Coco plumoso, exotismo y rusticidad en una sola palmera

Tronco de Syagrus

El Coco plumoso es, probablemente, una de las palmeras que mayor toque de exotismo dan al jardín. Sus preciosas hojas plumosas ondean con el viento, tal y como hacen las de los cocoteros en las playas tropicales pero, a diferencia de éste, nuestro protagonista soporta varios grados bajo cero.

Así que ya sabes, si quieres tener un paraíso verde sin tener que irte a vivir al Caribe, planta algunos ejemplares y verás cómo cambia.

Inflorescencia de Syagrus

A nuestra protagonista los botánicos la conocen con el nombre científico de Syagrus romanzoffiana. Pertenece a la familia Arecaceae (antes Palmaceae), y es originaria de Brasil, norte de Argentina y de Paraguay. Sus hojas son pinnadas, con una longitud que puede llegar a ser de 4m. Posee un tronco liso, con un grosor que, generalmente, no supera los 30cm; aunque se han visto ejemplares cuyos troncos medían 50cm de diámetro en su base. Es una especie dioica, lo cual quiere decir que hay pies que son machos y otros que son hembras.

Es perfecta para tener en climas templados gracias a su rusticidad y belleza. De hecho, cada vez es más frecuente encontrarla en calles, avenidas y parques.

Hojas de Syagrus

Esta palmera no es nada exigente en cuanto a cultivo se refiere. Lo único que debemos tener en cuenta es que se debe ubicar en una zona donde le llegue la luz solar directamente, ya que de lo contrario sus hojas tendrían que crecer más de lo normal para poder captar mayor luz.

El riego tiene que ser frecuente, de unas dos veces por semana durante la temporada estival, y de una vez semanal el resto del año. Es muy recomendable abonar utilizando un fertilizante específico para palmeras durante todo el periodo vegetativo (primavera y verano), o bien con guano o humus.

Frutos de Syagrus

Por cierto, si vives en una zona donde el invierno es muy crudo (de hasta -8ºC), estás de suerte. El Coco plumoso los soportará sin problemas.

Y si lo que quieres es verlo germinar y desarrollarse, hazte con unas cuantas semillas, quítales la cáscara que las envuelve (la que puedes ver en la imagen superior), introdúcelas en un vaso con agua unas 24h, y siémbralas al día siguiente en un semillero con turba y perlita a partes iguales. En tan sólo 1 mes despertarán las primeras 🙂 .

¿Te animas a cultivar tu propio Syagrus?

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Palmeras

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *