Ciruelo (Prunus domestica)

El ciruelo es un frutal caducifolio

El ciruelo es un frutal que, si bien no es de los que más rápido crecen, sí que es uno de los que produce un mayor número de frutas, llamadas ciruelas, las cuales tienen un sabor exquisito.

Pero también hay que decir que es un árbol muy decorativo. Cuando en primavera florece el blanco de sus flores forma un bonito contraste con el verde de sus hojas, y por si fuera poco soporta las heladas moderadas.

Origen y características del ciruelo

El ciruelo es un frutal caduco

Se trata de un árbol frutal caducifolio que crece en el Sur de Europa y Asia Menor. Llega a medir entre 7 y 10 metros de altura, y tiene un tronco recto con una copa redondeada. De las ramas brotan hojas verdes que pueden ser elípticas, obovadas u ovado-lanceoladas. Estas en otoño amarillean, después se secan y finalmente caen al suelo.

En primavera sus flores de color blanco brotan con fuerza, prácticamente a la vez que lo hacen las hojas. Son hermafroditas, y suelen aparecer en grupos de 2-3 flores, midiendo cada una alrededor de 1,5 centímetros de diámetro.

Las ciruelas maduran a lo largo del verano. El cuándo va a depender mucho de la variedad, del clima y de los cuidados que reciba. El tamaño y el color también varían, pero en general hablamos de drupas de unos 5 centímetros con forma de globo o elipsoidal con la piel de color amarilla, rojiza, púrpura, verde, etc.

¿Cuánto tiempo tarda en dar fruto el ciruelo?

La respuesta a esa pregunta va a depender mucho del cultivar, y también del tamaño de dicho árbol. Y es que este es un frutal que se suele vender injertado, precisamente para, entre otras cosas como puede ser mejorar su resistencia a plagas y/o enfermedades o mejorar su adaptabilidad a los suelos calizos, conseguir que dé frutos en un corto periodo de tiempo.

Por ello, no hay una única respuesta. Las flores son hermafroditas, con lo cual, es posible conseguir un ciruelo de semilla. Pero para que fructifique tendremos que esperar más años.

Con el fin de que sepas más o menos cuándo da fruto, debes saber que:

  • Los ciruelos obtenidos de semilla tardan aproximadamente 6-8 años.
  • Los ciruelos injertados tardan unos 3 años (siempre que sean ejemplares de al menos 1,5-2 metros de altura, que es lo que suelen medir los que se comercializan).

Variedades de ciruelas

Hay muchas variedades de ciruelas, las cuales se clasifican en dos grupos:

  • Ciruelas europeas: requieren un mayor número de horas-frío* (en torno a los 700-1000) para dar frutos, por lo que son especialmente recomendables para climas templados, con veranos suaves e inviernos con temperaturas bajo cero.
    • Claudia
    • D’Agen
    • Stanley
    • President
  • Ciruelas asiáticas: son las del Prunus salicina, o ciruelo chino. Además, también es un árbol que se utiliza mucho para injertar ciruelo europeo. Requieren pasar menos horas de frío (entre 500 y 900), y suelen dar frutos antes.
    • Formosa
    • Menthey
    • Red Beauty
    • Santa Rosa
*Las horas-frío son aquellas en las que una planta, en este caso el ciruelo, está expuesto a una temperatura por debajo de los 7ºC.

¿Cuáles son los cuidados del ciruelo?

Las flores del ciruelo son blancas

El ciruelo es un frutal que requiere una serie de cuidados para que esté bien. Así que si quieres saber cómo cultivarlo y dé muchas ciruelas, a continuación te voy a contar todo lo que has de saber sobre este árbol:

Ubicación

Es una planta que tiene que pasar frío en invierno, de modo que se pondrá al aire libre. Además, es necesario que los rayos solares incidan sobre él, ya que de esta forma podrá desarrollarse.

Si tenemos en cuenta que no crece mucho, es posible cultivarlo en jardines pequeños, medianos y grandes, ya sea como ejemplar aislado o en alineaciones.

También se puede tener en maceta, aunque para ello recomiendo adquirir un ciruelo enano pues no crece más que unos 2-3 metros de altura.

¿Dónde plantar un ciruelo?

El ciruelo no soporta demasiado bien el viento, por lo que es aconsejable ponerlo cerca de algún muro o seto que le sirva de protección.

Asimismo, si vives en una zona de clima frío, lo ideal es que lo pongas orientado al sur, ya que así conseguirás que maduren mejor sus frutos.

¿Cuándo se puede plantar un ciruelo?

La época ideal para plantarlo es a finales del invierno, antes de que broten sus hojas. En el caso de que haya heladas tardías, no lo hagas hasta que no pasen pues sufriría daños.

Riego

El riego será frecuente en verano, especialmente en la región mediterránea y en aquellas zonas cálidas donde llueva poco. Durante esta estación puede ser necesario regar 3-4 veces por semana, ya que la tierra (o el sustrato, si está en maceta) se seca rápido; por eso, hay que echar agua hasta que quede bien húmeda.

Durante el resto del año la frecuencia de riego va a ser distinta, sobre todo si vivimos en una zona donde llueve de manera regular. Pero, en general, no hay que dejar que la tierra permanezca seca mucho tiempo, pues el ciruelo no resiste la sequía.

Tierra

  • Jardín: prefiere suelos frescos y profundos. Puede crecer en los calizos sin problema, pero es mejor asegurarse antes de que aunque se encharque, absorbe rápido el agua.
  • Maceta: si vas a tener tu ciruelo en maceta, has de rellenarla con, por ejemplo, sustratos preparados como el de huerto urbano (en venta aquí) o el universal. Pero también puedes echar una primera capa de arlita o greda volcánica, y después mantillo (en venta aquí).

