Comiendo setas: el Parasol

Seta parasol

¿Te gusta irte al bosque a buscar setas? Estos organismos son unos seres vivos muy curiosos, tanto que tienen características comunes con las plantas y también con los animales. Las esporas de nuestros fungosos compañeros son el equivalente a las semillas, y el hecho de que necesiten ‘comer’ árboles nos podría recordar a la necesidad que tenemos nosotros de alimentarnos.

Hay infinidad de setas en todo el mundo, pero una de las más interesantes es el parasol. Un hongo que tiene un sabor exquisito.

Características del Parasol

Parasol visto de cerca

A nuestro protagonista se le conoce científicamente con el nombre de Macrolepiota procera. Popularmente se le llama de diferentes maneras: parasol, galamperna, cucurril. Pertenece a la familia Agaricaceae, y fructifica en otoño, cuando las temperaturas empiezan a ser bajas y las lluvias abundantes. Se le distingue fácilmente ya que es una seta bastante grande, alcanzando una altura de unos 20-25cm, y olorosa.

Con las primeras precipitaciones, la espora brota. Al principio adquiere una forma cóncava y cerrada, cubierto por escamas marrones. En cuestión de pocos días se abrirá para quedar completamente plano, como el parasol. Su diámetro una vez abierto puede ser de hasta los 30cm, con algunas escamas en la parte superior las cuales se van fácilmente si rascamos un poco en ellas.

Del parasol es característico el anillo doble que le queda de sus primeros días, las láminas blancas que se ven en la parte posterior del parasol, además de los puntitos de color marrón oscuro que tienen en los tallos.

No los confundas, podrías intoxicarte

Recoger Macrolepiota Procera

A pesar de que es una seta muy común en las sierras, hay que tener mucho cuidado de no confundirla con otras. Cuando hablamos de setas, es muy importante que sepamos bien cómo son tanto las que son comestibles, como las venenosas, ya que de lo contrario podríamos poner en riesgo nuestra propia vida, a menos que recibiéramos atención médica lo antes posible.

Los parasoles se pueden confundir con las del género Lepiota. A diferencia de la Macrolepiota, estos hongos son más pequeños, y a pesar de que también tienen un anillo, en este caso se trata de uno simple, que en algunas especies lo puedes mover de arriba a abajo al estar suelto. Además, debes tener presente que, si cortas el tallo del Parasol, tarda bastante en oxidarse, es decir, en adquirir un color rojizo. Los de las Lepiota se oxidan enseguida.

La mayoría de las Lepiota son tóxicas, ya que contienen amanitina, que es una de las toxinas más letales que existen. La dosis mortal es de tan sólo 0,1mg/kg, es decir, prácticamente nada, por lo que, insisto, cuando vayas a recolectar setas, si no las conoces muy bien, llévate una foto del Parasol y de las Lepiota. De esta manera, te será mucho más sencillo identificarlas in situ.

Síntomas de intoxicación

Grupo de Parasoles

Los síntomas más frecuentes de intoxicación son los siguientes:

  • Convulsiones
  • Confusión
  • Delirio
  • Pérdida de la consciencia
  • Coma

Daños en el organismo

La amanitina es una toxina que dañará todo el sistema renal, lesionando páncreas, los intestinos, siendo el problema más grave la necrosis hepática.

Tratamiento

Lamentablemente, no existe un antídoto, por lo que la atención médica se fundamentará en medidas de soporte vital. Por lo general, se realizará una limpieza de estómago, se administrará carbón activado y se hidratará el cuerpo para que recupere los minerales que haya podido perder.

¿Cuándo se recogen los parasoles?

Cesta con setas

Estas deliciosas setas se recogen durante todo el otoño, incluso hasta principios de invierno si el clima es suave o con heladas tardías. Te recomiendo que vayas con unas cuantas bolsas o cestas, puesto que aparecen en grupos de dos o más. Es muy, muy raro ver tan sólo un parasol.

Estas setas brotan en los bosques y en los bordes de caminos, casi siempre a resguardo del sol directo, ya que los rayos solares podrían dañarlos.

Consejos para la recolección

Para poder degustar los parasoles este año y todos los que vengan, debes tener presente una serie de cosas para que vuelvan a brotar, y son:

  • Hay que cortarlas con una navaja, y no arrancarlas. En caso contrario nos llevaríamos con nosotros el micelio que se encuentra en el subsuelo, y en la próxima temporada no brotaría de nuevo.
  • No hay que cogerlas todas. Es conveniente dejar varias para que así haya más esporas y, por consiguiente, más ejemplares.
  • Usa recipientes abiertos, como cestas de mimbre sin tapa. Así, reciben el aire y se retrasa la fermentación.
  • Quítales el tallo cuando vayas a cocinarlos, ya que éstos no son comestibles.
  • Y, por seguridad, no cojas aquellas que estén o empiecen a estar fermentadas, pues podrían provocarte una indigestión.

Propiedades nutricionales del parasol

Propiedades de los Parasoles

Las setas, y en especial el parasol, son un alimento muy consumido en todo el mundo desde hace miles de años. Y todo tiene un por qué, y es que, además de agradar a los paladares más exigentes, son muy nutritivas. Si no me crees, sigue leyendo…:

Son bajas en calorías

Sí, sí, 100 gramos de setas contienen tan sólo 20 calorías. Esto es gracias a su alto contenido en agua, que es de 90’7ml cada 100 gramos. Así, son un alimento excelente para hidratarse.

Son una fuente de vitaminas y minerales

Seta Parasol de perfil

Concretamente, tienen un alto contenido en provitamina D2, la cual es muy importante puesto que favorece la absorción de calcio y fósforo. Pero además, destacamos que es una fuente de vitaminas del grupo B, que mantienen el sistema inmunológico fuerte sano, y hacen que el cuerpo crezca y se desarrolle correctamente.

Pero no sólo tienen vitaminas los parasoles, sino también minerales, como yodo el cual se encarga de regular el metabolismo, potasio que mantiene el sistema muscular, y fósforo gracias al cual podemos obtener energía.

Por todos estos motivos, estas setas son unas auténticas delicias. Una comida que no puede faltar en tu cocina durante los meses del periodo otoñal. Puedes usarlas para acompañar platos, como tentempié, fritas con un poco de sal o cocidas. Te puedo decir que mi familia después de trocearlas, las introduce en la olla con garbanzos o con arroz.

Así que ya sabes, ve en busca de parasoles para degustar un sabor excepcional.

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

4 comentarios

  1.   laura dijo

    el parasol de que se alimenta

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Laura.
      De plantas, concretamente, de la materia orgánica en descomposición.
      Un saludo.

  2.   Lourdes dijo

    Se puede tener un Naranjo en una maceta y dará fruto

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Lourdes.
      Sí, se puede, pero hay que podarlo. Lo más recomendable es comprar un naranjo enano si no tienes mucha experiencia en podar plantas, aunque son un poco más caros.
      Si tienes dudas sobre cómo podar, sube una imagen de tu naranjo y te digo.
      Un saludo. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *