Colocasia: cuidados

la colocasia es una planta fácil de cuidar

La colocasia es una planta exótica, que con sus grandes hojas puede utilizarse para embellecer cualquier jardín, sea este exterior o interior. En efecto, puede tenerse sin problemas en macetas dentro de casa, aunque también se verá magnífica plantada en el suelo si el clima es cálido o suave. Pero además, hablamos de una herbácea muy fácil de cuidar.

De hecho, si tenemos en cuenta que lo más difícil de controlar es el riego, no tendremos que preocuparnos demasiado por esto pues necesita mucha agua. No es acuática, pero sí que podríamos clasificarla como semi-acuática, ya que vive en lugares donde el suelo está húmedo siempre o prácticamente siempre. Así pues, veamos cuáles son los cuidados de la colocasia.

¿Dónde poner la colocasia?

la colocasia esculenta necesita sombra

Imagen – Wikimedia/Dalgial

Cuando llegamos a casa con nuestra planta, lo primero que tenemos que hacer es buscarle un sitio donde vaya a estar bien. Para ello, tenemos que saber que necesita mucha luz pero no directa, humedad relativa alta y que, si va a estar en interior, se debe poner lejos de las corrientes de aire que generan ventiladores, aparatos de aire acondicionado, etc., puesto que estas secan sus hojas.

Además, si nos interesa que se vea bonita todo el año, es importante que la protejamos del frío y, sobre todo, de las temperaturas bajo cero, ya que cuando el termómetro alcanza esos valores tan bajos el follaje se muere, quedando solo el rizoma, el cual sí es capaz de resistir las heladas débiles.

Tampoco podemos olvidarnos de que es una planta que puede ocupar bastante espacio, por lo que se debe de procurar ponerla en un lugar en el que no solo pueda crecer bien, sin rozar con nada, sino que también hay que evitar ponerle plantas pequeñas cerca si estas necesitan sol o luz directa, de lo contrario las hojas de la colocasia les darían sombra y no les dejaría crecer bien.

¿Maceta o suelo?

La colocasia puede estar indistintamente en maceta o en el suelo. Pero si va a estar en maceta, tendremos que plantarla en una que tenga orificios por los que pueda salir el agua al regar, y que mida aproximadamente diez centímetros más de ancho y alto de lo que mide la que tiene en estos momentos. Al ser una planta de rápido crecimiento, interesa que el recipiente sea grande, ya que así no hay que estar trasplantándola todos los años, si no que podremos hacerlo cada 2 o 3. Dicho cambio se hará en primavera, o a más tardar a comienzos de verano, y se le pondrá sustrato esponjoso y ligero, como este de la marca BioBizz.

En el caso de que vaya a estar plantada en el jardín, hay que buscarle una zona en la que haya mucha claridad, pero no sol directo. Asimismo, la tierra ha de contener materia orgánica, es decir, debe ser fértil; y además ha de absorber el agua con rapidez.

¿Cómo regar colocasia?

La humedad debe ser alta para la colocasia

La colocasia quiere mucha agua. La necesita. Por eso, hay que regarla con frecuencia. Pero ojo, no se debe regar todos los días, sino que hay que dejar que la tierra se seque un poco. Por ello, es preferible rehidratarla cada 2 o 3 días durante el verano, y cada vez que sea necesario el resto del año.

Si vamos a tenerla en casa, es necesario que tengamos en cuenta que como no hay corrientes de aire, la tierra permanece húmeda mucho más tiempo. Tanto es así que durante el invierno es posible que solo haya regar cada diez días o incluso más. Y es que si regásemos muy seguido, como las temperaturas son más bajas y la planta crece a un ritmo más lento, las raíces se pudrirían debido al exceso de humedad.

¿Cuánta humedad relativa necesita?

Nuestra protagonista es una planta que vive en zonas donde la humedad es muy alta y las temperaturas son suaves. Esto le permite desarrollar esas hojas tan grandes que nos gustan, pues en esas condiciones, no se estropean. Por eso, cuando se cultiva es importante que se mire en Internet o en una estación meteorológica doméstica, cuánta humedad hay en la zona donde vivimos.

Y es que cuando es inferior al 50%, la colocasia se deshidrata, las puntas de las hojas se vuelven marrones, y empiezan a pasarlo mal. Para evitarlo, hay que pulverizarla con agua de lluvia o apta para consumo todos los días.

¿Cómo podar una colocasia?

La colocasia no necesita poda

Imagen – Flickr/cultivar413

Al ser una planta herbácea grande, que puede producir hijuelos, a veces tocará podarla un poco. Esta poda consistirá en eliminar las hojas muertas, así como aquellos hijuelos que no queramos que sigan desarrollándose.

Es decir, no se puede recortar un tallo y esperar a que broten tallos más abajo, puesto que no tiene esa capacidad. Cuando se elimina uno, se pudre la base de este y se quedan los demás intactos, pero no ramifican.

La poda se hará en primavera con unas tijeras de yunque como estas las cuales habremos limpiado antes y después de usarlas.

Espero que estos consejos te sirvan para cuidar mejor de tu colocasia.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.