Cómo cuidar césped artificial

Cómo cuidar césped artificial

Puede ser que tengas un césped artificial en tu terraza, quizás en tu balcón. O a lo mejor y lo tienes en todo tu jardín. El problema es que muchos piensan que, por tenerlo, ya no hay que hacer nada más. Y es un error, puesto que debes aprender cómo cuidar el césped artificial.

Es cierto que el mantenimiento y cuidado no es tan complicado como con el natural, pero aun así, si quieres que te dure tiempo, necesitas llevar a cabo algunos cuidados imprescindibles. ¿Sabes cuáles son?

Cuidados del césped artificial

Cuidados del césped artificial

Uno de los errores más habituales a la hora de colocar un césped artificial es pensar que ya no hay que regarlo, ni mantenerlo, ni hacerle nada. Y en realidad es una gran equivocación y la razón por la que muchos de esos céspedes acaban deteriorándose y teniendo que cambiarse.

Ahora bien, tampoco te vamos a decir que las tareas que debas llevar a cabo son igual de pesadas y difíciles que con un césped natural. Ni mucho menos; son fáciles, no te ocupan mucho tiempo y son baratas. En otras palabras, sí que merece la pena instalar un césped artificial y, aunque tienes que dedicarle un tiempo a este, lo normal es que sea mucho menos que si tuvieras el natural.

¿Y qué es lo que tienes que hacer?

Limpiarlo de vez en cuando

Con el paso del tiempo, el viento, el clima y el día a día el césped se va ensuciando y acumulando polvo. Y eso hace que se vea descuidado y falto de «vida», en el sentido en que no se verá verde.

Para eliminarlo, tienes que ser consciente que, de vez en cuando, debes limpiar, con agua y jabón, el césped para eliminar todo el polen, el polvo y otros elementos que lo ensucian.

De hecho, una mezcla de jabón neutro con agua y un poquito de suavizante será perfecta porque no solo lo limpiarás sino que además lo dejarás suave y sin electricidad estática.

Cepillarlo (o barrerlo)

Como no es bueno fregarlo todos los días, e incluso dependiendo de donde lo tengas colocado, todas las semanas, algo que sí debes hacer más a menudo es cepillarlo, sobre todo en las zonas de mayor tránsito.

Para ello, debes utilizar siempre un cepillo duro, como los de barrendero. Y siempre, siempre, siempre en el sentido contrario al de las fibras. De lo contrario, puedes provocar un problema importante. Otra opción es usando un cepillo eléctrico que te ahorra mucho tiempo y tendrás que hacer menos esfuerzo.

Riego

¿Pensabas que el césped artificial no se riega? Pues estás en un error. Cada mes, o cada dos meses si vives en una zona de clima frío (o bien es invierno) es importante regarlo.

Si el verano es muy caluroso, puedes regarlo más a menudo para que se mantenga el frescor. Y si el invierno es muy frío, es mejor mejor no regarlo porque puede congelarse ese agua, sobre todo por la noche, y dañar el césped artificial.

cuidar el cesped artificial

Mover los muebles

Imagina que tienes una terraza que has decidido cubrir con césped artificial. En ella tienes una mesa y un sofá para disfrutar tras un duro día de trabajo. Y al cabo de un año o más, decides hacer limpieza general, los muebles y… ¿por qué está «muerto» el césped artificial?

Pues sí, cuando colocas algo encima del césped artificial y no lo mueves por mucho tiempo, las fibras que lo componen acaban por morir y te encuentras con «calvas» en tu césped.

Para evitar esto, lo único que debes hacer es retirar el mobiliario (no arrastrándolo sino levantándolo) para cepillar esa parte y hacer que las cerdas que hay debajo recuperen su estado (se levanten, les pueda caer agua, les dé la luz…).

¿Quiere esto decir que conviene mover los muebles de sitio de vez en cuando? Sí, exactamente. Hay que verlo como una forma de redecorar con los elementos que tienes para salvaguardar y cuidar el césped artificial.

Limpiarlo lo antes posible

En este caso nos referimos a si se nos cae algo, o a si tenemos animales y se les ocurre hacer sus necesidades en él. Es muy importante limpiarlo de inmediato ya que las fibras pueden absorber el olor, el color, etc. y hacer que se vea mal. Y a eso tenemos que unirle la falta de higiene.

Si es agua, refresco, alcohol, etc. lo mejor es limpiarlo con agua y jabón para evitar que las fibras se queden pegadas, con una textura pegajosa, etc. Y en el caso de los animales, hay que retirarlo todo primero con un papel y luego fregarlo.

No conviene que directamente le eches agua porque no va a limpiar ni a higienizar esa zona, y lo único que conseguirás es que se pueda extender a una mayor parte del césped.

Aplica perfume higienizador

El césped artificial, aunque no lo creas, también puede ser un hogar para muchos bichos y bacterias. Por tanto, si quieres que siempre esté lo más limpio posible y sobre todo higienizado, lo que debes hacer es echarle un perfume higienizador. Este mantendrá alejadas las bacterias pero también los bichos y además evitará que se te dañe el césped.

En cuanto a los olores, si la zona donde tienes el césped es pequeña, es posible que lo notes, pero suele ser agradable.

Recolocar la arena

cesped artificial vs natural

Por si no lo sabes, el césped artificial se asienta sobre una arena (normalmente de sílice). El problema es que, con el paso del tiempo, el uso, el viento, etc. hace que la arena, aun estando debajo del césped, se mueva y pueda hacer que surjan montículos, que otras zonas se hundan, etc.

Por eso, otra de las tareas para cuidar el césped artificial es la de recolocar la arena. Solo tienes que levantarlo un poco, allanar la arena y volver a colocarlo.

Ahora bien, esto no es algo obligatorio en su instalación. Es decir, que muchas veces el césped puede haberse colocar directamente sobre la tierra. El problema es que si no se aplica herbicida las malas hierbas saldrán y pueden afear el aspecto, además de que es más probable que aparezcan hongos debido a un exceso de humedad. Si esto pasa, tendrás que usar fungicidas levantando el césped, aplicándolo y reponiendo aquel que esté en mal estado.

De esta forma, cuidar el césped artificial te asegurará que dure por muchos, muchos años. ¿Tienes dudas? Coméntanos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.