Segador de Carolina (Carolina reaper)

dos frutos de la Carolina reaper en una rama

La Carolina reaper o como también se le conoce en algunos sitios, Segador de Carolina, es oficialmente uno de los pimientos más picante del mundo, ya que el más picante del mundo se llama aliento de dragón. Ya su propio nombre indica lo fuerte que puede ser.

Sin embargo, en el 2013 se le dio el título del pimiento más picante del mundo por el Libro Guinness de los Récords, aunque sigue siendo lo suficientemente picante como para causar quemaduras por contacto y debe ser utilizado con precaución.

Datos generales de la Carolina reaper

Carolina reaper encima de una mesa

La Carolina reaper es un cruce entre el conocido pimiento fantasma y el habanero rojo. La Universidad de Winthrop en Carolina del Sur fue el lugar de la prueba. Las unidades Scoville más altas que se midieron fueron más de 2.2 millones, siendo el promedio de 1, 641,000.

El sabor dulce y afrutado inicialmente es algo inusual en los pimientos picantes. Las vainas de la fruta también tienen una forma inusual, siendo pequeños frutos rojos y gordos con una cola parecida a la de un escorpión. La piel puede ser lisa o tener pequeñas protuberancias de granos por todas partes. La planta también se puede encontrar con frutos en color amarillo, melocotón y chocolate.

Por otra parte, tienes que saber que este es un pimiento que como su propio nombre indica, es nativo de Estados Unidos y pertenece a la familia del Capsicum chinense. La Carolina reaper es un pimiento que tiene que estar en un ambiente donde la temperatura tiene que estar entre los 14°C y los 25°C.

Si pretendes tener este pimiento en tu hogar, ya sea en una maceta o plantarla directamente en el suelo, que sepas que tienes que colocar la planta justo bajo un sol directo. Lo bueno es que se trata de una planta que no llega a alcanzar una gran altura. Lo máximo que puede alcanzar esta variación de pimiento son unos 100 cm de alto. Eso sí, cuando vayas a manipular la planta, ten mucho cuidado porque el solo roce de la planta con tu piel puede generar problemas serios.

Cultivo

rama lleno de frutos rojos picantes

Cultivar la Carolina reaper es casi tan fácil como la mayoría de los pimientos y vegetales, aunque les gusta un período de germinación cálido, y necesitan una larga temporada de crecimiento y mucho sol para cultivar las vainas más calientes del mundo.

Para su cultivo se debe mantener la humedad y un rango de calor constante y consistente. Para que tengas mayores probabilidades de hacer germinar tus semillas, ten en cuenta plantarlas a una profundidad de 0.5 cm.

Después, proveemos calor de fondo usando un tapete de calor para las semillas, y luz brillante, manteniendo las semillas húmedas todo el tiempo. Las semillas normalmente germinan en 7-21 días, pero ten paciencia. ¡A veces toma más tiempo!

Una vez que las semillas comienzan a brotar, lo que puedes hacer es cepillar con las manos las pequeñas plántulas de la Carolina reaper diariamente o ponerles un abanico. Esto ayuda a fortalecer los tallos y evita que las plántulas se «humedezcan», que es una devastadora enfermedad de hongos que afecta al nuevo tallo de la planta sólo a nivel del suelo.

Después de un tiempo, trasplanta las plántulas a varias macetas una vez que tengan unos pocos centímetros de altura con un par de juegos de hojas, y crezcan hasta que haya seis hojas verdaderas en la planta.

Cuando empiece a hacer suficiente calor fuera, tanto de día como de noche (a los pimientos no les gustan las temperaturas por debajo de 12°C), puedes llevarlas al exterior. Procura plantarlas directamente en tierra fértil, a unos 40 cm de separación entre cada planta. En cuanto al espacio que debe haber entre cada semilla, basta con que haya una separación de cinco centímetros como máximo.

Si lo haces, muy pronto tendrás el pimiento más picante del mundo creciendo en tu jardín. Solo que para cultivar y manipularla, vas a necesitar un poco de protección. Ahora, si lo quieres hacer como sueles cuidar el resto de tus plantas, ya eso queda bajo tu propio criterio.

Usos

Para obtener la gama completa de uso de este pimiento picante, puedes secarlo o triturarlo, para después condimentar tus recetas favoritas. También, puedes usarlo para agregarle sabor a muchos platos diferentes.

Estos pimientos son ingredientes comunes en diferentes tipos de salsas de pimienta, salsas y purés. Además, este tipo de pimiento picante es el favorito para usar en los concursos de comer pimienta.

La gente compite para ver cuántos pueden comer a la vez. El récord estaba en tres cuando Jason McNabb comió tres Carolina reaper en un récord de 10,95 segundos en 2014. Sin embargo, su récord pasó a la historia a principios de este año, cuando Wayne Algenio se comió 22 pimientos picantes en 60 segundos.

Necesidades de cultivo

Carolina reaper es una especie de chile muy picante

Tiempo de germinación

Tienes que saber que la germinación de este pimiento es bastante lenta si lo comparamos con otras especies de la misma familia. Y las semillas tardan alrededor de 2 a 4 semanas entera en germinar, siempre y cuando exista un ambiente cálido que no supere los 29°C.

Requisitos del suelo

El suelo a utilizar tiene que tener un nivel de pH ácido bastante ligero. Si es posible, debes conseguir un suelo con un nivel de pH entre los 6 y 6.5. Sin olvidar que la tierra tiene que drenar bien el agua una vez que se riega.

Por otro lado, tienes que hacer lo posible por proteger las raíces de la planta de las altas temperaturas. Esto es bastante fácil, ya que puedes utilizar algún mantillo o cualquier otro material que evite que las raíces se pudran mientras aún no se han desarrollado bien.

Necesidades de agua

No tienes que regar demasiado a esta planta, solo basta con que lo hagas una vez a la semana o siempre que notes que la tierra se haya secado por completo. Si es así, tienes que proceder con el riego. Eso sí, tienes que hacerlo justo en el momento antes que las hojas comiencen a marchitarse.

Ten en cuenta también que las altas temperaturas pueden causar que se marchiten las hojas de la Carolina reaper. Esto puede llegar a confundir a aquellos que aún no tienen el conocimiento ni la experiencia cultivando esta planta.

Si algo así sucede, examina bien la situación, ya que si se ha marchitado las hojas no significa que la planta necesita más agua. Esto es más bien un proceso natural y es considerado un mecanismo de defensa para alertar a las personas que le están agregando demasiada agua. Con esta información, ahora ya puedes comenzar a plantar y cultivar la Carolina reaper en el patio de tu hogar o en alguna maceta que tengas por allí disponible.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.