Cómo cuidar las orquídeas de interior

Las orquídeas de interior necesitan cuidados

Las orquídeas en interior son plantas bastante exigentes. Necesitan mucha luz para crecer bien, y sobretodo para florecer. Además, han de estar en macetas y en sustratos adecuados, pues de lo contrario su estado de salud se debilitará.

Como interesa tenerlas preciosas, a continuación te diremos cómo cuidar las orquídeas de interior para tenerlo todo controlado.

Luz

La cattleya es una orquídea terrestre

Las orquídeas en interior han de ponerse en una habitación en la que haya ventanas por las que entre luz procedente de fuera. La falta de luz es un problema para ellas, ya que hace que las hojas se debiliten y »cuelguen», y que no puedan producir flores. Por ello, es sumamente importante que se coloquen por ejemplo en la entrada de casa, en un patio interior, o en cualquier otro sitio donde haya mucha claridad.

Pero ojo: no las pongas junto a la ventana, pues se quemarían. Yo por ejemplo las tengo en una mesa, a más de un metro de distancia de la misma. Además, en caso de tener más macetas en el mismo mueble, has de procurar que tus orquídeas estén delante de las plantas que sean más grandes, para que así puedan recibir la luz que necesitan.

Humedad ambiental

Nuestras protagonistas son originarias de las selvas tropicales, donde llueve con frecuencia y donde la humedad ambiental es muy alta. Gracias a ello, sus hojas se mantienen verdes, ya que pueden absorber las gotitas de agua que se posan sobre ellas. En el interior de los hogares dicha humedad suele ser, en cambio, baja, y esto es un serio problema, ya que se deshidratan y se ponen marrones. ¿Cómo evitarlo?

Bueno, lo primero que hay que hacer es descubrir si la humedad en casa es alta o baja. Para ello, aconsejamos comprar una estación meteorológica doméstica, la cual te servirá también para saber cuál es la temperatura máxima y la mínima, y así podrás saber cómo reaccionan a los cambios climáticos que se producen en tu hogar. Hay muy básicas y económicas que valen menos de 15 euros, como esta.

Una vez que sepas cómo es, podrás tomar medidas si es necesario. Por ejemplo, si durante una semana se mantiene por encima del 50%, es que la humedad es alta y por lo tanto, no tendrás que hacer nada. Pero si por el contrario es inferior, te recomendamos hacer cualquiera de estas cosas:

  • Pulveriza las hojas con agua de lluvia, destilada o baja en cal, una vez al día.
  • Coloca recipientes con agua cerca de las plantas.

Riego

Phalaenopsis
Artículo relacionado:
Aprende todo lo que necesitas saber sobre el riego de las orquídeas

Si hablamos del riego, este debe ser moderado. Hay que usar agua de lluvia o con bajo contenido en cal, ya que si se riega con agua muy calcárea, las hojas podrían amarillear. Pero, ¿cómo se han de regar?

Hay que hacerlo echando el agua a la tierra, nunca a la planta, y hasta que salga por los agujeros de drenaje de la maceta. Pero hay que tener cuidado si como sustrato le hemos puesto corteza de pino, ya que como esta apenas absorbe el agua, hay que echar poca para que no termine en el mueble.

Tierra o sustrato

Los cuidados de las orquídeas de interior son difíciles

Va a depender mucho de si es terrestre o epífita:

  • Orquídeas terrestres: podemos usar fibra de coco que puedes comprar aquí, o tierra para plantas ácidas como esta. Asimismo, la maceta ha de ser de color y tener agujeros en su base para que el agua pueda salir.
  • Orquídeas epífitas: usaremos corteza de pino, y las pondremos en macetas de plástico transparente con agujeros en su base. Puedes comprar el kit completo aquí.

Abonado

Si quieres ayudarlas a florecer, es interesante fertilizarlas con un fertilizante específico para orquídeas, como este. No hay que usar otros, ya que su concentración de nutrientes es demasiado alta para estas plantas, tanto es así que si las abonásemos con cualquiera de ellos podríamos causarles problemas nutricionales, y por consiguiente, su salud podría debilitarse.

Cambio de maceta

Aunque es cierto que las orquídeas son plantas relativamente pequeñas, a veces hay que plantarlas en macetas más grandes para que puedan continuar creciendo, sobre todo si les salen raíces por los agujeros de la maceta. Además, también se hace en el supuesto de que la tierra esté muy gastada, o si se sospecha que hay algún problema en las raíces.

Pero, ¿cómo se hace? Así:

  1. Lo primero es preparar la maceta. Recuerda que si es epífita ha de ser transparente, y si es terrestre, de color.
  2. Luego, introduce un poco de sustrato para orquídeas en la misma.
  3. Ahora, extrae la orquídea de la maceta, y observa sus raíces. Si es epífita como la Phalaenopsis, quita las cortezas de pino que puedas. Si ves alguna raíz negra o con moho, córtala.
  4. Por último, plántala en la maceta y termina de rellenar esta con sustrato.

Problemas de las orquídeas en interior

Hay una serie de problemas que pueden tener, los cuales son los siguientes:

  • Las hojas pierden firmeza: si se mantienen verdes, es porque les falta agua.
  • Las hojas viejas se ponen amarillas y caen: pueden ser porque han llegado a su fin, y en tal caso el resto la planta se verá bien, o por un exceso de riego.
  • Manchas marrones en algunas hojas: suelen ser quemaduras. Hay que evitar ponerla justo delante de la ventana.
  • No florece: puede ser porque le falte luz y/o agua. Más información.

Esperamos que ahora te sea más fácil mantener tus orquídeas en interior.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.