todas lo son, pero nos quedamos con R. arenacea y la R. krainziana.

    Esperamos que te haya sido útil e interesante este especial. No dudes en dejar tu comentario si te han surgido dudas o si tienes alguna sugerencia.

    Comentar
    Categorías Cactus, Plantas de interior

    Publicado

    Por Mónica Sánchez

    El 9 de noviembre de 2015

  7.   Rosana dijo

    Muy buen articulo. Me gustaria saber que especie de cactus es el de la foto n°5….sé que es un equinopsis pero no sé cual.
    Gracias!

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Rosana.
      Es un Echinopsis candicans.
      Un saludo 🙂 .

      1.    Rosana dijo

        Muchisimas gracias!…me costaba saber que tipo de cactus era…gracias!

        1.    Mónica Sánchez dijo

          A ti, un saludo 🙂 .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *