Celinda (Philadelphus coronarius)

Cuando se vive en una zona donde el invierno es especialmente duro para la gran mayoría de plantas, a veces es muy difícil encontrar alguna que realmente se ajuste a nuestras necesidades. Pero afortunadamente la celinda es una de las que, sin duda, más bonitas quedará en nuestro rincón favorito.

Sus hojas son muy bonitas, pero sus flores son una preciosidad ya que además desprenden un olor dulce que recuerda al del azahar. ¿Te imaginas pasar por su lado y sentirlo? Nosotros te invitamos a que hagas de tu ilusión una realidad. De decirte cómo cuidarla nos encargamos en este artículo. 🙂

Origen y características

Nuestra protagonista es un arbusto caducifolio (pierde las hojas en otoño/invierno) cuyo nombre científico es Philadelphus coronarius. Popularmente se le conoce como celinda, celindo, filadelfo, falso jazmín, falso naranjo e incluso jeringuilla. Es originario del sur de Europa, aunque hoy en día se puede encontrar en prácticamente todas las regiones templadas o templadas-frías del mundo.

Alcanza una altura de 1 a 3 metros, y una anchura de 1,5-2m. Sus hojas son ovaladas o elípticas, finas, de color verde. Las flores son blancas, aromáticas, miden unos 3cm de diámetro y se agrupan en racimos de hasta diez. Estas aparecen en mayo en el hemisferio norte. El fruto es una cápsula tetrámera en cuyo interior encontraremos semillas pequeñas en gran número.

¿Cuáles son sus cuidados?

Philadelphus coronarius ‘Aureus’

Si te animas a tener un ejemplar, te recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

Ubicación

La celinda ha de estar en el exterior, ya sea a pleno sol o en semisombra.

Tierra

  • Maceta: sustrato de cultivo universal mezclado con un 30% de perlita. Puedes conseguir el primero aquí y el segundo por aquí.
  • Jardín: es indiferente siempre que tenga buen drenaje y sea fértil.

Riego

Dependerá de la zona y del clima, pero para que tengas una idea en general se aconseja regar 3 veces por semana en verano y 2 veces/semana el resto del año. Si en tu zona suele llover con frecuencia tendrás que disminuir la frecuencia, o por el contrario si es muy seca aumentarla.

Abonado

Desde comienzos de primavera hasta finales del verano o comienzos de otoño se debe abonar con abonos ecológicos una vez al mes para que tenga un buen crecimiento y un mejor desarrollo.

Época de plantación o trasplante

Puedes plantar tu celinda en el jardín en primavera, en cuanto el riesgo de heladas haya pasado. Si está en maceta, trasplántala cada dos años, también en la estación de las flores.

Poda

Después de la floración hay que quitar los tallos enfermos, secos o débiles, y recortar aquellos que hayan crecido en exceso dándole un aspecto desgarbado. Usa para ello unas tijeras de poda para los más delgados, y una pequeña sierra de mano para los más gruesos. No te olvides de desinfectar las herramientas antes y después de su uso, por ejemplo con alcohol de farmacia o con algunas gotas de lavavajillas.

Multiplicación

Se multiplica por esquejes en primavera, de la siguiente forma:

  1. Primero debes de cortar un trozo de rama de unos 40cm.
  2. Luego, impregna la base con enraizantes caseros.
  3. A continuación, plántalo en una maceta con sustrato de cultivo universal mezclado con un 30% de perlita que habrás regado previamente.
  4. Después, coloca la maceta en el exterior, en semisombra.
  5. Por último, ve regando regularmente de manera que la tierra no pierda humedad.

Así, emitirá sus propias raíces al cabo de 1-2 meses. De todos modos, para aumentar las probabilidades de éxito te recomiendo espolvorear cobre o azufre ya que así se previenen las infecciones fúngicas (por hongos).

Plagas

Puede verse afectada por:

  • Cochinillas: ya sean algodonosas o de tipo lapa. Las verás sobretodo en el envés de las hojas y en los tallos más tiernos. Se alimentan de las células de las plantas, pero se pueden combatir bien con anticochinillas, o incluso con tierra de diatomeas (la dosis es de 35g por litro de agua).
  • Pulgones: son parásitos que miden unos 0,5cm que se adhieren al envés de las hojas y a las flores para alimentarse de ellas. Pueden ser amarillos, marrones o verdes, y se combaten con insecticidas específicos. Se pueden controlar con trampas adhesivas amarillas.

Enfermedades

Si se riega en exceso, o si se mojan las hojas puede verse afectada por oidio o roya que se trata con fungicidas. De todas maneras, la mejor curación es la prevención, y para ello hay que controlar el riego y no mojar nunca hojas ni flores.

Rusticidad

Es muy resistente. Puede soportar hasta los -10ºC.

¿Qué te ha parecido la celinda? Como hemos visto, es una planta muy interesante tanto para tener en maceta como en el jardín, ya que es muy fácil de cuidar y adaptable. Espero que puedas disfrutar mucho de ella porque, la verdad, vale mucho la pena reservarle un hueco en el jardín o patio.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Árboles y arbustos

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta trabajar con la tierra y observar el comportamiento de cada uno de los seres vegetales, pues todos tienen características que los hacen únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.