Cuidados del ciclamen en exterior

El ciclamen en exterior requiere pocos cuidados

El ciclamen es una planta con flor que normalmente tenemos dentro de casa. No es de las más exigentes, y no necesita de muchos cuidados, así que es normal que nos encante tenerla en la vivienda. Pero, ¿es posible tenerla fuera? Sí, por supuesto.

De hecho, en climas templados o suaves, existe la costumbre de tenerlo en el balcón, o de sacarlo al patio por la mañana, y de meterlo de nuevo en casa al anochecer. Incluso hay quien lo mantiene siempre a la intemperie. Así que, ¿cómo se cuida el ciclamen en el exterior?

Que no le falte luz

El ciclamen necesita luz

Para florecer, el ciclamen se ha de poner en una zona en la que haya luz. No necesariamente tiene que ser directa, pero sí que es aconsejable. En ningún caso se debe poner en un lugar oscuro, pues en esas condiciones no florecería y las hojas perderían color, además de salud. Por ello, unos buenos sitios pueden ser los que he mencionado antes: balcón, repisa de la ventana, patio, terraza, o jardín.

Asimismo, y teniendo en cuenta que es una planta que no supera los 30 centímetros de altura cuando florece, se debe poner delante de otras que sean más grandes, pues de lo contrario estas le darían sombra.

¿Maceta o suelo?

Donde quieras. Como es una planta pequeña, se puede plantar tanto en macetas como en el suelo. No ocupa mucho espacio, y tampoco tiene raíces invasivas. Pero sí que debes tener en cuenta lo siguiente:

  • En caso de tenerla en maceta, esta ha de tener agujeros en su base. Si se le salen las raíces, la acabas de comprar o lleva más de dos años en la misma, plántala siempre en una que sea unos 5 centímetros más ancha y alta. Ponle tierra universal de alguna marca conocida, como Flower o Fertiberia.
  • En caso de tenerla en el suelo, la tierra debe de absorber y filtrar rápido el agua; es decir, no se ha de encharcar fácilmente. De ocurrir, haz un agujero que mida unos 50 x 50cm, y llénalo con sustrato universal para plantas.

Riego del ciclamen en el exterior

El ciclamen puede tener las hojas amarillas si se riega mucho

¿Cómo regar al ciclamen? Es una planta que no se ha de regar mucho, pues no lo necesita. Ahora bien, sería un error pensar que puede aguantar mucho tiempo sin recibir una sola gota de agua. Por consiguiente, aconsejamos rehidratarlo cada 3 o 4 días.

Para ello, hay que usar agua que sea apta para consumo humano, o bien de lluvia. Si la del grifo tiene mucha cal, terminaría por causarle daño ya que le taponaría los poros. Por eso, es importante evitar usarla para regar.

¿Se puede tener el ciclamen en agua?

Existe la creencia de que el ciclamen puede estar bien en una maceta sin agujeros y sin tierra, solo con agua. Pero no, no es una planta acuática, de modo que no se debe tener en esas condiciones, no si se quiere mantener durante unos cuantos años. Existen especies que sí se sentirán felices con las raíces sumergidas, como el jacinto de agua o el nenúfar, pero nuestro protagonista moriría pronto ahogada.

Así que si alguien te dice que la tengas con las raíces sumergidas… es mejor que no le hagas caso. Tampoco sería buena idea tenerla en maceta con un plato debajo siempre, salvo que lo escurras después de regar.

¿Cuándo abonarlo?

El abonado se hará mientras esté floreciendo, esto es, en invierno y primavera. De este modo, el ciclamen podrá producir muchas flores y durante un periodo de tiempo algo más largo. Pero ojo, para conseguir los resultados que esperas, debes de abonarlo con un fertilizante líquido que sea específico para plantas con flor (en venta aquí).

Sigue las instrucciones de uso, ya que sino podrías provocarle una sobredosis. Y el exceso de abono o de fertilizante es una de las causas más comunes de muerte de las plantas, por eso es tan importante leer las indicaciones del envase, puesto que así se evita que las raíces sufran daños.

¿Cómo conservar el ciclamen de un año para otro?

El ciclamen es una bulbosa perenne

Imagen – Wikimedia/Tejvan Pettinger

Tras la floración, tanto las hojas como las flores se marchitan y se secan. Cuando eso sucede, a primera vista da la impresión de que ha muerto, pero lo cierto es que no es así: el rizoma aún sigue vivo, y brotará el año siguiente si se cuida debidamente. Por eso, se pueden hacer dos cosas:

  • Una, dejarlo en la maceta o en el suelo y regar muy de vez en cuando.
  • O dos, sacarlo, limpiarlo con un pincel o trapo secos, y guardarlo en una bolsita o caja de papel o cartón en una habitación.

En cualquier caso, para que le vaya bien, es importante que esté expuesto a temperaturas bajas; es decir, que sienta un poco el frío. Así podrá brotar cuando le llegue el momento.

Consejos como conservar un ciclamen de un año para otro
Artículo relacionado:
Cómo conservar el ciclamen de un año para otro

Esperamos que ahora te resulte más fácil mantener a tu ciclamen en el exterior.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.