Chamaedorea: cuidados

Las palmeras Chamaedorea son fáciles de cuidar

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

Las Chamaedorea son palmeras que ocupan poco espacio, motivo por el que se pueden tener en macetas o en jardines pequeños. Además, tienen hojas pinnadas muy bonitas, de color verde o azulado, y su tronco es muy delgado, tanto que parecen cañas de bambú.

Por eso, son plantas muy queridas para decorar, ya que además su mantenimiento es sencillo. Si tienes dudas, a continuación vamos a explicarte cuáles son los cuidados de la chamaedorea.

¿En interior o en exterior?

Por lo general, se tiene la costumbre de pensar que las Chamaedorea, todas ellas, no resisten el frío y que, por lo tanto, han de estar dentro de casa. Pero la realidad es que depende de la especie y del clima que haya en nuestra zona. Así que aquí te decimos cuánto resisten las especies más cultivadas:

  • Chamaedorea cataractarum: hasta los -3ºC.
  • Chamaedorea elegans: que es la más común, resiste hasta los -2ºC. Ver ficha.
  • Chamaedorea metallica: hasta los -2ºC.

  • Chamaedorea microspadix: hasta los -3,5ºC.
  • Chamaedorea radicalis: hasta los -3ºC.
  • Chamaedorea seifrizii: hasta los -3ºC.

Como ves, no es del todo cierto que no les guste las temperaturas bajas. Son bastante tolerantes al frío, pero las heladas son otro tema. Aguantarán sin problemas las débiles, pero solo si son de corta duración. Asimismo, es importante que se tengan en zonas resguardadas, por ejemplo, en un patio con techo, entre plantas grandes que les corten un poco el viento, en una esquina del solar.

En caso de duda, lo mejor sí será tenerlas dentro de casa, donde además van a crecer muy bien.

¿Sol o sombra?

En el jardín han de estar en sombra, puesto de lo contrario el sol las quemaría. Pero dentro de casa las pondremos en una habitación en la que haya mucha claridad, pero nunca cerca de una ventana, y es que de lo contrario los rayos del astro rey también podrían provocarles quemaduras importantes al atravesar el cristal.

¿Qué tipo de tierra les viene bien?

Son palmeras que crecen en suelos ligeros y fértiles. Pueden hacerlo en los calizos, aunque si es muy compacto y/o con tendencia a erosionarse, es importante que se haga un agujero de al menos medio metro de ancho y profundo, y llenarlo después con sustrato universal, o con una mezcla a partes iguales de turba, perlita (en venta aquí) y humus de lombriz.

En el caso de tenerlas en macetas, se puede usar sustrato para plantas verdes (en venta aquí). Pero eso sí, ten en cuenta que, además, el recipiente en el que vayan a estar ha de tener agujeros en su base, puesto que de lo contrario las raíces podrían morir como consecuencia de la acumulación del agua en el interior de la maceta.

¿Cómo y cuándo regar a las Chamaedorea?

La Chamaedorea cataractarum es una palmera preciosa

Imagen – Flickr/Scott Zona

El riego es uno de los principales cuidados que tenemos que proporcionarles a las Chamaedorea. No son palmeras que resistan la sequía, pero el exceso de agua también les causa problemas. Por eso, se deben regar con frecuencia durante el verano, más o menos dos veces a la semana, y más si están en el exterior ya que en esas condiciones la tierra se seca rápido.

Durante los meses fríos apenas crecen, y como además la tierra permanece mucho más tiempo húmeda, tenemos que dejar pasar más días entre un riego y el siguiente. Además, siempre que sea posible usaremos agua de lluvia; no en vano, es la mejor que pueden recibir las plantas; pero en caso de que no podamos conseguirla, se puede usar una que sea apta para consumo humano, o incluso la del grifo siempre que no tenga mucha cal.

Cada vez que haya que regarlas, echaremos el agua a la tierra, sin mojar las hojas. Hay que echar hasta que la tierra esté empapada.

¿Cuándo abonarlas?

A las Chamaedorea conviene abonarlas durante la primavera, que es cuando empiezan a crecer, pero también en verano. Así conseguiremos que aprovechen al máximo su temporada de crecimiento. Por eso, usaremos abonos específicos para estas plantas (en venta aquí), aunque también es recomendable abonarlas con productos naturales, como el humus de lombriz o el guano (en venta aquí), especialmente si están plantadas en el suelo.

Pero en cualquier caso, se han de seguir las indicaciones del envase. No por echar más cantidad vamos a lograr que crezcan más rápido, al contrario. Cuando la tierra tiene exceso de abono o fertilizante, las raíces se queman.

¿Cuál es la mejor época para trasplantarlas?

Como son plantas que toleran el frío pero no las heladas, y que necesitan calor para crecer, tendremos que plantarlas en macetas más grandes o en el suelo durante la primavera, o si se quiere a principios de verano. En cualquier caso, hay que hacerlo con delicadeza, procurando no manipular las raíces.

Además, solo hay que hacerlo cuando haya enraizado bien en la maceta; es decir, cuando su sistema radicular haya crecido tanto que sus raíces empiecen a entrelazarse por fuera del recipiente. De esta forma, al sacar la planta de la maceta el pan de tierra o cepellón no se va a desmoronar, algo que asegurará el éxito del trasplante.

Teniendo esto en cuenta, si queremos plantarlas en una maceta más grande hay que buscarle una que sea unos 5 o 6 centímetros más ancha y alta que la que ya tiene; y si vamos a tenerlas en el suelo, antes de sacarlas hay que cavar el agujero y prepararlo, para que así luego solo tengamos que introducirlas en él.

Problemas más habituales de las Chamaedorea

Las Chamaedorea son palmeras fáciles de cuidar

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

Estas plantas no suelen ser demasiado delicadas, pero a veces sí que pueden tener problemas:

  • Hojas arrugadas: puede ser que esté pasando mucho calor, pero también que tenga alguna plaga. Comprueba el envés de las hojas, ábrelo si lo ves cerrado, y mira a ver si tiene cochinillas o pulgones, que son dos de las plagas que hacen que sus hojas se plieguen. En el caso de que no haya nada, entonces llévala a una habitación más fresca; pero si tiene plagas, límpiale las hojas con agua y jabón neutro, o trátalas con tierra de diatomeas (en venta aquí) o jabón potásico.
  • Hojas secas: es posible que sea por una humedad ambiental baja, por las corrientes de aire, un mal riego o una ubicación inadecuada en la que el sol le da directamente o a través de una ventana. Por eso, hay que ponerlas en sombra si están fuera, o en una habitación en la que haya mucha luz natural si van a estar en casa; además, en caso de que el ambiente sea seco, se han de pulverizar sus hojas con agua sin cal, y no ponerlas nunca cerca de aparatos que generen corrientes de aire, como ventiladores o el aparato del aire acondicionado. Si tenemos dudas sobre cuándo regarlas, podremos usar un medidor de humedad (en venta aquí).
  • Hojas decoloradas: puede ser que esté en una habitación en la que entra poca luz, que se esté quemando por el sol o que tenga alguna plaga como araña roja, trips o pulgones. En el primer caso, la llevaríamos a una habitación en la que entrase más luz natural; en el segundo la alejaríamos del astro rey o de la ventana, y en el tercero la trataríamos con jabón potásico (en venta aquí) por ejemplo.

Esperamos que ahora sepas cuáles son los cuidados de la Chamaedorea.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.