Cómo cuidar un Helleborus o rosa de Navidad

El Helleborus o rosa de Navidad florece a principios de invierno

Es difícil encontrar plantas que se vean bonitas durante el invierno, pero no imposible. Existen varios vegetales que mantienen su color verde e incluso sus flores durante la estación más fría del año, como por ejemplo el Helleborus. Para que podáis disfrutar de sus bonitos colores, vamos a explicar cómo cuidar un Helleborus o rosa de Navidad.

Para que podáis entender mejor a esta planta, primero vamos a explicar qué es la rosa de Navidad y cuándo florece. Después comentaremos los cuidados que requiere para que podamos cultivarla en nuestro hogar.

¿Qué es la rosa de Navidad?

El Helleborus o rosa de Navidad existe en diferentes colores

Antes de explicar cómo cuidar un Helleborus o rosa de Navidad, vamos a explicar qué es esta planta. También conocida comúnmente como Heléboro, este género de planta herbácea pertenece a la familia Ranunculaceae y es originaria de regiones montañosas del sur de Europa y de Oriente Próximo. Existen alrededor de veinte especies pertenecientes a este género. Las más conocidas son las siguientes: Helleborus foetidus, Helleborus lividus, Helleborus niger, Helleborus orientalis, Helleborus odorus, Helleborus purpurascens y Helleborus viridis.

Estas plantas herbáceas rizomatosas tienen un porte cespitoso y pueden llegar a medir 35 centímetros de alto. Sus hojas son pedado-partidas y poseen folíolos con un margen dentado. En cuanto a las flores, estas suelen ser colgantes y aparecen al final de los tallos erguidos.

Esta bonita flor recibe el nombre de rosa de Navidad por una razón bastante lógica: Sus flores se mantienen vivas y con colores durante la estación más fría del año, el invierno. Podemos encontrar a este vegetal de muchos colores diferentes, siendo los más habituales el púrpura, el blanco, el rosa, el amarillo pálido y el negro. Gracias a esta amplia variedad de diferentes tonos que nos ofrece esta planta, las rosas de Navidad son uno de los vegetales más populares durante el invierno. No es de extrañar, pues su aspecto bonito y sus colores vivos alegran la vista a cualquiera, especialmente en una época en la que la mayoría de las plantas lucen tristes y apagadas.

Habitualmente se utilizan las rosas de Navidad para decorar tanto el jardín como terrazas, balcones o interiores. Son aptas para ser cultivadas en el suelo o en macetas, haciéndolas ideales para cualquier hogar. Pero debemos tener cuidado, pues la ingestión de estos bonitos vegetales puede causarnos problemas, ya que son venenosos. Asique hay que prestar especial atención a que se encuentren fuera del alcance de los niños y de mascotas.

¿Cuándo florece la rosa de Navidad?

Al contrario que la mayoría de plantas con flores, el Helleborus no florece en primavera. La rosa de Navidad ofrece unas flores preciosas y grandes con una corona de estambres magnífica desde noviembre hasta marzo. Este espectáculo de florecimiento que da durante la época más fría del año es digno de ver y no nos cansará nunca. En invierno, cuando todos los vegetales están muriendo, la rosa de Navidad da lo mejor de sí y alegra la vista a cualquiera. No obstante, algunas de las especies pertenecientes el género Helleborus florecen un poco más tarde, a finales de invierno y a principios de primavera.

¿Cómo cuidar un Helleborus?

El Helleborus o rosa de Navidad no requiere muchos cuidados

Ahora que sabemos qué son estas plantas, vamos a explicar cómo cuidar un Helleborus o rosa de Navidad. Como podemos imaginar debido a su época de floración, se trata de un planta muy resistente al frío. Incluso se podría decir que es casi inmune a la escarcha y a la nieve. Eso sí, puede llegar a inclinarse un poco cuando las temperaturas son muy extremas. Sin embargo, en cuanto se vuelven a recuperar un poco, la planta se endereza enseguida.

A pesar de ello, lo mejor es ubicar la rosa de Navidad en un lugar protegido y soleado en el exterior. De esta manera nos aseguramos de que genere muchas flores. Si, por el contrario, la dejamos en un sitio con mucha sombra, acabará produciendo menos flores y no queremos eso, ¿verdad?

En cuanto al suelo, este puede ser una combinación entre tierra de jardín un tercio de turba con mucho humus. Además, la rosa de Navidad requiere ser abonada cada quince días durante su floración si queremos que sus bonitas flores sean abundantes y largas. Lo mejor es utilizar fertilizante mineral para esta tarea.

También es importante tener en cuenta el riego. Este debe ser frecuente, pues la rosa de Navidad necesita que el sustrato en el que se encuentra esté siempre húmedo. Pero debemos ir con cuidado de no encharcar la tierra. Lo mejor es hacerlo cuando veamos que las hojas empiezan a estar un poco decaídas. En cuestión de horas, la planta se recupera por completo. Eso sí, si hace demasiado frío lo mejor es no regarla. Además, es aconsejable podar las hojas marchitas.

Espero que esta información os haya resultado útil para poder cultivar vuestras propias rosas de Navidad. ¡Le darán un toque muy especial a vuestro hogar en invierno!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.