Clemenules

Las clemenules son una variedad de mandarina

Imagen – Wikimedia/Coentor

Dentro del grupo de las mandarinas hay una variedad que casi se podría confundir con una naranja: es algo más grande que una mandarina común, y tiene la piel de un color más oscuro. Su nombre es clemenules, un tipo de arbolito frutal que debe su existencia a una mutación espontánea de su progenitora, la especie Citrus x clementina, ocurrida en España, en concreto en la localidad de Nules (Castellón) en el año 1953.

Las condiciones que les da a las plantas el clima mediterráneo, que es el que disfrutan en la cuna de la clemenules, pueden ser extremas a veces, pero lo cierto es que las temperaturas suaves de la primavera y el otoño hacen que muchos cítricos puedan producir muchos frutos. Pero, ¿cómo es exactamente esta variedad de mandarina? ¿Cuáles son sus necesidades de cultivo?

¿Cómo es el árbol que produce la clemenules?

Las clemenules son frutales de tamaño medio

Imagen – Wikimedia/

La clemenules, conocida también como mandarina clemenula, clementina de Nules, clementina Victoria o clementina Reina, es el fruto de un árbol cuya altura es algo mayor que la de su progenitora; es decir, que mide hasta los 10 metros de altura (unos 2-3 más que la Citrus x clementina). Tiene una copa abierta, redondeada y algo compacta, con ramas de las que brotan un gran número de hojas.

Carece de espinas en su copa, por lo que es interesante cultivarla cerca de los caminos del jardín o huerto pues no solo no será peligrosa para los niños ni/o animales domésticos, si no que además podremos sentir el dulce aroma de sus flores en primavera cada vez que pasemos junto a ella. Eso sí, puede que encontremos algunas en los chupones, pero como estos se han de eliminar para garantizar que el desarrollo será el adecuado, no es problema.

Otro detalle que veremos es una serie de protuberancias o bultos tanto en las ramas como en el tronco. Estos corresponden a yemas que están en estado de latencia, a la espera de que les llegue la hora de despertar.

Las hojas tienen forma de lanza, esto es, son lanceoladas, y pueden tener distintas longitudes. Sus flores son pequeñas, de color blando, y aromáticas. El polen es altamente efectivo, por lo que aunque la clemenules no presenta semillas por lo general, sí que es posible conseguir que tenga mediante la polinización cruzada. Esto se hace pasando un pincel por una flor de un ejemplar, e inmediatamente después por otra flor de otro árbol; así durante varios días seguidos.

Características de la clementina de Nules

La clemenules es una variedad de clementina que tiene la piel de color naranja intenso cuando termina de madurar, y una forma redondeada, algo achatada. La pulpa es también anaranjada, y posee un zumo que dicen que es delicioso, pero con un sabor un poco más fuerte que el de una mandarina.

También debes saber que lo pierde rápido, por lo que no es posible mantenerla en la planta mucho tiempo. De hecho, en España se recolecta desde noviembre hasta finales de enero como muy tarde pues si se deja más tiempo se echa a perder, a pesar de que la corteza se mantiene en buen estado.

Además, esta pérdida de líquido la hace vulnerable al bufado. Esta es una fisiopatía común en cítricos, y consiste en la separación de la corteza y de la pulpa. No tiene por qué afectar a la calidad de los frutos, pero cuando se van a destinar a la venta sí que hay que evitar que ocurra recolectándolos enseguida que maduren.

Cultivo de la clemenules

Las clemenules son de color naranja

Para cultivar esta variedad de clementina has de tener en cuenta algunas cosas para que puedas recolectar muchas frutas:

Ubicación

Es muy importante que le dé el sol, si es posible durante todo el día. Por este motivo, se ha de colocar en el exterior, ya que dentro de casa tendría problemas para crecer y muchos más para florecer y fructificar.

Tierra

No es una planta demasiado exigente, pero sí que verás mejores resultados si tu suelo es profundo y tiene un pH de 6 a 7. Asimismo, es necesario que sea rico en nutrientes, y que no se encharque con facilidad.

Riego

La clemenules es una planta que necesita que se riegue de manera frecuente, aunque sin excederse. Durante el verano se regará unas tres veces a la semana, o cuatro si las temperaturas son de 30ºC o más. Por el contrario, en otoño y sobre todo en invierno, la frecuencia de riego será menor: una o dos veces por semana.

Abonado

Desde comienzos de primavera hasta finales del otoño debes abonarlo con un abono específico para cítricos. En el caso de que veas que sus hojas amarillean, quedando los nervios verdes, tendrás que echarle quelato de hierro o abonar con un fertilizante para plantas ácidas.

Poda

A finales del invierno, después de la recolección, has de quitarle las ramas que estén secas, y las que estén rotas o enfermas, y también los chupones.

Plagas

La araña roja es una de las plagas más comunes

Imagen – Wikimedia/Gilles San Martin

Araña roja y pulgones, básicamente. Estas son dos plagas que aparecen durante la primavera y muy especialmente en verano, pues es cuando las temperaturas son altas. Ambos se alimentan de la savia: la primera de las hojas, y los segundos también de las flores y tallos verdes.

Por suerte, es fácil eliminarlos con tierra de diatomeas (en venta aquí). Para ello, tienes que humedecer con agua las partes afectadas de la planta en cuanto deje de darle el sol, y espolvoreársela por encima. Al día siguiente verás que casi no queda ni rastro de las plagas.

Si no puedes conseguirla, entonces decirte que la araña roja se elimina bien con acaricidas, y los pulgones con agua y jabón neutro diluido.

Rusticidad

La clemenules soporta el frío, y también las heladas débiles, hasta los -5ºC.

¿Conocías esta variedad de clementina?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.