¿Cómo cuidar un arce japonés en maceta?

El arce japonés es una maravilla. Originario de Asia Oriental, tiene un porte y una elegancia increíbles. Su valor ornamental es tan alto, que es fácil que cualquiera se enamore, casi literalmente, de esta planta. Hay muchas variedades y cultivares, y cada cierto tiempo surgen de nuevos, algo que sencillamente nos vuelve locos 😉 .

¿Te has planteado tener algún ejemplar? Si es así, a continuación te explicaré cómo cuidar un arce japonés en maceta.

¿Qué necesita el arce japonés?

Antes de comprar uno es muy importante que se tenga en cuenta lo siguiente:

  • Es un árbol o arbusto que necesita un clima templado. Para poder sobrevivir y crecer debidamente es esencial que haya las cuatro estaciones bien diferenciadas, y que en invierno la temperatura baje en algún momento de los 0º. En climas cálidos o tropicales no prosperan, incluso en el mediterráneo lo pasa mal debido a la intensa calor. Su rango de temperaturas digamos, cómodo, se sitúa entre los 30ºC de máxima y los -15ºC de mínima.
  • Es una planta acidófila. Tanto la tierra como el agua de riego deben de tener un pH bajo, entre 4 y 6. En suelos calizos enseguida sus hojas muestran signos de clorosis férrica (falta de hierro).

¿Cómo se cuida?

Si disponemos de un clima adecuado, o si vivimos por ejemplo en una zona donde la temperatura mínima baja de los 0ºC (aunque sea poco), recomendamos proporcionarle los siguientes cuidados:

  • Ubicación: en semisombra. El sol quema sus hojas.
  • Sustrato: es muy aconsejable usar sustratos porosos, pues estos permitirán que las raíces estén correctamente aireadas y puedan absorber el agua y los nutrientes disueltos en ella con facilidad incluso en los días de más calor. Una buena mezcla es la siguiente: 70% akadama + 30% kiryuzuna. En el caso de que el clima sea suave-frío, podremos usar sin problemas un sustrato para plantas acidófilas.
  • Riego: frecuente en verano, algo más escaso el resto del año. Por lo general, hay que regar cada 2-3 días en los meses de más cálor, y cada 4-5 días el resto del año. Hay que usar siempre agua de lluvia, o acidificada (diluyendo el líquido de medio limón en un litro de agua) si la que tenemos es muy dura.
  • Trasplante: cada dos años, en primavera.
  • Abonado: durante toda la temporada de crecimiento, es decir, en primavera y verano, debemos abonarlo con abonos específicos para plantas acidófilas (azaleas, camelias, hortensias) que encontraremos a la venta en los viveros, siguiendo las indicaciones especificadas en el envase.
  • Poda: hay que quitar las ramas enfermas, débiles y aquellas que hayan crecido en exceso a finales de invierno, antes de que sus hojas broten.

Imagen – Lowes.com

Espero que estos consejos te sirvan para poder disfrutar de tu arce japonés.

¿Sabes qué puedes plantar en invierno?
Descubre qué tipo de plantas puedes plantar y comprar en invierno y en cada estación del año
Plantas para invierno

Categorías

Árboles y arbustos

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta trabajar con la tierra y observar el comportamiento de cada uno de los seres vegetales, pues todos tienen características que los hacen únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.