Césped amarillo: causas y soluciones

Césped amarillo

Durante el verano, es más frecuente tener un césped amarillo poco atractivo. Esto se debe a las condiciones extremas en el clima que suele ser más seco y caliente. También existen otros problemas que pueden provocar la decoloración del césped. Éstos incluyen orina de perro, parásitos, uso excesivo y cantidades de fertilizante. ¿Pero sabes cómo hacer que un césped amarillo vuelva a ser verde? Esta pregunta puede ser un poco complicada de resolver porque va depender del tipo de problema que tengas. 

La falta de nutrientes es la causa más común de césped amarillento. En el suelo no es bueno para el césped y lo hace vulnerable a plagas de insectos y enfermedades. La deficiencia de hierro suele ser la causa de las manchas amarillas, especialmente en primavera. Esto sucede cuando se agregan plantas o materia orgánica con alto contenido de carbono al suelo. Además, algunos organismos usan nitrógeno en el suelo para descomponer el carbono, lo que puede provocar una deficiencia de nitrógeno si no se reponen los nutrientes.

Causas del césped amarillo

Consigue semillas de césped al mejor precio

Los problemas de amarillamiento suelen afectar un poco al césped en todas las estaciones con un pico durante el verano. El clima excesivamente caluroso y las áreas expuestas a pleno sol durante todo el día se secarán rápidamente y el calor estresará el césped.

Esto resulta en áreas amarillas. Un riego más frecuente y profundo generalmente solucionará el problema. Las causas son muchas y variadas, y comprender qué causó el color amarillento a veces no es fácil.

Riego

Esta es la causa más simple: si un área del césped no recibe agua y no se riega lo suficiente, el césped primero se seca (cambia de color y se vuelve oscuro y descolorido) y luego se vuelve amarillo. En este caso es fácil entender la causa pero es necesario medir con precisión (usando un pluviómetro ), que la cantidad justa de agua llega al punto amarillento: es decir, unos 35 litros por metro cuadrado por semana. ¡Pero ten cuidado de regar bien y tomar descansos!

Hongos y otras enfermedades

Las enfermedades por hongos son una de las causas más comunes de coloración amarillenta del césped. La paradoja es que muchas veces se ven favorecidas por un riego excesivo (la hierba mantenida húmeda todos los días o regada por la noche atrae patologías como la miel para abejas). Una vez que las enfermedades se han manifestado es difícil erradicarlas. Y es por ello que la única forma de evitarlas sigue siendo la prevención para empezar cuanto antes sin perder ni un segundo.

Fertilización

Es evidente que si no alimentamos correctamente el césped tarde o temprano se debilita y tiende a amarillear. Cada temporada tiene sus necesidades y si no abona el césped al menos 4 veces al año, definitivamente lo pones en crisis. Pero lo contrario también es cierto, es decir, que el césped se puede secar por exceso o error en el fertilizante: estos productos son básicamente sales. Un uso demasiado concentrado, en dosis incorrectas o del tipo incorrecto puede provocar quemaduras y coloración amarillenta.

Si esto sucede, los granos del fertilizante deben ser retirados manualmente (si es posible) y se le ha de dar un riego intenso y localizado seguido de una bioestimulación foliar con ácidos húmicos. El uso de fertilizantes de liberación lenta y buenos carros esparcidores de fertilizantes limita en gran medida el peligro de estas quemaduras.

Orina animal

La orina ácida de algunas mascotas puede provocar quemaduras intensas y bien definidas. Estas manchas a menudo se confunden con enfermedades fúngicas. Reconocerlos es muy sencillo: basta con oler la zona y el típico olor a amoniaco indicará inmediatamente los hábitos alegres de perros y gatos. Es un problema que solo se puede solucionar haciendo que el animal cambie de hábitos o que intente cambiar su dieta. En zonas sujetas a este tipo de amarilleamientos conviene mojar intensamente y realizar una bioestimulación con productos depurativos a base de ácidos húmicos.

Sobrecalentamiento

Todas las piezas de hormigón, piedra, tejas, hierro, etc. tienden a calentarse mucho más que el suelo y a mantener el calor incluso de noche. En otras palabras, sobrecalientan las hojas y el suelo durante muchas horas provocando altos niveles de evaporación y transpiración. Esta falta de agua produce un color amarillento. Es un fenómeno que también puede ocurrir en presencia de césped sobre un garaje con poca tierra, o en presencia de tuberías, piedras o chorros de hormigón en el subsuelo.

