Celosia plumosa: cuidados

Celosia plumosa: cuidados

Seguro que, más de una vez, has visto en el vivero o en grandes comercios en la sección de jardinería una planta que atrae que la toques, y cuando lo haces, es tan suave y con colores tan llamativos que no puedes evitar llevártela a casa. Te hablamos de la celosia plumosa. Cuidados tiene muy pocos y es una de las plantas más vistosas y decorativas que hay.

Pero, si la tienes, debes aprender cuáles son las necesidades de esta planta para que te dure mucho. ¿Te hablamos de los cuidados de la celosia plumosa?

Cómo es la celosia plumosa

Cómo es la celosia plumosa

Antes de hablarte de los cuidados que precisa la celosía plumosa es conveniente conocer un poquito sobre esta planta.

La celosía plumosa, de nombre científico Celosia argentea var. plumosa, es una planta que puede llegar a medir entre 20 y 80 centímetros. Otros nombres por las que se le conoce son terciopelo, cresta de gallo o abanico. Es originaria de África y La India, zonas en las que son más comunes. Aunque también se dice que es originaria de América, sobre todo de la zona tropical.

Son plantas anuales, es decir, que siguen un ciclo de nacimiento, crecimiento, desarrollo y muerte. Su característica más especial son sus flores, que es lo más llamativo, porque se agrupan en inflorescencias muy densas y de carácter plumoso que hace que no te puedas resistir a no tocarla. Eso sí, puede ser de muchos colores, desde rojo, amarillo, rosa, naranja…

La época de floración de esta planta esa final del verano y durante el otoño, razón por la que es habitual verlas en esas semanas en supermercados y viveros (el resto del tiempo pasan más desapercibidas).

En cuanto a las hojas, estas no destacan demasiado ya que son de entre 3 y 5 centímetros y de color verde. Realmente lo más destacable son las flores.

Celosia plumosa: cuidados que necesita

Celosia plumosa: cuidados que necesita

¿Quieres tener una celosía plumosa y los cuidados te preocupan? No te preocupes porque es una planta que puedes tener fácilmente en casa y que no es demasiado exigente. Además, cuentas con esta guía de cuidados.

Ubicación

La celosía plumosa es una planta que suele adaptarse a todo. Puedes tenerla tanto en el exterior como en el interior. ¿Su mejor ubicación? Fuera de casa y expuesta al sol.

Es una planta a la que le gusta mucho el sol y es la forma de que florezca ya que, si la tienes en casa, va a ser más complicado de que lo haga.

Eso sí, si donde vives el sol calienta demasiado, sobre todo en invierno, puede ser recomendable moverla a un lugar en semisombra, al menos durante las hojas de mayor incidencia solar para evitar que las hojas y las flores se le vayan a quemar.

Como planta de interior se puede tener, pero es importante ponerla en una zona con mucha iluminación, incluso solar directa (siempre que no medie entre ellos un vidrio ya que podría quemar la planta al hacer un efecto lupa).

Temperatura

Esta planta requiere un mínimo de temperatura, de unos 15-20 grados. Por debajo de estos suele sufrir porque no es su temperatura habitual.

Así que si quieres darle unos cuidados a la celosía plumosa perfectos su ideal serían entre los 20 y 23 grados centígrados.

Esto quiere decir que no soporta las heladas y tampoco le gustan las corrientes de aire o cambios drásticos de temperatura.

Tierra

El sustrato que necesita esta planta va a depender de dónde la quieras plantar. Y es que no es lo mismo tenerla en el jardín, en el suelo, que hacerlo en una maceta. ¿Por qué? Porque en este segundo caso no puede buscar los nutrientes al estar limitada en el espacio.

Por eso, si vas a plantarla en una maceta, asegúrate de que le pones sustrato universal mezclado con un 30% de perlita (para que la tierra drene bien).

En el caso de jardín, puedes ponerla en un suelo de cualquier tipo, aunque si lo que quieres es que florezca y te dé gran cantidad de flores, es mejor en un terreno que sea fértil.

Eso sí, algunos expertos recomiendan que el pH de la tierra debe estar entre 6 y 6,4 para que la planta se sienta a gusto. Si este es más elevado puede no salir adelante.

Además, son exigentes en cuanto a nutrientes. Por ejemplo, el potasio, magnesio y boro son tres componentes que, si se los das, ayudará que las flores no salgan pequeñas o deformadas, sino todo lo contrario.

Celosia plumosa: cuidados que necesita

Riego

El riego es una de las necesidades más importantes de la celosia plumosa. Y también la que puede acabar con la vida de la planta. Por eso, debes conocerla a fondo.

Para empezar, debes saber que no necesita un riego constante ni moderado. Dependiendo de la época del año tendrás que regarla más o menos. Esto quiere decir:

  • En verano, deberás regar cada dos días. O cuando veas que, por la temperatura, se le seca la tierra (si está a pleno sol y en época de mucha calor a lo mejor tienes que regarla varias veces al día).
  • En invierno, tendrás que regarla solo cuando veas que tiene la tierra seca. Eso dependerá del clima, humedad, etc.

Lo que sí es importante es, a la hora de regar, no hacerlo sobre las flores ni sobre las hojas, porque, primero, con el sol pueden quemarse; y, segundo, harás que sean atractivas para los insectos y pueden comérselas. Riega siempre en la base del suelo.

Abonado

La celosía plumosa sí que agradece un abonado durante la época de primavera y verano porque le ayuda a florecer con más intensidad. Eso sí, recuerda escoger uno que sea adecuado para esta planta (cubriendo sus mayores necesidades).

Puedes usar tanto abono líquido como en bolitas. Y siempre usando una cantidad algo menor que la que se refleje en el envase.

Plagas y enfermedades

No deberías tener problemas con la celosía plumosa, si bien has de cuidarla del oídio y de los ácaros. También los caracoles y babosas (porque sienten predilección por esta planta).

Multiplicación

La reproducción de esta planta se lleva a cabo siempre a través de semillas. Estas se pueden plantar en primavera o bien en invierno, pero solo si dispones de un invernadero o una zona donde puedas mantenerle una temperatura constante superior a 15-18 grados.

Para ello, solo tienes que coger una maceta y echarle tierra (ya sabes, sustrato universal con perlita)

Riega empapando muy bien la tierra antes de poner la semilla (si lo haces al revés al final se puede perder). A continuación debes poner la semilla, no demasiado honda, y cubre ligeramente.

Con un spray vuelve a pulverizar por la zona donde está la semilla y ponlo todo a pleno sol.

Lo más importante es mantener húmedo el sustrato siempre para que germine en unas dos semanas.

¿Has tenido alguna vez una celosía plumosa? ¿La disfrutas ahora? Cuéntanoslo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)