Cómo cuidar la planta Nandina

La Nandina domestica es una planta ornamental

En China y Japón crecen plantas espectaculares, como los arces japoneses o como nuestra protagonista, la Nandina domestica, aunque quizás lo conozcas más por sus otros nombres, como Bambú sagrado o, simplemente Nandina. Esta planta es un arbusto de hoja perenne ideal para tener en cualquier tipo de jardines, ya sean grandes o pequeños, y también sirve para decorar patios y terrazas.

Pero, ¿sabes cómo cuidar la planta Nandina? Tanto si acabas de entrar en el mundo de la jardinería como si ya llevas un tiempo y quieres tener un arbusto diferente a los que se pueden encontrar en los viveros en las mejores condiciones, este artículo es para ti.

Características principales

Frutos de la Nandina domestica

La Nandina domestica es una planta que se caracteriza por tener hojas verdes que se tornan rojas o anaranjadas en otoño. Alcanza una altura de unos 2m, y resiste sin problemas las heladas de hasta los -7ºC. Sin embargo, no es capaz de aguantar temperaturas altas. Si las temperaturas se sitúan por encima de los 35ºC hay que mantenerla con el sustrato/suelo húmedo para evitar que se sequen sus raíces.

Dada la belleza cromática que tienen sus hojas se puede emplear como planta ornamental durante distintas épocas del año. Aunque se llame de forma común como bambú sagrado, hay que decir que en realidad no es un bambú. Esta planta pertenece a la familia de las Berberidáceas y tiene el aspecto de un arbusto leñoso creciendo de forma bastante apretada.

Las hojas tan famosa de esta planta son de tipo compuestas y perennes. Miden hasta unos 50 centímetros de largo. Cuando la planta es joven, sus órganos vegetativos tienen una particularidad especial. Y es que se vuelven de color rojo o rosa brillante cuando llega la primavera. Este tono lo adquieren antes de adquirir el color verde medio propio de la madurez. Otro aspecto fundamental de las hojas es que vuelven a tener este color rojo o rosa tan intenso cuando las hojas van a caerse. Este color también sirve de indicador para conocer el estado de las hojas.

Al tener estos cambios en los colores de las hojas, la Nandina domestica se convierte en una planta capaz de combinar estéticamente con otras floraciones que tienen lugar en verano. Estas flores se presentan en grandes panojas que están compuestas por pequeñas flores blancas que se agrupan en los extremos de las ramas. En cuanto los frutos de esta planta, son bayas de color rojo brillante. Tiene un tamaño bastante pequeño y un aspecto globoso. Suelen persistir durante mucho tiempo, llegando aguantar los inviernos más fríos. Si te encuentras en una zona con veranos excesivamente cálidos, es posible que esta planta no vaya a generar los frutos por las altas temperaturas.

Requerimientos de la Nandina domestica

Esta planta, tal y como hemos mencionado antes, tiene mayor rusticidad en cuanto al frío más que al calor. Tan solo si la temperatura es inferior a los -10 grados y de forma frecuente, podemos ver que comienzan a perder las hojas de la parte inferior. Ya tiene que ser un invierno demasiado extremo como para que esta planta no pueda sobrevivir a él.

Es importante que el pH de la tierra sea ligeramente ácido, entre 5 y 6, para evitar que sus hojas tengan clorosis, y que tenga buen drenaje. En el caso de que la queramos tener en maceta, usaremos un sustrato para planta acidófilas mezclado con un 20 o un 30% de perlita.

Cuidados necesarios

La Nandina domestica es una planta ornamental

Imagen – Flickr/guzhengman

Lo primero que debemos tener en cuenta es la ubicación. La ubicación más idónea será aquella en la que pueda estar expuesta al sol directo, excepto si el clima es muy cálido, como el mediterráneo por ejemplo, donde crecerá mucho mejor en semisombra. De todas maneras, para ayudarla a que esté aún más bonita, podemos abonarla en primavera y verano con abonos específicos para plantas ácidas siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.

El riego tiene que ser frecuente, sobre todo en los meses más calurosos del año. Como norma general, tenemos que regar cada 3 días en verano y cada 7-8 días el resto del año. En caso de duda, hay que comprobar la humedad del suelo/sustrato, introduciendo por ejemplo un palo delgado de madera hasta el fondo y, al sacarlo, ver si sale más o menos limpio, lo cual nos indicaría que la tierra está seca, o si por el contrario sale con mucha tierra adherida.

No se le conocen plagas ni enfermedades, y tampoco es necesario podarla. Eso sí, si ves que está teniendo un crecimiento desordenado y quieres darle forma, puedes hacerlo a finales del invierno, cuando el riesgo de heladas haya pasado.

