Cómo cuidar un jardín de rosas

Cómo cuidar un jardín de rosas

A pesar de que las rosas se consideran una de las plantas más difíciles de mantener, lo cierto es que no es verdad. Solo necesitas proporcionarle una serie de cuidados y estar atento a las plagas que más pueden afectarles. Como nos gusta serte útiles, en esta ocasión te vamos a hablar de cómo cuidar un jardín de rosas para que disfrutes de él por muchos años, y sobre todo, para que tus rosales estén sanos y te den muchas rosas.

¿Quieres saber cómo se hace? Pues presta atención a toda la información que te damos a continuación.

Cuántas variedades de rosas existen

Cuántas variedades de rosas existen

Las rosas son una de las flores predilectas de mujeres y hombres; expresan el amor que siente hacia una persona y siempre están relacionadas con el romanticismo y el erotismo. En el mundo se conocen más de 30.000 especies diferentes, pero lo cierto es que de ese gran número de ellas, solo 2000-3000 están a la venta; el resto no se pueden obtener salvo que tengas mano con quienes las cultivan.

Los propios jardineros hacen una clasificación de los rosales en tres grandes grupos: las especies silvestres, es decir, las rosas que florecen en la naturaleza (y que no conocemos tanto); las rosas antiguas, que son aquellas que datan de antes de 1867; y los rosales modernos, que son los que se han descubierto a partir de 1867.

Son estos últimos los más populares y un jardín de rosas está formado en más del 95% de rosas de este tipo. Ahora bien, ¿cuáles son? En concreto, se distinguen nueve subgrupos:

  • Rosales arbustivos. Son los más parecidos a los rosales antiguos. Se caracterizan por tener una altura de entre metro y medio y dos metros y medio, y el mismo intervalo en ancho. Sus flores pueden ser simples o dobles, y se pueden presentar de manera individual o bien en racimos con varias rosas. Físicamente se ven como una gran mata o arbusto.
  • Rosales híbridos de té. Son el grupo en el que más rosales te vas a encontrar, además de ser el más conocido, popular y vendido. Al igual que el anterior, también son arbustos bajos, que no superan el metro de altura y que florecen a lo largo del año. Sus flores son grandes, individuales y sobresalen de la planta ya que brotan en las ramas más altas. Has de tener en cuenta que hay rosales que huelen más y otros que huelen menos.
  • Rosales Floribunda. También muy populares, aunque no tanto como los anteriores, sus rosas son más pequeñas y casi siempre las saca en racimos, de entre 3 y 25 flores. Es de tipo arbusto y no supera los 50 cm de altura, aunque en algunos casos sí puede llegar al metro.
  • Rosales tapizantes. Son totalmente diferentes a los que hemos visto hasta ahora, porque estos crecen por el suelo, sin levantarse demasiado en altura. Sus flores pueden ser sencillas o dobles y siempre en ramilletes que van de 3 a 11 flores cada uno. Eso sí, solo aparecen en verano y otoño, aunque algunas de este grupo sí florecen todo el año.
  • Rosales trepadores. De unos de suelo nos vamos a otros de tallos largos que se van enredando entre paredes, vayas, muros, etc. para cubrir toda esa parte mientras crece. Estos pueden ser de flores grandes, pequeñas, ramilletes o que solo den una floración anual.
  • Rosales sarmentosos. Son también rosales trepadores que reflorecen (al contrario que los otros, que les cuesta más hacerlo). Tienen las mismas características de los otros, obteniendo grupos de rosas de entre 3 y 20 de ellas.
  • Rosales Grandiflora. Es capaz de alcanzar los dos metros de altura, y su desarrollo el primer año es muy rápido, dando flores algo más pequeñas que el grupo de floribundas e híbridos de té. Es muy resistente y se le considera uno de los rosales más modernos.
  • Miniatura. Su tamaño no supera los 40 centímetros y dan ramilletes de rosas de entre 3 y 11 flores, en verano y otoño. Son como los arbustos de rosas, pero mucho más pequeños.
  • Rosales Polyantha. Son arbustos que darán rosas muy pequeñas.

