Cardo (Carduus bourgeanus)

El Cardo o Carduus bourgeanus se encuentra entre las plantas más comunes y silvestres que se pueden hallar en las orillas de los caminos. Su origen humilde no la exenta de tener una particular belleza y resistencia. Como muchas otras plantas han sido usadas en determinados momentos por la herbolaria popular, sin embargo, actualmente es una práctica poco habitual.

Esta planta se encuentra presente en diferentes terrenos e incluso en aquellos que no parecen propicios para que prospere la vida vegetal. Sus características espinas la protegen eficazmente, por lo que acompañan al paisaje durante largos períodos de tiempo.

Origen mediterráneo del Carduus bourgeanus

Esta especie de Cardo es una planta herbácea de la familia Asteraceae cuyo nombre genérico es Carduus. Existen una gran cantidad de especies y subespecies pero solo se han catalogado alrededor de 200, entre las que se encuentran el Carduus bourgeanus. El nombre Carduus bourgeanus tiene su raíz en el latín y el griego y cuyo significado es una palabra similar a punta, pinchar o picar. Existe la posibilidad de que se haga referencia a las espinas. Por otro lado, el epíteto bourgeanus se le asignó en honor a Eugene Bourgeau reconocido botánico estudioso de la especie.

El género tiene sus orígenes en la fauna silvestre mediterránea de África, Asia y Europa. Su introducción en América y Australia ha resultado contraproducente, ya que se ha propagado rápida y nocivamente para las otras especies locales. Entre los nombres más populares con los que se conoce a esta especie destacan: cardo, cardillo, cardo de burro, cardo negro, entre otros.

Características generales

Esta flora característica de zonas áridas de la península ibérica es una hierba anual con tallos superiores ramificados.  Las hojas son  basales, palmeadas y en forma de lanza con espinas que llegan casi hasta los capítulos. Las flores son tubulares colocadas en solitario sobre pedúnculos tormentosos y cortos y suelen aparecer desde el principio del mes de marzo. Estas flores también presentan flosculosas con estambres.

Las brácteas son lanceoladas como las hojas, además, tienen una espina terminal púrpura. El fruto está presente en aquenio glabro con prominencia cilíndrica y vilano caduco con ciertos pelitos en la base. Sus muchas espinas protegen la planta de depredadores herbívoros que solo la consumen en casos extremos o las cabras que optan por este alimento cuando han agotado otros recursos. No es una planta exigente, es muy resistente y se puede reproducir y crecer en suelos poco profundos.

Cultivo y  cuidados

Cultivar el Cardo no representa una tarea muy complicada, en especial, en las zonas mediterráneas o templadas de donde es originario. Las condiciones propicias son aquellas con abundante sol y semisombra. No son especialmente tolerantes a los climas fríos o a las heladas. Aunque crecen en todo tipo de terreno lo más saludable es que estos estén bien drenados con humus y dispongan de cierta profundidad. También es importante remover la tierra para dejarla en óptimas condiciones para que la raíz crezca favorablemente.

Cuando se siembra la semilla durante el invierno, al igual que otras especies, se debe realizar en semilleros dispuesto en lugares cálidos. Se trasplantan al terreno seleccionado de tres a cuatro meses después. Si se van a esparcir las semillas directamente en el terreno lo ideal es realizarlo durante la estación primaveral.

Cuidados y plagas

Aunque es una planta muy resistente mientras es joven, no soporta las heladas y el suelo se debe mantener húmedo durante el verano. Es muy importante evitar la tierra con mal drenaje, para evitar que se pudra la raíz. Se poda quitando las hojas secas cada vez que sea necesario. Aunque sus espinas la protegen de los herbívoros esto no ocurre con algunas plagas y hongos contra los que no tiene defensa. Entre la plaga más común que presenta el Cardo se encuentra la rosquilla negra. Esta es provocada  por una oruga que se alimenta de las hojas más tiernas.

Los pulgones resultan molestos para esta especie, aunque hay que decir que existen remedios naturales para eliminar estos insectos. Se presentan como pequeños insectos de color verde, marrón, negro y amarillos que se alimentan de la salvia. Tienen una apariencia de manchas pegajosas e invaden toda la planta. El mildiu es un hongo que afecta desde las hojas hasta las flores. Lo ideal es controlarlo con plaguicidas orgánicos.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Sé el primero en comentar