Cuidados de la chumbera en maceta

La chumbera puede estar en maceta

La chumbera es un cactus que crece muy rápido, y que, además, puede hacerse muy grande. Es fácil que supere el metro de altura y que llegue a medir lo mismo o más de ancho. Sin embargo, es una planta muy resistente, que se recupera muy bien de la poda. Por eso, no sería raro preguntarse si es posible tenerla en una maceta.

Y lo cierto es que si me preguntas a mí, te diría que no es lo más aconsejable. Pero eso no significa que no pueda tenerse una chumbera en maceta, porque sí se puede. Solo hay que saber cómo lograrlo.

¿Qué tipo de maceta necesita?

La chumbera es un cactus

La maceta idónea para la chumbera es una con orificios de drenaje, y del tamaño adecuado para que pueda crecer con total normalidad durante un tiempo. El material con el que esté fabricada es indiferente, aunque recomiendo que sea de barro pues así podrá enraizar mucho mejor.

De todas formas, a medida que se vaya volviendo cada vez más grande, será preferible plantarla en una maceta de obra de gran tamaño, a no ser que tengas intención de podarlas con regularidad con el objetivo de mantenerla pequeña.

Pero, ¿cómo de grande ha de ser? Bueno, es un cactus que crece rápido, así que la maceta nueva debe medir unos diez centímetros de ancho y de alto más de lo que mide la que tiene ahora.

¿Qué tierra o sustrato se le ha de poner?

Las chumberas crecen en suelos que no se encharcan con facilidad, y que además drenan bien el agua. Pueden hacerlo incluso en aquellos que no contienen una gran cantidad de nutrientes (es decir, en suelos pobres), por lo que no será necesario ponerle a tu planta la tierra de más alta calidad que encuentres.

Pero tampoco sería buena idea plantarla en una que fuese muy compacta, pues en este tipo de tierras las raíces no están bien aireadas, ya que el aire apenas puede circular bien entre los granitos que las forman. Por ello, cuando se humedecen, permanecen húmedas mucho tiempo; y cuando se secan, a menudo cuesta mucho volver a humedecerlas, ya que se compactan tanto que se convierten en tierras impermeables.

Dicho esto, lo mejor que podemos hacer es plantar nuestra chumbera en sustrato para cactus para que no tenga problemas. Puedes comprarlo aquí.

¿Cada cuánto regar a la chumbera en maceta?

La chumbera es un cactus que no se ha de regar con frecuencia. De hecho, hay que hacerlo solo y únicamente cuando la tierra esté seca por completo. Resiste muy bien la sequía, pero lo cierto es que el exceso de agua le puede causar daños muy serios, hasta el punto de que, en casos extremos, las raíces podrían llegar a estar tan dañadas que la única forma de salvar el cactus sería multiplicándolo por esqueje de hoja (penca o segmento).

Así que para evitar llevarla hasta eso, vamos a regarla muy poco: una vez a la semana durante el verano, o dos durante una ola de calor; y una vez cada 20 o 30 días el resto del año, salvo que las temperaturas se mantengan por encima de los 20ºC, en cuyo caso sí será preferible regarla una vez cada 10 o 15 días.

Cuando llegue el momento, echaremos el agua a la tierra, y seguiremos echando hasta que salga por los agujeros de la maceta. Si le tenemos puesto un plato debajo, lo escurriremos a los diez minutos de haber regado para que la planta no se pudra.

¿Se ha de abonar?

La chumbera produce flores amarillas

No es obligatorio. La chumbera es una planta que no necesita de una gran cantidad de nutrientes para estar perfecta. Sin embargo, si quieres puedes abonarla con un abono para cactus líquido como este, pero sigue las instrucciones de uso, las cuales suelen consistir en diluir una pequeña cantidad de agua antes de aplicárselo.

Es muy importante seguir las recomendaciones del fabricante, pues de lo contrario la chumbera va a salir perjudicada.

¿Cuándo y cómo podar a la chumbera en maceta?

Si tenemos en cuenta que puede convertirse en un cactus de gran tamaño, y que nuestra intención es mantenerlo en una maceta, vamos a tener que podarlo sí o sí con relativa con frecuencia, en primavera. Esta poda consistirá, básicamente, en eliminar hojas (pencas o segmentos), procurando darle una forma más o menos redondeada y bonita. Es decir, no hay que quitar por quitar, sino que primero se ha de observar el cactus a cierta distancia y pensar cómo nos gustaría que se viera.

Por supuesto, antes de podar, nos pondremos guantes -preferiblemente unos que sean de tela gruesa- y limpiaremos la herramienta de poda, la cual puede ser un serrucho, con agua y jabón.

¿Cada cuánto hay que cambiarla de maceta?

Aunque vayamos a podarla, de tanto en cuando tendremos que cambiarla de maceta. El trasplante se hará cuando las raíces asomen por los agujeros de drenaje, o bien cada 2 o 3 primaveras, dependiendo de lo rápido que crezca.

De todas formas, puede llegar un momento en el que lo más aconsejable sea plantarla en una maceta de obra que mida al menos 1 x 1 metros.

¿Se ha de poner en el exterior o en el interior?

La chumbera crece rápido

Es un cactus muy demandante de luz solar, motivo por el que no puede vivir en interiores a no ser que se tenga una habitación con ventanas por las que entren los rayos solares. Por ello, es mejor tenerlo fuera de casa.

Solo de este modo va a poder crecer bien. Asimismo, has de saber que soporta las heladas de hasta los -5ºC, así que si en tu zona hace más frío, deberás protegerla con una malla antiheladas.

Espero que te sirvan estos consejos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.