Boldo de la India (Coleus forskohlii)

El Plectranthus barbatus es una planta perenne

Imagen – Wikimedia/Vinayaraj

El Coleus forskohlii es una planta de apariencia delicada y frágil, pero que posee una gran belleza. Es esa típica planta que puedes cultivar en el balcón, por ejemplo, y de buen seguro que más de uno se acercará a acariciar sus hojas. Y no solo eso: cuando florece, sigue atrayendo miradas, tanto humanas como de otros animales, entre ellos las mariposas.

Pero aún hay mucho más que decir de esta especie: se puede cultivar en casa si recibe luz (natural), aunque también queda estupenda en el jardín.

Origen y características del Coleus forskohlii

Las hojas del Coleus barbatus son verdes

Imagen – Wikimedia/David J. Stang

El Coleus forskohlii* (también Plectranthus barbatus -el cual es ahora el nombre científico más aceptado-, Coleus barbatus y Coleus forskalaei) es una planta herbácea perenne conocida como forskolina, boldo de la India o boldo brasileño. Su origen se encuentra en el subcontinente indio, en concreto en la región del Himalaya, en zonas de poca altitud sobre el nivel del mar.

Pertenece a la familia Lamiaceae, y huele a alcanfor. Su altura es de aproximadamente 20-30 centímetros, y desarrolla hojas verdes y pubescentes, con el margen crenado-dentado. Las flores se agrupan en inflorescencias, y son de color lila.

*Coleus forskholii es un nombre científico incorrecto. En realidad, sería Plectranthus forskolaei, que es el nombre que figura en el Índice Internacional de Nombres de Plantas (IPNI por sus siglas en inglés). Pero, tal y como hemos dicho antes, el nombre botánico que se acepta más ahora es el de Plectranthus barbatus.

¿Qué usos se le da?

La forskolina es una preciosa planta a la que se le puede dar varios usos. El primero es el ornamental. Ya sea que se cultive en una maceta o en el suelo, va a embellecer mucho el lugar donde esté, especialmente cuando florezca. Además, no es invasiva, lo cual significa que en caso de querer disfrutarla en el jardín no vas a tener ningún problema con sus raíces, pudiéndola plantar junto con otras plantas de similar altura.

Otro de los usos es el medicinal. En su lugar de origen se ha utilizado y se sigue utilizando por sus propiedades tónicas, circulatorias y diuréticas. De hecho, a día de hoy es objeto de estudio, puesto que tiene usos farmacéuticos (aquí tienes más información al respecto). De todas formas, antes de iniciar cualquier tratamiento es importante consultar con un médico especialista.

¿Cómo se cuida?

Las flores del Coleus barbatus son lilas

Imagen – Wikimedia/Dinesh Valke

Pasemos ahora a los cuidados. ¿Cómo se ha de mantener? ¿Cada cuánto regar? Pues bien, sepámoslo:

Ubicación

El Plectranthus barbatus es una planta que se ha de tener a pleno sol si es eso posible. Pero también puede estar en semisombra; por este motivo es interesante tenerla como planta de interior.

La habitación que elijas debe de ser luminosa; además, es importante que esté lejos tanto de la calefacción (braseros, radiadores, estufas,…) como del aparato del aire condicionado, ya que de lo contrario las corrientes de aire dañarían las hojas.

Tierra

  • Jardín: para que tenga un desarrollo correcto, es imprescindible que la tierra sea arenosa (tipo arcilla), con un pH entre 6 y 8. Si tienes dudas, siempre puedes hacer un agujero con un tamaño de unos 50 x 50cm y llenarlo con sustrato de cultivo universal (en venta aquí). De este modo, te aseguras de que la planta estará bien.
  • Maceta: usa un sustrato de calidad, que drene rápido el agua. Puede ser mantillo mezclado con perlita al 50%, sustrato universal, o incluso compost mezclado con un 30% de arlita (en venta aquí).

Riego

El Coleus forskohlii no resiste la sequía. Pero si la regamos en exceso, sus raíces se pudrirán. Por eso, si la tienes en maceta es importante que ese recipiente tenga agujeros en la base, y que no se le ponga un plato debajo, puesto que de lo contrario el agua quedará estancada en él.

Por otro lado, durante el verano se regará más que en invierno, ya que es cuando la tierra se seca con más rapidez. Así, teniendo todo esto en cuenta, por lo general hay que regar unas 2-4 veces por semana durante la temporada veraniega, y una vez a la semana o cada 10 días el resto.

Aún y así, comprueba la humedad de la tierra en caso de duda. Dependiendo del clima y de dónde tengas tu planta (en interior o exterior), tendrás que regar más o menos.

Abonado

Con el fin de que no tenga carencias nutricionales, es recomendable abonarlo en primavera y hasta finales del verano con abonos orgánicos: compost, mantillo, guano, humus. Lo único es que si lo tienes en maceta es mejor usar abonos líquidos, para que la eficacia sea rápida y, también, para que el agua del riego pueda seguir siendo drenada rápidamente.

Poda

Tienes que cortar las hojas secas, así como aquellas flores que se vayan marchitando. Puedes utilizar unas tijeras domésticas, desinfectándolas previamente con agua y jabón.

Plagas

el Plectranthus barbatus es una hierba tropical

Imagen – Flickr/Dinesh Valke

No suele tener, pero si el ambiente es muy seco y cálido puede que veas alguna cochinilla o mosca blanca. Si por el contrario es muy húmedo, ten cuidado con los caracoles y babosas. Puedes tratarlos con remedios caseros.

Artículo relacionado:
Remedios caseros para combatir las plagas en tus plantas

Multiplicación

El Coleus barbatus se multiplica con suma facilidad mediante esquejes de tallo. Tienes que cortar uno, quitarle hojas y flores, e introducirlo en un vaso con agua. A diario has de limpiar ese vaso y cambiar el agua, con el fin de que no aparezcan bacterias. Pero en unos días verás que empezarán a aparecer sus primeras raíces. Luego, plántalo con cuidado en una maceta con tierra.

Otra forma de conseguir nuevos ejemplares es sembrando sus semillas en primavera. El semillero se debe de llenar con una mezcla de turba y perlita al 50%, y por último se ha de regar. Suelen germinar en nos 10 días si la temperatura se mantiene en torno a los 22ºC.

Consejo: tanto si vas a multiplicarlo por esquejes como por semillas, tratálos antes con fungicidas. Los Coleus son vulnerables al ataque de los hongos Pythium y Rhizoctonia, pero se pueden evitar si se les echa, por ejemplo, cobre en polvo. Repite el tratamiento hasta que los esquejes ya hayan enraizado en sus macetas y/o las plántulas midan al menos 10 centímetros, una vez cada 15-20 días.

Rusticidad

No le perjudica el frío, pero si hay heladas lo mejor será tenerlo dentro de casa hasta que llegue la primavera.

Esperamos que te haya gustado.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.