Cómo cuidar las dalias

Las dalias son perfectas para tener en maceta, en jardineras junto con otras plantas similares, e incluso en el jardín, creando así un espectáculo de colores durante el verano.

Las dalias son originarias, principalmente de América del Norte, concretamente de México. Son muy preciadas por los amantes de las plantas debido a la gran variedad de colores y formas de sus flores, de las cuales se estima que hay alrededor de 20 mil cultivares en el Registro Internacional de las Dalias.

Cuidados generales de las dalias

Las dalias tiene flores de varios colores

Si eres una de las personas que deseas tener estas plantas o ya tienes alguna, debes tener en cuenta que el cuidado general de esta flor se basa en varios aspectos fundamentales: Luz y ubicación, clima, tierra y abono, el riego, la floración y el control de plaga.

Luz y ubicación

Para que esta planta se desarrolle adecuadamente, deberá estar ubicada en una zona que tenga mucha iluminación, sobre todo si quieres disfrutar de sus hermosas flores.

Dentro del espacio donde vayas a colocarla, ubica un lugar donde la planta pueda recibir mucha luz, el cual puede ser al lado de una ventana o en un punto de luz en el interior de tu casa.

Ahora, si la zona donde vives el sol es muy intenso, tendrás que ubicarla en un lugar zona semisombra, o donde pueda estar resguardada del astro rey durante las horas de influjo más intenso, que comúnmente es a medio día.

Otro factor considerar cuando elijas el lugar para tu planta, debe ser la corriente de aire que pasa por este, ya que si es fuerte, podría hacerle un enorme daño tu dalia, así que busca un lugar que le dé la protección adecuada a la planta.

Clima

Las dalias se desarrollan mejor en un clima templado, podría decirse que es su favorito, pero pese a que aguantan bien el calor sin que el solo directo incida sobre ellas por mucho tiempo, también pueden soportar bajas temperaturas y heladas hasta los -5ºC.

Existen zonas donde las heladas son mucho más fuertes que en otras, por lo que será necesario que ayudes a tus dalias con un manto vegetal grueso sobre su base y sus bulbos, aunque también puedes retirar estos últimos y resguardarlos en un lugar protegido, si la temperatura es realmente muy baja. Una vez que haya pasado la helada, puedes volver a plantarlos sin ningún tipo de problema.

Tierra y abono

En cuanto a la tierra donde puedes plantar o que pueden tener tus dalias, entérate que esta debe estar enriquecida con una buena cantidad de materia orgánica, así que te podremos recomendar que este sea humus de lombriz, compost o bokasni, ya que esos fertilizantes te permitirán tener a tu planta libre de productos químicos sintéticos.

Cuando tengas que colocarlo para plantar la dalia, tienes que remover la tierra o el sustrato, de modo de que este se encuentre suelto y tenga un mejor drenaje. Utiliza todo el fertilizante o abono que desees, ya que una cantidad abundante te ayudará a enriquecerla en gran medida y recuerda en cada invierno repetir esta técnica.

Riego

Aunque las dalias son resistentes al calor, no quiere decir que no necesitarán que las riegues, por el contrario, la planta agradecerá en gran medida que la riegues con frecuencia y en abundancia, sobre todo en aquellos días cuando hace más temperatura de lo normal.

Para ello tendrás que mojar toda la tierra y no las hojas de la planta, y mucho menos sus flores, ya que de esta manera estarás evitando problemas de exceso de humedad.

Vale la pena reiterar que es muy importante que riegues con frecuencia las dalias durante las temporadas calurosas, pero sin exagerar, ya que de lo contrario los bulbos no aguantarán el exceso de agua ni de humedad, así que, si lo realizas de poco, pero con frecuencia, podrás evitar lo anterior.

Floración

Las dalias florecen en primavera-verano

Los amantes de las dalias, deben saber que estas plantas florecen a los dos meses de plantar sus bulbos, tiempo en el que será necesario que dichas flores se corten, solo cuando estas se hayan abierto y alcanzado la longitud de tallo adecuada.

Cuando ya la plantación haya cumplido 9 meses, se podrá proceder a extraer el material que sea necesario para producir estacas, según la extracción mecánica de los tubérculos de esta planta.

Plagas

El control de plagas en las dalias no será un problema si se les cuida adecuadamente, ya que estas son resistentes a varias plagas y enfermedades, aunque el pulgón negro es su principal enemigo.

Los tallos de esta planta son el lugar favorito para este insecto, aunque también puede verse afectada por el pulgón verde, que lucha por estar en la parte inicial de los tallos. Tendrás que aplastarlos sin quieres eliminarlos por completo, claro está, sin dañar la planta en ningún momento.

Otra plaga que también tiene favoritismo por las dalias son los caracoles, pero que para combatir necesitarás hacerte de algunas trampas.

Si no tienes el cuidado necesario con esta planta, puede sufrir del virus del mosaico, pero también de la enfermedad bacteriosis, que si llega a afectarla en gran medida, te obligará a desechar la planta, así que mejor evita mojar las hojas y flores de tu dalia.

