Claves para combinar varias plantas en una maceta con éxito

Las flores pequeñas son preciosas si se combinan

Una manera de aprovechar mejor el espacio que se tiene es combinando varias plantas en una misma maceta. Esto es algo que puede ayudar a que el lugar se vea más bonito, al mismo tiempo que te permite cultivar más especies, lo cual puede te guste saber si eres coleccionista y/o simplemente quieres tener la oportunidad de disfrutar de la belleza del mayor número posible de plantas. Pero es muy importante elegir bien las especies, pues de lo contrario acabarán teniendo problemas.

Por un lado, competirán entre ellas por el espacio y los nutrientes de manera brutal, hasta que queden solo aquellas que crezcan más rápido y sean, por lo tanto, más fuertes; y por otro, si en un mismo recipiente se tienen plantas cuyas necesidades de agua, tierra y/o abonado son distintas, también acabarán cayendo las más débiles. Así pues, si quieres tener éxito, apunta las claves para combinar varias plantas en una maceta, jardinera… o cualquier otro recipiente.

Para que resulte más cómoda la lectura de este artículo, lo he dividido en dos secciones: Plantas y Macetas. En la primera nos centraremos en cómo elegir correctamente las plantas, mientras que en la segunda hablaremos de cómo han de ser las macetas (u otros recipientes) para que la composición se vea perfecta. Empecemos:

Plantas

¿Cómo han de ser las plantas que se utilizarán para hacer composiciones? A grosso modo, es muy importante que cumplan con estas características:

Su tamaño adulto es pequeño

Las plantas suculentas se adaptan bien a las composiciones

Cuanto más grande sea una planta, más espacio necesitará. Por eso, si en una composición tenemos, por ejemplo, un árbol o un arbusto tipo Yucca o Dracaena, junto con plantas como el geranio o la caña de las Indias, lo más probable es que los primeros les ‘roben’ los nutrientes a las demás, impidiendo así que puedan crecer normalmente.

Para evitar que cosas así sucedan, es muy recomendable escoger plantas pequeñas, o no muy grandes, como las flores bulbosas, las plantas aromáticas, o la mayoría de suculentas (plantas crasas y cactus).

Tienen necesidades de cultivo similares

Desde que empecé a escribir en el blog en el 2013 hasta hoy, una de las consultas que más se repiten es la de »tengo un palo de agua en kokedama y se me está muriendo, ¿qué le pasa?». Las palabras pueden variar, pero el mensaje es el mismo. Y las medidas a tomar, también: plantar el palo de agua en una maceta con tierra que drene bien el agua y regarlo poco. ¿Por qué?

Porque estamos hablando de una planta, cuyo nombre científico es Dracaena fragrans, que no solo no es apta para kokedamas al poder alcanzar una altura de más de 6 metros, sino que también hay que saber que precisa una tierra que sea capaz de absorber y filtrar rápido el agua, pues de lo contrario sus raíces se pudrirán. Y este es solo un ejemplo.

Si queremos que nuestras composiciones de plantas nos duren muchos años, es fundamental elegir aquellas que tengan necesidades similares. Por ello, te invitamos a hacerlas teniendo en cuenta lo siguiente:

  • Sol, poca agua y sustrato mineral (arena volcánica): plantas suculentas, como las Fenestraria, las Argyroderma, los Lithops, o incluso algunos cactus como las Rebutia, Mammillaria o Frailea.
  • Sol, riegos moderados y sustrato a base de turba (preferiblemente mezclada con perlita): bulbosas (tulipán, narciso, jacinto,…), o plantas aromáticas (Thymus vulgaris o tomillo, Mentha spicata o hierbabuena, Rosmarinus officinalis o romero,…).
  • Sol, riegos frecuentes y sustrato a base de turba: con estas condiciones hay que buscar plantas acuáticas o semiacuáticas, como la Alisma plantago-aquatica (plantago), Carex, Iris sibirica, o Lobelia cardinalis.
  • Semisombra/sombra, riegos moderados y sustrato a base de turba: prácticamente cualquier helecho, como el Nephrolepis, Pteris o los Asplenium (nido de ave). También plantas de flor como la Viola x writrockiana (pensamientos) o Begonia.
  • Semisombra/sombra, riegos moderados con agua sin cal y sustratos para acidófilas: Rhododendron (y azaleas), Camelia, Gardenia, Daphne odora, Forsythia.

