Cómo cuidar un rosal mini en maceta

Cómo cuidar un rosal mini en maceta

Las rosas son una de las plantas (y flores) más apreciadas por todo el mundo. Quién y quién menos ha tenido en algún momento un rosal. Pero como sabes, hay muchos tipos y a veces algunos tienen unas necesidades especiales. Por ejemplo, ¿sabes cómo cuidar un rosal mini en maceta? ¿Y un rosal grande plantado en el jardín?

En esta ocasión queremos hablarte de los cuidados que necesita un rosal mini en maceta ya que es bastante probable que, si vives en un piso o en una casa pequeña, un rosal mini sí te lo puedas permitir y quieras que te dure mucho y florezca abundantemente. ¿Vamos a ello?

Características del rosal mini

rosal mini creciendo en exterior

Es cierto que un rosal mini no es exactamente igual que un rosal grande. Empezando porque las rosas que echa no se parecen mucho, a pesar de que es de la misma familia. Sobre todo porque son mucho más pequeñas y a veces con una forma diferente (depende del mini rosal). Ahora bien, debes tener en cuenta que, aunque tiene flores pequeñas, lo cierto es que tendrá muchas más que en un rosal normal, todas ellas agrupadas por capullos.

También se les llama rosa de pitiminí por su tamaño. En cuanto a las hojas, son parecidas, pero de un tamaño mucho más pequeño que las habituales en los rosales.

Dentro de las muchas especies que puedes encontrarte, destacan por el color de las rosas. Pueden ser naranjas, amarillas, rosas, blancas, rojas… Uno de los más habituales es el Chilly Clementine, que encontramos en muchos supermercados con plantas.

Cómo cuidar un rosal mini en maceta

rosal mini

Ahora que conoces un poco más a los rosales mini, es hora de que aprendas cómo cuidar un rosal mini en maceta para que no se te muera en poco tiempo. Y es que estos rosales son un poquito más especiales, y necesitan alguna que otra peculiaridad.

Ubicación e iluminación

Empezamos por el mejor lugar en que colocar a tu rosal mini. Y en este sentido, debes saber que difiere totalmente de los rosales. Dicho de otro modo, un rosal se debe poner en el exterior y a pleno sol la mayor cantidad de horas posible.

En cambio, con un mini rosal en maceta, debes procurarle luz, pero no directa porque, si lo haces, se pueden quemar tanto las hojas como las flores (porque no está preparado para aguantar el sol como otras especies).

Por tanto, la mejor ubicación será un lugar cerca de la ventana para que tenga luz, pero que no le dé el sol directamente.

No te recomendamos ponerlo en sombra porque eso provocará que el rosal no florezca e incluso se puede marchitar.

Evita también corrientes de aire o de calor, ya que no las tolera nada bien.

Temperatura

En cuanto a la temperatura, son un poco especiales. Un rosal mini en maceta no tolera el frío intenso (es como si se helara y muriera), pero tampoco el calor. De hecho, se dice que a partir de 21 grados centígrados ya empieza a sufrir.

Realmente, esto es relativo. El primer año es el más crucial para tu rosal mini en maceta, y es donde tienes que vigilarlo más de cerca. Sin embargo, con el paso del tiempo puede adaptarse a su entorno y entonces sí soportar temperaturas más bajas o más altas de lo normal. Pero en general, te recomendamos que lo protejas.

Sustrato

Uno de los cuidados del rosal mini en maceta más importante es la tierra que usarás. Es muy necesario que le aportes un sustrato de turba que esté fertilizado para que tenga los nutrientes necesarios.

Algunos expertos recomiendan sustratos para plantas de exterior porque están muy enriquecidos, pero en realidad puedes usar cualquiera que esté bien nutrido. Eso sí, te recomendamos que mezcles con perlita o arcilla para evitar que la tierra se compacte.

Riego

El riego es una de las necesidades más inmediatas del rosal mini, pero cuidarlo no solo supone regar y ya está. Para empezar, no le gusta nada en encharcamiento y prefiere una humedad adecuada a un riego deficiente.

Por eso, intenta regarlo pero sin dejar que en el plato quede agua, y pulveriza las hojas casi a diario (si tienes una humedad seca).

De modo general, puedes empezar por regarlo 1 vez cada 15 días en invierno y 1 a la semana en verano. Pero todo va a depender del clima que tengas, la maceta y tierra que posea, la humedad…

En lo que se refiere a la humedad, conviene que le proporciones una alta para que la planta esté bien, por lo que quizá tengas que pulverizar agua a diario o colocar un platito con agua y perlita para que le dé la humedad que necesita.

Abonado

El abonado se recomienda que sea semanal durante la primavera y el verano, pero te avisamos que puede ser demasiado. Si acabas de comprarlo y es pequeño, un abonado tan intenso puede quemarlo por dentro. Por eso, nuestra recomendación es que lo hagas cada 15 días; así te aseguras de no pasarte.

Puedes escoger un abono que sea rico en potasio ya que los rosales demandan mucho.

capullos de rosal mini

Poda

Al igual que los rosales grandes, un rosal mini también necesita cuidados en este aspecto. Una de las primeras acciones que tienes que llevar a cabo es cortar las flores que se han marchitado, para ayudarle a que produzca más. También tendrás que darle la forma que quieras y, a la hora de rejuvenecer, te recomendamos que lo hagas siempre al final del invierno (antes de que empiece a tener las yemas listas para crecer).

Plagas y enfermedades

Los rosales suelen ser plantas que atraen a muchas plagas, y cómo no, te puede pasar lo mismo con tu mini rosal. Orugas, mosca blanca, araña roja, pulgones… o incluso las avispas si se te cuelan en casa, van a ser algunos de los «bichos» que vas a tener que combatir. La mayoría de ellos se tratan con insecticidas o acaricidas.

Ahora bien, en cuanto a enfermedades, las más habituales son la roya y el oidium, causados por un riego erróneo. Se pueden tratar con un fungicida pero dependiendo del estado de la planta se podrá salvar o no.

Como ves, cuidar un rosal mini en maceta no es demasiado complicado, y a cambio te puede ofrecer un colorido que pocas plantas son capaces de hacer. ¿Te animas a tenerlo en casa?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.