Características

Alcanzan una altura de entre 30 y 100 cm con múltiples ramificaciones, característica por la cual podrás tenerla donde más te guste.

Estas plantas son amantes del sol, por lo que no crecerán bien en lugares con sombra o semisombra. También puedes tenerla en interior siempre y cuando la estancia sea muy luminosa y le pueda dar unas 3-4 horas de luz directa (o a través de una ventana).

La raíz subterránea de la dalia emerge desde el cuello de la planta y es del tipo tuberosa ampliamente fasciculada. Crece en nudos o entrenudos, constituyendo una estructura que puede almacenar y reproducir.

En cuanto a sus hojas, estas dependen de cada una de las especies de dalias, pero estas pueden ser simples o compuestas, pero todas en disposición opuesta o verticilada. Su lámina foliar se puede encontrar entera o divida, de forma ovalada con bordes aserrados o rectos y de color verde.

Las flores de esta planta se encuentran sobre su tallo y están agrupadas. La forma de esta varía según la especie, así como su tamaño y color, pero los más predominantes son en colo rojo, blanco, anaranjado rosado y violeta.

En verano y finalizando el otoño, son las épocas en las que suele darse la floración de las dalias. Pese a que también pueden florecer en climas cálidos, las altas temperaturas pueden producir que el proceso de floración se detenga.

Tipos de dalia

Las dalias pueden ser de varios tipos

La dalia es una planta de la que se conoce más de 50 mil especies, pero hay algunas que son más conocidas que otras, así que te diremos cuáles son algunos de esos ejemplares:

Simples

Los ejemplares de dalias simples no tienen el común tamaño de otras especies, ya que pueden llegar a mediar entre 45 y 60 centímetros, mientras que el diámetro de sus inflorescencias alcanza unos 10 centímetros y principalmente son flores tubulares que están rodeadas por cañas en filas.

Anémona

Otro tipo de dalias son las Anémona, que son muy populares y pueden llegar a medir entre 60 a 90 centímetros, donde sus inflorescencias también miden aproximadamente 10 centímetros de diámetro.

Pueden tener una fila de floren de junco o varias, las cuales están ubicadas en el borde, mientras que dentro de este tiene un disco de flores de forma tubular que son grandes.

Collar

Las dalias de tipo collar, son unas flores que transmiten una impresionante belleza y que se puede apreciar mejor, gracias a la altura que estas pueden alcanzar que está entre los 75 y los 120 centímetros, mientras que sus canastas pueden tener un diámetro de 10 centímetros.

En cuanto a la inflorescencia de estas dalias tiene una fila de flores de cañas, que están secundadas por un anillo de collar de transición, el cual contiene en su interior un disco tubular.

Ninfas

Este tipo de dalia pueden llegar a alcanzar hasta 1,2 metros de altura, donde sus inflorescencias de rizo son aplanadas y puede tener hasta 15 centímetros de diámetro.

Las flores de caña de las ninfas son planas y poseen borde que están ligeramente elevados.

Decorativos

Otro tipo de dalias son las decorativas, unas flores que llegan a alcanzar hasta 15 metros de altura y cuyas inflorescencias de 25 centímetros o más, posee flores de caña marginal, las cuales son anchas y contundentes.

Esférico

También existen dalias del tipo esférico, las cuales, como bien lo dice el nombre, tienen forma esférica y con pompones que son similares, así que solo son diferenciables por el diámetro de su inflorescencia de felpa.

El crecimiento esférico de esta flor puede alcanzar hasta 1,2 metros y tener un diámetro de hasta 15 cm de flores de cañas redondeadas u obtusas.

Pompón

Las dalias pompón tienen una inflorescencia de rizo con forma de bola que puede alcanzar los 5 centímetros del tamaño, además de que sus flores marginales son plegadas con punta redondeada o roma.

Recuerda que estos son solo algunos de los tipos de dalias que existen, ya que hay muchas más, aunque el cuidado en general de ellos y las condiciones para su desarrollo siempre serán las mismas.

Siguiendo los consejos mencionados en este artículo, podrás mantener a salvo a tu plantación de dalias o comenzar una si aún no la tienes. Lo importante es que siempre veles porque esta cuente con todo lo necesario para su buen desarrollo, pudiendo así seguir disfrutando de esta planta tan espectacular.


4 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Blanca dijo

    Gracias por la información. Solo una corrección, México no es de América del sur ni central, es parte de América del norte. Saludos.

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Ups, cierto. Corregido. ¡Gracias!

  2.   Aurora dijo

    Hola, acabo de comprar una maceta de Dalia. La tengo en un balcón pero no se si debe darle el sol directo o sombra, me da miedo a que las flores se puedan marchitar. Además tiene muchas hojas, es conveniente, ir quitando las de abajo?

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Hola Aurora.

      Las dalias son plantas a las que les gusta mucho la luz. Pero si en el vivero la tenían protegida, es mejor que la pongas en semisombra.

      No hace falta que le quites las hojas.

      Saludos!