Clementina (Citrus x clementina)

La clementina es un fruto que proviene de un árbol conocido como clementinero o citrus clementina. Este árbol es el resultado de la mezcla del citrus deliciosa, mejor conocido como mandarino y el citrus sinensis o naranjo como se le conoce normalmente.

La primera vez que se tuvo conocimiento sobre este fruto fue durante el siglo XIX, por el religioso Clemente Rodier, el mismo descubrió que en los cultivos de mandarinos que se encontraban dentro del orfanato de Misserghim en la región de Argelia, se había creado un híbrido natural entre un naranjo y un mandarino.

Características de la clementina

Una de las características más notorias de las clementinas es que no tienen semillas. Tienen una cascara muy fina cubierta por un color naranja con un tono rojizo, su forma es redonda y a su vez algo plana. Su sabor es un tanto agridulce y se puede pelar fácilmente.

Las clementinas dejan atrás su particularidad de frutas sin semillas, después de que las abejas terminan fertilizando sus flores con el polen de otras plantas cítricas que se encuentran en los  alrededores. Esta es una de las causas más frecuentes de discusión entre algunos apicultores que crían sus abejas muy cerca de los campos y agricultores de este fruto cítrico.

Diferencias entre la clementina y la mandarina

Es muy complicado diferenciar una clementina de una mandarina ya que la dos, se parecen mucho, sin embargo, ambas son una de las tantas variedades que existen de las naranjas.

Para poder diferenciarlas podemos tener en cuenta lo siguiente:

  • La clementina es un poco más pequeña que la mandarina.
  • La cascara de las mandarinas están más pegadas a la carne.
  • Las clementinas no tienen semillas ya que son híbridos.
  • El sabor de las clementinas es más dulce.
  • La temporada de mandarinas es en otoño, mientras que la de clementinas es en invierno.
  • La clementina posee mayor cantidad de vitamina C que la mandarina.

Propiedades de la clementina

El fruto de las clementinas forma parte de la gran diversidad con la que cuenta la familia de los cítricos. No solo tienen un gran sabor, también poseen grandes beneficios para la salud, como por ejemplo:

Mejora nuestro sistema inmune

Cuando nos referimos a la mejora del sistema inmune de nuestro organismo, la manzana es quien  lleva la delantera, sin embargo, la clementina también posee la capacidad de aportar prácticamente la misma cantidad de beneficios que tiene la manzana.

Todo esto es debido a que la clementina tiene un alto contenido de vitamina C, la cual es muy importante para disminuir los efectos que causan algunas enfermedades. Por lo general, cada vez que enfermamos, nuestros niveles de vitamina C suelen disminuir con mucha rapidez, por esta razón el consumo de clementina es ideal para llevar dichos niveles a la normalidad.

Mejora el funcionamiento del cerebro

La vitamina C que se encuentra en la clementina, funciona como un antioxidante al prevenir que las células que están dentro del cerebro salgan perjudicadas de alguna manera.

Igualmente, le ofrece a nuestro cerebro una protección adicional en contra de enfermedades como por ejemplo: el Alzheimer y mal de Parkinson, entre otras.

Aporta mejoras a la salud del corazón

La clementina ayuda mucho en la mejora de las funciones de nuestro corazón y esto es debido a las propiedades antioxidantes que esta fruta contiene. Gracias a diferentes pruebas realizadas, se ha demostrado que el consumo regular de este fruto cítrico, disminuye los riesgos de padecer enfermedades cardiacas.

Mejora notablemente la vista

El alto contenido de vitamina C que se encuentra en el interior de la clementina, es muy recomendada sobre todo para los adultos mayores, ya que puede impedir la aparición de cataratas.

Ayuda a prever la aparición del cáncer

Debido a ciertos análisis realizados por expertos, el consumo de 205 miligramos de vitamina C todos los días, disminuye en las mujeres el riesgo de padecer cáncer de mama. Esto es debido al ácido ascórbico, el cual posee algunas propiedades anticancerosas. 

Fortifica el sistema óseo

La vitamina C posee muchas funciones importantes y entre ella está la de fortificar nuestro sistema óseo. Además de vitamina C, la clementina también es rica en calcio y es por esto que se recomienda consumirla todos los días.

Mejora el sistema digestivo

Este fruto cítrico alivia la inflamación  del estómago, además disminuye la posibilidad de padecer cáncer de estómago. De igual manera elimina el estreñimiento gracias a su alto contenido de fibra.

Ayuda a perder peso

Si añadimos esta fruta a nuestra alimentación diaria, podemos quemar hasta un 30% de grasa corporal.

Mejora el aspecto de la piel

La vitamina C tiene muchos beneficios, además de los mencionados anteriormente, también disminuye los daños que se producen en las células que se encuentran en nuestra piel, al mismo tiempo que impide su envejecimiento.

De igual manera previene la aparición de las arrugas, el acné y elimina por completo las manchas de la piel.

Variedades de la clementina

Clemenrubí

Esta clementina también es conocida por el nombre de Pri-23 y su origen viene de Valencia, está datada en 1996.

Esta es una de las primeras clementinas que podemos encontrar en la temporada. Su tamaño es un poco mayor al de la oronules. Su piel tienen un color entre naranja y rojizo bastante intenso y como no se encuentra muy pegada a la carne, la hace muy sencilla de pelar.

Su pulpa es naranja mientras que su aspecto es muy tierno, con un delicioso sabor.

Clemenules o también clementina de Nules

Nació en la región de Nules a mediados del año 1958, de un cruce natural de un árbol de clementina fina.

Su fruto es bastante grande y además tiene una forma un poco chata. Es sencilla de pelar. Su piel tiene un color naranja muy intenso, mientras que la pulpa es de una excelente calidad. Su sabor normalmente es dulce, sin embargo, también puede llegar a ser un poco ácida.

Marisol

Fue descubierta en el año 1970 en Castellón de la Plana, y es una mutación natural de la clementina oroval. Su fruto tiene un excelente tamaño. Cuando llega a un color naranja, la pulpa se puede separar fácilmente. Posee una gran cantidad de jugo, siendo este un poco ácido.

Orogrande

Se cultivó en la localidad de Murcia durante el año 1978, su mutación fue de una planta de clemenules. Posee un tamaño similar a las anteriores, su color también es naranja intenso y su pulpa tiene mucho jugo y muy dulce.

Oronules

Data del año 1970 en la región de Nules Castellón, producto de la mutación de la clementina fina. Tiene un tamaño mediano y su color esta entre rojo y naranja. Su piel es muy blanda y se puede separar de la carne de forma sencilla.

Su jugo posee un excelente sabor además de un alto contenido de azúcar natural.

Clemenvilla

En ocasiones también se la llama nova. Esta clementina es un cruce entre un clementino fino y un tangelo Orlando, el cual se descubrió en Florida a mediados del año 1942. Esta variedad es bastante densa y pueden llegar a pesar mucho más que sus similares.

Su piel es un tanto difícil de separar, no obstante su pulpa es muy tierna.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Árboles frutales

Mi nombres es Lurdes y entre una de mis grandes aficiones se encuentra la jardinería y todo lo que tenga que ver con la naturaleza, las plantas y las flores. En general, todo lo que tenga que ver con lo "verde".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.