Propagación de la Nandina domestica

Dado que puede tener un gran valor ornamental en nuestro jardín, puede ser interesante aprender cómo debemos propagarla. Como hemos mencionado antes, es una planta que prefiere los suelos ácidos tirando a neutros. Para que mantenga buen estado de todo el tiempo, necesita de un nivel alto de humedad. En la época de verano, cuando las temperaturas son mucho más altas, necesita de una mayor cantidad de humedad ambiental. Esto es debido a que es una planta que no soporta muy bien las temperaturas altas.

Si nos trasladamos al jardín y la zona donde vivimos suele tener abundantes precipitaciones, es interesante preparar bien el suelo. Y es que el drenaje del suelo es un aspecto fundamental para la supervivencia de esta planta. Tanto el riego común la lluvia puede provocar encharcamiento si el suelo no tiene buen drenaje. La Nandina domestica no es muy buena sobreviviendo a los encharcamientos. Hay que protegerla del viento en todo momento.

Si quieres propagar esta planta, lo ideal es hacerlo por semillas. También se puede hacer por división de matas o por esquejes. Si lo hacemos por semilla, debemos saber que la germinación se produce muy lentamente. El método más fiable para poder conseguir reproducir esta planta de forma más acelerada es la propagación de estacas semi maduras. Estas estacas hay que cogerlas en la época de verano y mantenerlas en invernaderos durante la temporada más fría del año. Gracias a este mantenimiento en invernaderos, la planta puede propagarse con mayor facilidad.

Las flores de nandina son de color crema

Imagen – Wikimedia/Sten Porse

Espero que con esta información puedan conocer más sobre la Nandina domestica.


14 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Antonio dijo

    Hola, Mónica
    Tengo plantada una nandina en sustrato universal y en semisombra, la verdad es que está estupenda.
    He adquirido otra más grande, y la quiero transplantar con la que tenía, las dos, a una jardinera más grande, y a una zona un poco más soleada.
    Puedo trasplantarla ahora?
    Puedo trasplatarla con sustrato universal?
    Puedo trasladarlas a esa zona más soleada?
    Gracias anticipadas por tu ayuda.
    Un abrazo,

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Antonio.
      Es mejor que las trasplantes en primavera. Ahora ya no tardará en llegar el frío, y podrían resentirse.
      Puedes ponerles sustrato universal sin problemas 🙂 , y mientras no les dé el sol de manera directa crecerán bien.
      Un saludo.

  2.   Antonio dijo

    Mónica, sólo les daría el sol un rato por la mañana

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Puedes probar uno o dos días a ver. De todos modos, si es el sol de la mañana temprano (hasta las 10-11), no creo que les pase nada 🙂 .

    2.    Maui dijo

      Hola! Compré una cantina este año en primavera y la tengo en una maceta mediana bien drenada. Me dijeron que en otoño tendría unos frutos rojos muy bonitos pero no ha salido ninguno. Es posible una nandina sin sus características bayas? Qué he podido hacer mal? Mucho sol quizá?

      1.    Mónica Sánchez dijo

        Hola Maui.
        Puede ser que sea aún joven, o que la maceta se le haya quedado pequeña.

        Otro posible motivo es que esté en una zona con clima muy cálido y seco, con temperaturas de 30ºC o más en verano, y con inviernos suaves. de ser así, te recomiendo ponerla en semisombra.

        Saludos!

  3.   Janet dijo

    Me regalaron una pequeña nandina, muchas gracias x la informacion, esperare en primavera para transplantarla

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Enhorabuena por el regalo 🙂

  4.   Camilo De Lucca dijo

    Hola !
    Tengo una Nandina a pleno sol y quisiera que estuviera mas tupida de hojas y frondosa. Qué puedo hacer ? Ahora está terminando el invierno.
    Saludos
    Camilo

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Camilo.
      Cuando la temperatura suba de los 15ºC puedes empezar a abonarla con un abono universal. Así sacará muchas hojas nuevas.
      Para que esté más tupida, ve recortando los tallos dándole a la planta una forma más o menos redondeada.
      Un saludo.

  5.   Luciana dijo

    Holaaa…. un saludo hace un mes compramos una nadina… en febrero . Bella pero las hojas eran casi todas rojas solo tiene verdes abajo. .. y se le comenzaron a caer las hojas casi todas y le pode las ramas secas .. pero sigue igual esta en la maseta aun no se si es normal por el invierno o alguna otra causa … ayudaaa graciaasss

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Luciana.
      ¿Cada cuánto la regáis? No debe de recibir mucha agua: sólo dos o tres veces por semana en verano y algo menos el resto del año.
      Si le tenéis puesto un plato debajo, hay que acordarse de quitar el agua que haya sobrado tras cada riego.
      Un saludo.

  6.   Montse dijo

    Me encantan las Nandinas y el articulo me ha resultado muy útil. En Otoño se ponen preciosas.

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Nos alegra que te haya sido útil 🙂