Abonado

El abonado se hará durante aquellos meses en los que el árbol esté creciendo, es decir, desde la brotación de las flores y hojas en primavera, hasta que llegue el frío en otoño/invierno. 

Para ello es muy aconsejable echar abonos de origen orgánico a lo largo de todo el año. Solo has de tener en cuenta que, si lo cultivas en maceta, es mejor aplicar abonos líquidos para que el sustrato pueda continuar absorbiendo el agua con rapidez.

Ejemplos de este tipo de abonos hay muchos, por ejemplo:

  • Estiércol de animales herbívoros: algunos son más nutritivos que otros. Por ejemplo, el de gallina aporta nitrógeno, fósforo y potasio, que son los nutrientes esenciales, pero también azufre, magnesio y micronutrientes. El estiércol de caballo en cambio es bajo en nitrógeno, y el ciruelo necesita aportes de este nutriente para crecer bien.
  • Guano: puede ser guano de murciélago (el más común) o de aves marinas como el pingüino. Es muy rico en nutrientes, ya que contiene nitrógeno, fósforo y potasio, además ácidos carbónicos y úricos que permitirán a tu frutal crecer con una salud envidiable. Consíguelo aquí.
  • Humus de lombriz: el humus de lombriz es materia orgánica descompuesta casi por completo. Contiene los nutrientes esenciales (nitrógeno, fósforo y potasio), pero además tiene magnesio, con lo cual, el ciruelo no solo crecerá como toca, sino que además podrá absorber mejor los nutrientes. Cómpralo aquí.

A la hora de abonar, sigue las indicaciones del envase. De este modo, no surgirán problemas.

Cosecha y almacenamiento

Las ciruelas maduran a lo largo del verano, por lo que será en esta estación cuando se tengan que cosechar. Pero hay que hacerlo cuando hayan adquirido su color definitivo, y cuando al presionarlas suavemente las notemos un poco blandas. Así las podremos arrancar del árbol con facilidad.

Después, se pueden consumir crudas, o bien conservar en la nevera durante 2-4 semanas. Si vas a tenerlas a temperatura ambiente, por ejemplo en un plato decorativo de cristal, tendrás que consumirlas en el transcurso de unos pocos días.

Multiplicación

El ciruelo se multiplica por semillas

Imagen – Wikimedia/Salicyna

El ciruelo se multiplica por semillas en invierno ya que necesitan pasar frío antes de germinar, y por injertos en otoño o primavera.

Semillas

Se pueden sembrar en macetas o bandejas con agujeros con tierra para semilleros. Después, se colocan en un lugar soleado y se riegan cada vez que el sustrato se vea seco. Así germinarán en primavera.

Con el fin de prevenir infecciones fúngicas (transmitidas por hongos), es importante aplicar cobre en polvo en el semillero.

Injertos

Se hacen injertos de escudete, a menudo sobre ejemplares obtenidos de semilla. Consiste en hacer un corte en T de unos 2cm de corteza de la rama de un árbol -por ejemplo, un endrino- que sirve como portainjerto, separando un poco la corteza con una navaja de injertar.

Después, se obtiene un trozo de rama de ciruelo, y se le hace un corte transversal donde tenga una yema para finalmente introducir este trocito, llamado escudete, en la incisión que hemos hecho antes.

Poda

La poda se realizará a finales del invierno. Consistirá en la eliminación de ramas secas y rotas, así como los chupones. También se puede aprovechar para hacer un aclareo de la copa, quitando aquellas que se entrecrucen, y recortando un poco las que crezcan demasiado.

Plagas y enfermedades del ciruelo

Es vulnerable a ciertas plagas y enfermedades, que son:

  • Ácaro de las agallas del ciruelo: el Acalitus phloecoptes es un ácaro que causa la caída prematura de las hojas, así como la formación bultos marrones a lo largo de la rama.
  • Ácaro rojo. el Panonychus ulmi es otro ácaro que se alimenta de la savia de las hojas y del fruto. En las hojas veremos manchas grisáceas.
  • Cribado: el Wilsonomyces carpophilus es un hongo que produce pequeños agujeros en las hojas, y manchas violáceas en los frutos.
  • Piojo de San José: la cochinilla Quadraspidiotus perniciosus es un parásito que absorbe la savia de las plantas. Se encuentra en hojas y ramas verdes, así como en los frutos.
  • Pulgones: los áfidos de distintas especies dañan las hojas, haciendo que aparezcan deformadas y con manchitas, así como las flores, impidiendo que terminen su desarrollo y den fruto.

Las plagas es posible tratarlas con insecticidas autorizados para la agricultura ecológica, como el jabón potásico, el aceite de neem o la tierra de diatomeas.

En el caso del cribado, lo mejor será tratar con fungicidas que lleven cobre.

Rusticidad

El ciruelo resiste hasta los -18ºC, así como los 35-40ºC si tiene agua a su disposición.

¿Cómo se consumen las ciruelas?

Las ciruelas se consumen crudas o deshidratadas

Se pueden comer en cuanto se han recogido del árbol, o bien hacer con ellas mermeladas o helados. Además, son populares las ciruelas pasas, que no son más que ciruelas deshidratadas.

Tienen un gran valor nutricional, ya que por ejemplo 100 gramos de ciruelas contienen 7 gramos de fibra, 2,18 gramos de proteínas, 63.88 gramos de carbohidratos, además de vitaminas (A, B1, B2, B3, C, E y K), y otros minerales esenciales como el calcio el hierro, el magnesio o el fósforo.

En definitiva, que el ciruelo es bueno tanto para un jardín, como para la salud. ¿Te animas a cultivar el tuyo propio?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)