Cómo airear la tierra de una maceta

Turba negra, un sustrato ideal para tu Ornithogalum

Las raíces, para poder desarrollarse y absorber los nutrientes que necesita la planta, debe de estar creciendo sobre un terreno más o menos suelto. Una tierra que esté compacta impedirá que el agua pueda llegar hasta ellas, logrando así que poco a poco se vayan secando.

Para evitar que esto te ocurra, en Jardinería On vamos a explicarte cómo airear la tierra de una maceta.

¿Cómo se airea la tierra?

Airea la tierra de tus macetas

Tanto el exceso de agua como una tierra muy compacta es muy perjudicial para las raíces, ya que necesitan tanto humedad como un sustrato relativamente ligero y suelto, que permita la circulación del aire entre los granos de tierra que lo forman. Sin ese aire, es decir, sin esa oxigenación, el crecimiento no puede darse.

Así pues, ¿cómo conseguir que nuestros cultivos crezcan bien?

Usa un sustrato que tenga buen drenaje

Es lo más importante. Cada planta necesita un sustrato específico, tal y como te explicamos en este artículo, Para conseguir que crezcan correctamente, sin problemas, es muy importante ayudarla plantándola en una maceta con sustrato que permita el drenaje del agua. Así, por ejemplo, si tenemos cactus u otros tipos de suculentas, lo más aconsejable será utilizar turba negra con perlita a partes iguales, o incluso pómice por ejemplo; en cambio, las hortícolas preferirán turba negra mezclada con un poco de abono orgánico.

Para mejorar aún más el drenaje, no está de más añadir una primera capa de greda volcánica o arlita a las macetas, antes de rellenarlas con los sutratos que hayamos escogido.

Si la tierra está muy apelmazada, usa un tenedor

Cuando la tierra de las macetas se apelmaza o se compacta tanto que no deja pasar el agua, no queda otra que coger un tenedor y removerla con cuidado. Ahora bien, si es una planta pequeña y/o con raíces delicadas, como coníferas o palmeras, lo ideal es coger la maceta e introducirla en un cubo con agua hasta veamos que se haya empapado completamente.

¿Cómo saber si está apelmazada?

El agua de riego ha de servir para rehidratar las raíces, y para ello debe de ser accesible para las susodichas. Si ves que al regar se va hacia los lados, en vez de ser absorbida por la tierra, este será un claro indicativo de que dicha tierra se ha vuelto muy compacta.

Controla los riegos

Los cactus en maceta quieren pocos riegos

Se suele pensar que cuanta más agua se le dé a una planta, más y mejor crecerá, pero la realidad es que si regamos en exceso lo que vamos a conseguir es que sus raíces mueran ahogadas. Hay que tener muy presente esto y regar solo cuando sea necesario, evitando el encharcamiento pero humedeciendo bien toda la tierra.

¿Cuándo regar las plantas?

El riego es la tarea más importante que hay que realizar cuando se cultivan plantas, aunque sea solo una. Pero también es la más complicada, a priori, de dominar ya que dependiendo de múltiples factores (ubicación, clima, tipo de sustrato, así como de las necesidades hídricas propias de la planta), habrá que regar más o menos.

Por lo general, hay que saber que en verano la frecuencia de riego será más alta que el resto del año, pues la tierra pierde más rápido la humedad. Asimismo, las plantas cultivadas en interior requerirán menos riegos a la semana que las que están en el exterior. Entonces, partiendo de esto, es muy recomendable comprobar la humedad de la tierra, ya sea con un medidor digital o, preferentemente, con un palo delgado de madera. Si la planta está en una maceta grande, de unos 20 centímetros de diámetro o más, se puede optar por introducir un dedo, o escarbar un poco en un lado.

Recuerda que si le tienes puesto un plato debajo, debes de retirar el agua que sobre a los 20-30 minutos después de haber regado. Lo mismo si la tienes dentro de un macetero sin agujeros. Y es que si las raíces están en contacto constante con esa agua estancada, se pudrirán.

¿Cómo regar?

