Cómo crecen las plantas

Las plantas pasan por diversos procesos para crecer

Los más curiosos os habréis preguntado alguna vez cómo crecen las plantas. ¿Cómo es posible que de un brote minúsculo acabe surgiendo un árbol de varios metros de altura? Aunque la respuesta pueda parecer sencilla, son muchos los procesos y factores que influyen para que este desarrollo vegetal pueda tener lugar.

Para que podáis entender mejor todo lo que implica, vamos a explicar en este artículo cómo crecen las plantas, comentando todas las fases. Hablaremos sobre el nacimiento de las mismas, sus fases de crecimiento y qué necesiten para poder desarrollarse.

¿Cómo nacen las plantas?

Los vegetales nacen a partir de semillas

Antes de explicar cómo crecen las plantas, es importante entender su nacimiento. A este fenómeno se le conoce como germinación. Se trata de un proceso natural mediante el cual una semilla da una forma de vida que inicialmente es diminuta. Este nuevo ser se llama plántula e intenta crecer hasta alcanzar el tamaño que necesita para poder sobrevivir.

Pero demos un paso atrás. ¿Qué es exactamente una semilla? Pues bien, se trata del elemento sexual reproductivo producido después de la fecundación, que es una fase que comentaremos más adelante. El objetivo principal es perpetuar la especie vegetal, pero también cumple con la función de dispersión y de expansión mediante multiplicación. Por lo tanto, el proceso de nacimiento de una planta se inicia cuando la semilla se encuentra en un medio indicado para que pueda crecer. Cabe decir que una vez ha empezado el nacimiento, o proceso de germinación, no se puede paralizar ni es reversible sin que el vegetal en cuestión muera.

En cuanto a la estructura de la semilla, su interior alberga el endospermo. Este elemento proporciona la energía que requiere la evolución a la plántula. Para iniciar el proceso tiene que absorber agua y liberar una hormona denominada ácido giberélico. La sustancia que deriva de este proceso es absorbida por las células, que gracias a ella pueden empezar a formar enzimas cuyo objetivo es cambiar al endospermo para convertirlo en glucosa o en azúcar, que será la base de energía que necesitará el embrión del vegetal. Una vez que hayan aparecido las primeras hojas, la planta empieza con el proceso de la fotosíntesis.

Cómo crecen las plantas: Fases

Para que una planta pueda crecer necesita que se cumplan ciertos requisitos ambientales

Ahora que ya sabemos cómo nacen, veamos cómo crecen las plantas. Como ya hemos mencionado anteriormente, si las condiciones del entorno en el que se encuentra la semilla son idóneas, esta de vida a un nuevo vegetal. Este proceso se inicia con la ruptura de la semilla, dando lugar a la raíz. Todo el procedimiento de nacimiento y crecimiento de las plantas se pueden dividir fácilmente en distintas fases, las cuales comentaremos a continuación para entender cómo crecen las plantas.

La polinización

En la mayoría de las especies vegetales debe tener lugar la polinización para que pueda ocurrir la fecundación. Este proceso se inicia cuando cae el polen de los estambres pertenecientes a la flor hasta alcanzar el estigma que se encuentra en el pistilo de la misma flor o de otra. L agentes polinizadores que transportan el polen de una planta a otra son muy variados. Pueden ser insectos, aves o incluso el viento. Si queréis saber más sobre este proceso, os recomiendo que le echéis un vistazo a nuestro artículo que explica en qué consiste la polinización.

La fecundación

Veamos ahora qué es la fecundación. Se trata del proceso mediante el cual tiene lugar la unión de las células femeninas y masculina de los vegetales. Empieza cuando el polen llega al ovario, cosa que ocurre gracias al proceso de la polinización. En la reproducción de las plantas, este es el método más extendido.

La fecundación de las plantas se lleva a cabo tras la polinización
Artículo relacionado:
¿Qué es la fecundación de las plantas?

La germinación y el desarrollo

En el inicio del crecimiento de la semilla, esta se encuentra en un estado latente. Una vez que ha finalizado el proceso de germinación, el cual hemos comentado al principio, nace lo que llamamos inicialmente plántula. Para que esto ocurra, y también para que este nuevo ser vivo pueda seguir desarrollándose, a cada especie vegetal le harán falta unas condiciones específicas distintas en lo que se refiere a la humedad, a la luz y a la temperatura. Esto es fundamental tanto para la raíz como para el primer brote.

De esta manera, la germinación empieza desarrollando el embrión. Este se alimenta inicialmente de las sustancias que están almacenadas en su interior. Una vez empieza a dilatarse, el revestimiento de la semilla se rompe. Así pues se puede dividir en tres etapas el desarrollo de las plantas:

  1. Hidratación: Durante esta primera etapa del nacimiento del vegetal, la semilla va recolectando humedad hasta que finalmente su envoltorio se rompe, dando lugar al primer brote. Es, por lo tanto, un proceso fundamental.
  2. Germinación: Después tiene lugar la germinación. En esta etapa ocurren los cambios metabólicos necesarios para que la plántula pueda llegar a desarrollarse correctamente. Durante esta fases, la hidratación disminuye considerablemente, quedando en muchas ocasiones en nada.
  3. Crecimiento: Finalmente queda el crecimiento de la planta. En esta etapa aparece la primera raíz, o radícula. Gracias a ella, el vegetal será capaz de absorber nutrientes y agua para poder crecer y desarrollarse hasta alcanzar el tamaño necesario para su supervivencia.

¿Qué necesitan las plantas para crecer?

Las plantas necesitan diferentes elementos para crecer

Al igual que nosotros, las plantas también necesiten diversos elementos para poder crecer y desarrollarse. Veamos cuáles son:

  • Luz: Es una de sus principales fuentes de energía. Es necesaria para su desarrollo.
  • Agua, dióxido de carbono y sales minerales: Estas fuentes de energía son necesarias para que puedan iniciarse diversos procesos anabólico mediante los cuales se crean sustancias de reserva.
  • Macronutrientes: Son necesarios para poder realizar la organogénesis y la morfogénesis correctamente. Entre ellos se encuentran el fósforo, el potasio, el nitrógeno, el magnesio, el calcio y el azufre.
  • Micronutrientes: Son necesarios para completar otras reacciones enzimáticas que ayudan a las funciones metabólicas. A este grupo pertenecen el boro, el manganeso, el cobre, el zinc y el hierro.

Gracias a todos estos nutrientes y a otros factores ambientales, como por ejemplo la humedad y la luz, las plantas son capaces de crecer y desarrollarse y, en definitiva, continuar su ciclo vital.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.