¿Cuáles son las características y cuidados de las plantas carnívoras?

Dionaea muscipula

Las plantas carnívoras son un tipo de ser vegetal muy especial. Han evolucionado de una manera tan distinta al resto de plantas que conocemos que no es de extrañar que a día de hoy el número de coleccionistas no haga sino que aumentar.

Pero, ¿qué son las plantas carnívoras exactamente? ¿Qué es lo que hace que nos llamen tanto la atención?

¿Qué es una planta carnívora?

Sarracenia rubra

Las plantas carnívoras, llamadas también plantas insectívoras, son plantas que obtienen la mayor parte de los nutrientes que necesitan a través de los animales y protozoos que caen en sus trampas. Y es que, al crecer en un suelo tan pobre, como lo son las tierras ácidas pantanosas y los farallones rocosos, no les ha quedado más remedio que transformar sus hojas en sofisticadas trampas. Unas trampas que producen enzimas o que poseen bacterias digestivas capaces de absorber los cuerpos de los desafortunados que acaban en ellas.

A día de hoy, se conocen alrededor de 630 especies de plantas carnívoras, distribuidas en 11 linajes. Además, hay más de 300 plantas protocarnívoras, es decir, plantas que muestran algunas características de las primeras.

¿Qué tipos de trampas tienen?

Los distintos tipos de trampas son:

Pinzas

La trampa consiste en una hoja modificada en cuyos márgenes hay pinzas y en su interior dos cilios detectores (lo que nosotros llamamos ”pelos”) en cada lado. Cuando un insecto se siente atraído por el néctar que éstas producen, se posan en ellas y, cuando toca dos cilios en un tiempo máximo de cinco segundos, la trampa se cierra automáticamente.

Ejemplos: Dionaea y Aldrovanda son las únicas que tienen este tipo de trampas.

Pelos pegajosos

Pinguicula ‘Sethos’

En la superficie de las hojas hay una serie de pelos pegajosos, en cuyo extremo la planta segrega un fluido viscoso con aroma parecido al de la miel. Cuando un insecto se posa en ellas, ya no puede escapar.

Ejemplos: Drosera, Pinguicula, Byblis, Drosophyllum, Pinguicula, entre otras.

Trampas de caída

Darlingtonia californica

Conocidas como plantas odre, sus hojas se transformaron en unas trampas con forma de jarrón o de copa en cuyo fondo tienen un líquido acuoso que ahoga a los insectos que caen en ellas. Estos son atraídos por los aromas dulces que producen las carnívoras en el borde de las trampas.

Ejemplos: Darlingtonia, Heliamphora, Nepenthes, Sarracenia, Cephalotus y Brocchinia reducta.

Trampas mecánicas

Utricularia minor

En cada tallo poseen numerosas trampas que se parecen a los globos diminutos. Cada una de esas trampas tienen una trampilla muy pequeña. Si un insecto pasa cerca, rozará unas cerdas que se encuentran pegadas a la trampilla, la cual se abrirá y la trampa absorberá el agua con el animal hacia adentro. Después, la trampilla se cerrará.

Ejemplo: Utricularia es el único género que tiene este tipo de trampas.

Trampas de langosta-olla

Genlisea filiformis

Estas plantas tienen una hoja en forma de Y, que permiten a los protozoos entrar pero no salir. Ésta está recubierta de pelos que apuntan hacia abajo, lo cual les obliga a moverse de una forma particular, con lo que son obligados a moverse hacia el estómago, que se encuentra en el brazo superior de la Y, donde serán digeridos.

Ejemplos: Genlisea es el único género que posee estas trampas.

Combinación de trampas

Drosera glanduligera

Es una planta que combina las características de las trampas de pinza y de sus trampas de pelos pegajosos.

Ejemplos: sólo lo podemos ver en la Drosera glanduligera.

¿Qué cuidados necesitan estas plantas?

Cephalotus follicularis

Si te gustaría tener una planta carnívora, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

  • Ubicación:
    • Exterior: en semisombra la gran mayoría. Sólo las Sarracenia y las Dionaea pueden estar a pleno sol (ojo, hay que acostumbrarlas poco a poco, ya que de lo contrario se podrían quemar fácilmente).
    • Interior: en una habitación en la que entre mucha luz natural.
  • Maceta: usar una de plástico.
  • Sustrato: turba rubia mezclada con perlita a partes iguales es el más común.
  • Riego: cada 1-2 días en verano y algo más espaciado el resto del año. Usar agua de lluvia, de ósmosis o destilada.
  • Trasplante: cada 2-3 años a finales de invierno. Las Sarracenia cada 1-2 años.
  • Hibernación: las Drosophyllum, Sarracenia, Heliamphora, Darlingtonia, Dionaea y otras, necesitan que un invierno fresco, con heladas suaves de hasta -1º o -2ºC.
  • Rusticidad: dependerá de la especie, pero por lo general no soportan las temperaturas de menos de 0 grados.

¿Qué te ha parecido este tema?

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Plantas carnívoras

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta trabajar con la tierra y observar el comportamiento de cada uno de los seres vegetales, pues todos tienen características que los hacen únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.