En principio, se ha de regar siempre dirigiendo el agua a la tierra, tratando de que esta quede bien hidratada, pero hay excepciones. Por ejemplo, los semilleros es preferible regarlos por el método de la bandeja, pues de lo contrario las semillas y/o las plántulas podrían acabar saliéndose del recipiente.

Otra excepción son las plantas semi-acuáticas o de ribera, como las cañas de Indias o las calas, a las que se le puede poner un plato debajo e ir llenándolo cada vez que este quede vacío (además limpiarlo de vez en cuando para evitar la proliferación de algas).

Cosas que NO hay que hacer

Cuida tus flores plantándolas en maceta con sustratos que drenen bien

Hay una serie de cosas que podemos tomar como ‘norma’ o ‘costumbre’ y que no son muy beneficiosas para las plantas. Son estas:

  • Pulverizar/rociar las hojas a diario: si bien es cierto que las plantas consideradas de interior necesitan que la humedad ambiental sea alta, es más aconsejable adquirir un humidificador o ponerles recipientes con agua alrededor que pulverizarles las hojas, en especial durante el otoño-invierno. ¿Por qué? Porque a las hojas les cuesta absorber el agua tan ‘rápido’ como a las raíces, y se pudren con facilidad si están húmedas constantemente.
  • Usar aguas sin saber si son buenas o no para las plantas: la más buena es el agua de lluvia, siempre que no esté contaminada; pero si tienes problemas para conseguirla, puedes optar por usar agua para consumo humano, destilada (para carnívoras y orquídeas), o del grifo mezclada con unas gotas de limón o vinagre para reducir su pH (ideal para plantas acidófilas).
  • Regar con sol o luz directa: tanto si es una planta que está en el exterior o una que está junto a una ventana, no hay que regarlas nunca en las horas centrales del día ni cuando les dé la luz de lleno. Hazlo al atardecer o a primera hora de la mañana; así evitarás que se ‘quemen’.
  • Dejarlas en un macetero sin agujeros: no vamos a negarlo: los maceteros de cerámica o de terracota sin agujeros son preciosos, pero pueden convertirse en una sentencia de muerte (perdona la expresión, pero es que es eso mismo) para la gran mayoría de plantas. Usa macetas con agujeros de drenaje, y si quieres ponles un plato debajo, pero acuérdate de retirar el agua sobrante a los 30 minutos de haber regado.

¿Cómo añadir tierra a una maceta?

Con el paso de los meses es normal que la maceta vaya perdiendo tierra por los agujeros de drenaje. Por eso, puede que necesites añadir un poco, pero ¿cómo? Es muy fácil: por arriba. Coge un puñado con la mezcla de tierras que ya hayas uses para esa determinada planta, y ve rellenándola hasta que quede casi llena del todo.

Por último, solo tendrás que regar.

¿Cómo renovar la tierra de macetas?

La mayoría de plantas tienen un sistema radicular delicado, al que no hay que manipular durante los trasplantes. Sin embargo, la tierra se va quedando sin nutrientes desde el momento en que las raíces comienzan a absorberlos. A menos que se abone regularmente, el crecimiento más tarde o más temprano se detendrá.

Por este motivo, a veces podremos renovar la tierra, por ejemplo, en el caso de cactus y otras suculentas. La manera de hacerlo es la siguiente:

  1. Primero, se riega.
  2. Luego, se extrae la planta de la maceta.
  3. Después, se procede a limpiar las raíces con cuidado, metiéndolas si hace falta en un barreño con agua para que resulte más fácil la limpieza.
  4. A continuación, se rellena la maceta con sustrato nuevo.
  5. Por último, se planta, colocándola en el centro, y terminando de rellenar la maceta.

Durante unos días hay que tener la planta en semisombra, pero en cuanto se le vea crecimiento se puede pasar a su ubicación original.

Las plantas en maceta necesitan cuidados especiales

Las plantas cultivadas en maceta necesitan más atenciones que las que crecen en el suelo. Para que podamos disfrutar de ellas, es fundamental utilizar un sustrato que, además de satisfacer sus necesidades, permita que sus raíces tengan un crecimiento excelente.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.