¿Cómo combatir el oídio del tomate?

El oídio del tomate es una enfermedad grave

Imagen – Flickr/Scot Nelson

El oídio es una enfermedad causada por hongos que provoca serios daños a una gran variedad de plantas, entre las que se encuentra la tomatera. Sin embargo, a pesar de que pueda parecer justo lo contrario, en realidad no es muy difícil de tratar… siempre que se detecte a tiempo.

Así que si quieres saber cómo eliminar el oídio del tomate y/o cómo puedes evitar su aparición, a continuación te explicaremos en detalle todo sobre esta enfermedad.

¿Qué es?

El oídio es un hongo parásito que ataca a las partes aéreas de las plantas (hojas, tallos y frutos). La especie que afecta a nuestras tomateras se conoce con el nombre científico Leveillula taurica. Es fácil de distinguir ya que en cuanto infecta a los seres vegetales al poco se cubren con una capa algodonosa de micelio gris-blancuzco a blanco, lo que llamamos polvo o moho gris.

Las condiciones óptimas para su desarrollo son una temperatura de 20 a 25ºC y una humedad relativa de 50 a 70%. Por este motivo, es durante la primavera y el verano cuando podremos verlo, coincidiendo con la temporada de siembra, cultivo y cosecha del tomate.

¿Cuáles son los daños/síntomas que provoca?

El oidio afecta al tomate

Imagen – Flickr/Scot Nelson

Los daños o síntomas que provoca son los siguientes:

  • Manchas blancas y pulverulentas en el haz de las hojas que aumentan de tamaño y que se vuelven amarillentas.
  • Polvo blanquecino en el envés de las hojas y/o en los frutos.
  • Muerte prematura de las hojas.
  • Detención del crecimiento.

¿Cómo se puede curar el oídio del tomate?

Para eliminar el oídio del tomate recomendamos hacer lo siguiente:

Lo primero es identificar los síntomas en las plantas, ya que de esta manera podremos saber cuáles están enfermas. Una vez lo hagamos hecho, vamos a tratarlas con fungicidas basados en cobre (como este), pues son los mejores y más eficaces productos fitosanitarios que tenemos hoy en día para combatir a estos microorganismos.

A continuación, si tenemos las plantas en macetas será conveniente cogerlas y llevarlas a otra zona, lejos de las otras plantas. Esto es muy importante para evitar que se contagien las demás. Asimismo, si tienen partes muy afectadas, por ejemplo, si tienen tomates que ya están excesivamente blandos o podridos, u hojas llenas de moho, entonces las cortaremos con unas tijeras previamente desinfectadas.

Y para acabar, regaremos solo cuando sea necesario. Las tomateras son plantas que quieren mucha agua; de hecho en verano pueden necesitar un riego diario, pero un exceso de agua puede resultar fatal. Por ello, es importante que la tierra en la que crezcan tenga buen drenaje, y que si las tenemos en macetas con un plato debajo no les mantengamos dicho plato siempre lleno de agua.

Tampoco se deben de pulverizar/rociar sus hojas, excepto si vivimos en una zona donde la humedad ambiental es baja, inferior al 50% (esto podremos saberlo consultando cualquier web de meteorología. Por ejemplo, si estás en España puedes buscar en Google algo como: AEMET X (cambiando la X por el nombre de tu pueblo o ciudad) y luego le tendrías que dar a Ver tabla detallada, y ya podrías ver cuál es la humedad relativa de tu zona).

¿Cómo eliminar el oídio de las tomateras de forma natural?

El azufre y el cobre por sí solos ya son unos buenos fungicidas ecológicos. Simplemente tienes que espolvorearlos por encima de las hojas, así como sobre la tierra alrededor del tallo de las plantas. Ahora bien, también hay otros productos naturales que puedes utilizar, como la cola de caballo (en venta aquí), cuyo extracto puedes comprar listo para su uso, o bien hacerlo tú mismo preparando una infusión con un litro de agua y 100 gramos de planta. Lo dejas diez minutos hirviendo, y luego esperas a que se enfríe antes de su uso.

Otro producto que seguramente tengas en casa y que también te servirá para combatir el oídio del tomate es el bicarbonato de sodio. Este es un buen fungicida, que tiene además propiedades antibacterianas y antisépticas. Para utilizarlo has de mezclar 1 litro de agua, 2 cucharadas de aceite de oliva, y 2 cucharadas de bicarbonato, y pulverizar la planta con ello. Pero eso sí, por precaución es muy recomendable echar primero en una hoja para ver qué tal reacciona.

¿Se puede prevenir el oídio en el tomate?

Las tomateras pueden tener oidio

El oídio del tomate puede dejarnos sin cosecha, de ahí que sea necesario tomar algunas medidas para evitar su aparición. Aunque no son infalibles, sí que ayudan a su prevención. Son las siguientes:

  • Arrancar las hierbas silvestres.
  • Eliminar las hojas y/o frutos afectados.
  • Tratar la planta con fungicidas a base de cobre, el cual lo encontraremos en las tiendas de jardinería o en los viveros, en cuanto veamos los primeros síntomas.
  • Mantener las tomateras bien cuidadas; es decir, regarlas muy seguido para que no pasen sed y abonarlas con abonos orgánicos durante toda la temporada.
  • Y por supuesto, no tenemos que comprar ejemplares enfermos ya que podrían contagiar al resto.

Como ves el oídio del tomate es una enfermedad que puede ser grave, pero es posible tratarla con productos eficaces.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.