El mismo problema también ocurre en presencia de prados en un suelo rico en piedras. Aquí la solución es regar con más frecuencia y realizar un par de tratamientos con productos a base de algas pardas, junto con agentes tensioactivos, muy potentes en estas situaciones.

Manchas secas

Es un fenómeno extraño pero más frecuente de lo que imaginas. El suelo, por causas derivadas de fenómenos de compactación y composición, se vuelve hidrofóbico en algunas zonas, es decir, incapaz de absorber agua. Podemos mojar todo el tiempo que queramos pero el agua no pasa bajo tierra sino que se desliza hacia los lados.

Los puntos secos se identifican fácilmente: primero medimos que el agua realmente llega a través de un pluviómetro; y luego revisamos el suelo perforando agujeros profundos con un punzón: si el suelo es más duro y compacto que las áreas vecinas están en presencia de una mancha seca. Corregir este comportamiento es simple: solo realiza un par de tratamientos con humectantes en primavera u otoño, agujeros y escarificaciones con el agregado de arena para césped.

Cortadoras de cesped

Los cortacésped pueden afectar el césped de dos formas distintas: Las briznas de hierba retienen nutrientes y humedad, por lo que cuando cortas la hierba demasiado corta, se pone amarilla. Si esto sucede continuamente, debes ajustar la altura de la cuchilla de la podadora para asegurarte de que quede suficiente pasto para contener los nutrientes y el agua necesarios para que crezca.

Si se escapa gasolina por el césped mientras se llena una cortadora de césped, se puede dañar y matar el césped. Cuando llenes tu podadora, asegúrate de hacerlo lejos del césped y diluirlo con agua para evitar contaminar el suelo.

¿Cómo recuperar un césped amarillo?

Causas del césped amarillo

Simplemente no hay forma de evitar esto, y es la razón número uno por la que los céspedes pierden su color y se vuelven enfermizos: la falta de nutrientes. Los céspedes necesitan nutrientes. Esto se consigue aplicándoles fertilizantes para césped durante todo el año en intervalos de 6 a 8 semanas.

La regla general es fertilizar cada temporada. Estos productos contienen todos los nutrientes que el césped necesita para sobrevivir, prosperar y mantenerse saludable y verde. Todos los propietarios deben implementar un buen régimen de fertilización del césped como una práctica normal de cuidado de su hierba.

En general esto es lo que debes hacer para recuperar un césped amarillo. Para evitar que el césped se vuelva amarillento, puedes practicar varios hábitos saludables como estos:

  • Regar el césped a menudo parece una tarea relativamente simple, pero muchas personas no lo manejan adecuadamente, como resultado, el césped sufre.
  • El riego solo debe hacerse por la mañana: Esto evita que se establezcan las enfermedades del césped y le da a los céspedes el agua en el único momento en que pueden absorberla, que es durante el día.
  • Regar por la noche simplemente desperdicia grandes cantidades de agua y puede causar la acumulación de moho que promueve enfermedades.
  • Si es necesario, los tiempos de riego y reticulación también deben monitorearse y ajustarse según sea necesario.
  • Si el césped tiene un suelo pobre, entonces el agua no puede esparcirse adecuadamente por todo el perfil del suelo, ni el suelo puede retener el agua durante largos períodos de tiempo si es repelente al agua.
  • Se aconseja evitar plantar árboles cerca para que entre mucha luz solar en el área.
  • Mejora el drenaje en el césped y airea el suelo para aumentar la circulación de aire hacia las raíces.
  • Recoge los restos de poda que pueden albergar plagas y enfermedades. Lo mismo ocurre con las hojas caídas.
  • Fertiliza como se recomienda y ten cuidado con las malezas que pueden absorber los recursos del césped.
  • Usa tierra o arena para rellenar las áreas bajas de tu césped donde el agua puede acumularse y generar enfermedades. De esta manera, puedea asegurarte de que tu césped esté nivelado.
  • Cultiva el césped adecuado para tu región o clima.
  • Revisa su suelo en busca de deficiencias y agrega fertilizante o nutrientes para enriquecer tu suelo.
  • Siempre corta a la altura correcta para tu césped.
  • Corta con cuchillas afiladas y solo cuando el césped esté seco.
  • ¿Has aireado tu césped últimamente? La aireación aflojará el suelo y permitirá que más oxígeno, nutrientes y agua lleguen a sus raíces.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.