No te olvides de trasplantarlas ni de podarlas cuando sea necesario

Las plantas crecen, algunas más que otras. Cuando se hacen composiciones, lo ideal es buscar aquellas que no crezcan mucho, puesto que serán las que habrá que trasplantar unas pocas veces a lo largo de su vida. Por lo tanto, si ves que se salen las raíces por los agujeros de drenaje, han ocupado todo el recipiente, o algunas empiezan a crecer de forma más rápida que otras, no dudes en plantarlas en un recipiente mayor.

Artículo relacionado:
Trasplantar plantas

Por otro lado, dependiendo de las plantas que hayas escogido deberás de podarlas cada cierto tiempo. Así, aquellas que produzcan numerosos brotes laterales, como la hierbabuena, tendrán que ser podados después de la floración para mantenerlas ‘pequeñas’. Si has optado por plantas crasas como Haworthia, u otras que tienden a producir hijuelos, estos los puedes separar/quitar en cualquier momento.

Macetas/Recipientes

Pasemos ahora a hablar de las características de las macetas o recipientes donde van a estar esas plantas, ya que hay de distintos modelos y materiales, y si queremos que se vean realmente bien, hay que detenerse a pensar un poco en ello.

El tamaño del recipiente ha de ser el adecuado para las plantas

Combina varias plantas en una maceta

Una vez que has decidido cuáles serán las plantas que vas a usar para crear tu composición, teniendo presente en el tamaño adulto que van a tener, podrás saber si el recipiente ha de ser más bien grande o más bien pequeño. Por ejemplo, si vas a cultivar unas pocas bulbosas, un recipiente de pequeño tamaño será mejor elección que uno grande; en cambio, si vas a plantar plantas arbustivas tendrás que hacerte o con una maceta grande o con una jardinera ancha y profunda.

¿Cómo saber que ese recipiente es el más adecuado? Pues bien, en general, las plantas herbáceas, bulbosas y suculentas tienen un sistema radicular superficial, de modo que, a diferencia de los arbustos, no necesitarán que sean especialmente profundos. De hecho, a ellas se aconseja más plantarlas en macetas más anchas que profundas. Pero si has de plantar plantas arbustivas o de gran tamaño, no dudes en escoger aquellas macetas que sean más o menos igual de anchas que profundas, o que tengan una profundidad mayor.

El material debe de ser resistente

Como bien sabemos, hay macetas y jardineras de distintos materiales: plástico, barro, cerámica, de obra. Dependiendo de dónde vayas a tener la composición, serán más recomendables uno u otros:

  • Plástico: es un material muy, muy duradero, además de ligero. Su precio también es interesante, tanto que encontramos macetas y jardineras de buena calidad a precios bajos. Pero si está al sol, y si es una zona con un grado alto de insolación, con el paso de los años se estropea, aunque por fortuna hoy día se consiguen bien macetas de plástico que han sido tratadas para soportar esas condiciones.
  • Barro: es un material que puede llegar a ser muy decorativo, de modo que quedará genial en el exterior. Pero deberás de tener cuidado, pues que no resiste las caídas. El precio es superior al del plástico.
  • Cerámica: al igual que el barro, es muy bonito pero muy frágil. Aparte, las macetas de cerámica suelen ser pequeñas y sin agujeros en la base.
  • De obra: una opción es la de hacer tu propia maceta o jardinera con materiales de construcción. Así, podrás hacerla del tamaño y forma que necesites, consiguiendo obtener un recipiente duradero. Otra de las ventajas es que puede quedar genial tanto en terrazas, como en patios y jardines.

Ha de tener agujeros en su base

Las macetas o recipientes donde se cultiven plantas han de tener agujeros en su base que servirán de desagüe. Tan solo si se cultivan plantas acuáticas se deberán de escoger aquellos que no tengan dichos agujeros. ¿Por qué es importante esto? Para evitar que las raíces se pudran. Y es que, al tener un contacto constante con el agua, la planta se ahoga, literalmente.

Por ello, además, no se aconseja ponerles un plato debajo a menos que te vayas a acordar siempre de retirar el agua que sobre después de cada riego.

Fotos de composiciones de plantas

Si necesitas ideas, aquí tienes algunas imágenes de preciosas composiciones:

Esperamos que te haya sido de utilidad 🙂 .


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.