Cuándo florecen las rosas

Cuándo florecen las rosas

Si vas a cuidar un jardín de rosas debes saber que los rosales florecen durante todo el año si los cuidas bien y les das las condiciones para hacerlo. Solo durante unos meses la planta entrará en letargo, que será de enero a marzo, que es cuando se prepara para la primavera. Pero en general, desde primavera a principios del invierno podrías disfrutar de ellas.

Cómo cuidar un jardín de rosas

Cómo cuidar un jardín de rosas

Centrándonos en lo que tienes que saber sobre cómo cuidar un jardín de rosas, a continuación te damos las claves para que tus rosales siempre estén sanos y te den muchas flores. Toma nota porque después podrías planificar hacer un jardín de rosas en tu hogar y tener un manto de flores que te alegrarán la vista.

El rosal, ¿en sol o en sombra?

Si quieres que los rosales se desarrollen sanos y crezcan mucho, rápido… entonces colócalos en un lugar donde le dé el sol, pero no demasiado. Los rosales no toleran bien los lugares en sombra, pero estar a pleno sol tampoco, porque algunas variedades no soportan las altas temperaturas. Así que intenta ubicarlas en un lugar donde le dé mucha luz pero sin que esta sea demasiado cálida.

La mejor época para plantarlo

Ya sea que vayas a hacer un jardín de rosas desde cero, o que necesitas replantar rosales porque se te han quedado huecos, la mejor época para hacerlo es a principios de otoño. Esto es porque el suelo todavía está «caliente» del verano, lo que hace que las raíces se fijen mucho más rápido a la tierra y, con ello, sobrevivan mejor al invierno.

Además, te aseguras de que en primavera ya estén asentados y listos para empezar a florecer. Haz agujeros amplios, y rellénalos antes de plantar con una mezcla de materia orgánica y sustrato de alta calidad.

La mejor forma de regar el jardín de rosas

Para regar los rosales del jardín de rosas, lo mejor es hacerlo directamente a la tierra. Los rosales necesitan agua abundante, y en largos periodos de tiempo, por eso las plagas son habituales que aparezcan.

Puedes regar con manguera pero también, si el jardín es grande, podrías plantearte los riegos automáticos por goteo o similar.

Cuidado con las plagas en el jardín de rosas

El oídio, las orugas, pulgones, caracoles... son habituales en los rosales, y por eso tienes que vigilar que no les ataquen. Te recomendamos no solo que estés preparado para combatirlos, sino que pongas remedios a modo de prevención para que estos no aparezcan.

Se recomiendan sobre todo pesticidas líquidos para los pulgones, pero habrá más remedios (incluso caseros) para mantener a raya las plagas).

Abono

Para que el rosal esté en plena floración durante prácticamente todo el año debes contar con fertilizante líquido y abono para darles los nutrientes que necesitan.

Sobre todo va a requerir hierro, por lo que muchos utilizan el agua de hacer tomate frito para nutrirlos (que tiene un gran aporte de nutrientes para las plantas).

Poda

Por último, tienes que llevar a cabo una poda anual, normalmente en febrero, pero también una de mantenimiento todo el año, para eliminar las rosas que ya se han marchitado, las ramas muertas o que entorpecen a otras, las hojas caídas…

Ahora que sabes cómo cuidar un jardín de rosas, solo tienes que plantearte cómo diseñar el tuyo y disfrutar de las variedades de rosas que escojas y de esos momentos que pasarás cuidando ese jardín que, cuando florezca, parecerá mágico.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   FELISA FAUSTI PADILLA dijo

    GRS MUY BUENO EL ARTICULO GRS.

    1.    Mónica Sánchez dijo

      Muchas gracias, Felisa 🙂