Thelocactus, una suculenta de lo más bonita

Ejemplar de Thelocactus tulensis

Thelocactus tulensis 

Los Thelocactus son suculentas de colección que son tan difíciles de ver en los viveros que cuando finalmente lo logras, es fácil que quieras llevártelo a casa para decorar tu patio. Son tan bonitos, tan raros, y producen unas flores tan hermosas que tener aunque sea un ejemplar es motivo de orgullo y satisfacción.

Así, si quieres saber todo sobre estas plantas, a continuación te explicaré cuáles son sus características y qué cuidados tienes que proporcionarles para que se mantengan en un perfecto estado de salud.

Características de los Thelocactus

Ejemplar de Thelocactus bicolor v. tanquecillos

Thelocactus bicolor v. tanquecillos

Nuestros protagonistas son unos cactus originarios del norte de México y de río Grande (Texas). Se caracterizan por tener forma globular, corto y cilíndrico de hasta 25cm de altura. La mayoría de las especies son solitarias, pero hay otras que se agrupan en racimos. Sus costillas, que aparecen en número de hasta 20, están muy marcadas.

Las espinas dorsales, es decir, las que crecen del centro que tienen una longitud mayor, surgen desde las areolas. Pueden tener hasta 20 espinas radiales (las más cortas). Normalmente, el color de este poderoso armamento es blanco o gris, pero puede ser amarillo o marrón. Las flores brotan durante la primavera y miden hasta 7cm de diámetro.

¿Qué cuidados necesitan?

Ejemplar de Thelocactus heterochromus

Thelocactus heterochromus

Si te gustaría tener uno o varios ejemplares, aquí tienes su guía de cuidados:

  • Ubicación: exterior, a pleno sol.
  • Sustrato o suelo: es muy importante que tenga buen drenaje. Si va a estar en maceta recomiendo usar akadama o pómice; por otra parte, si quieres ponerlo en el suelo y la tierra que tienes se encharca fácilmente, haz un agujero grande, introduce un bloque (de estos cuadrados que se usan para construir paredes) y rellénalo con sustrato de cultivo universal mezclado con perlita para luego plantar el cactus.
  • Riego: dos o tres veces por semana en verano y de forma semanal el resto del año.
  • Abonado: durante la primavera y el verano es aconsejable echarle una cucharada de Nitrofoska cada 15 días.
  • Multiplicación: por semillas o esquejes en primavera-verano.
  • Época de plantación o trasplante: en primavera.
  • Rusticidad: soporta el frío de hasta los -2ºC, pero necesita protección contra el granizo.

Que disfrutes de tu planta 🙂 .

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Cactus

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *