Cómo cultivar hierbas en maceta

Conjunto de plantas en maceta

¿Pensabas que necesitarías tener un jardín para poder disfrutar de una gran variedad de plantas? Si es así, tengo que darte una buena noticia: hay muchas aromáticas y culinarias que pueden ser cultivadas en recipientes. Al ser herbáceas, tienen un sistema radicular superficial que no necesita de mucho espacio para poder desarrollarse; además, el tamaño que llegan a alcanzar es el óptimo para que puedas utilizarlas siempre que lo desees.

Así que, ¿te animas a tener algunas? Sigue leyendo para saber cómo cultivar hierbas en macetas 🙂 .

¿Qué necesito para cultivar hierbas en macetas?

Planta de orégano

Para que la experiencia sea mucho más agradable, es importante primero preparar todo aquello que vamos a necesitar, que es:

  • Maceta: tiene que ser de al menos 30cm de diámetro. La hay de dos tipos:
    • Plástico: es un material ligero, impermeable y muy económico. Pero tiene dos inconvenientes: uno es que con el paso de los años se estropea, a no ser que se compren macetas de plástico de exterior; y el otro es que al no pesar mucho si sopla el viento fuerte podría llevársela consigo.
    • Barro: es un material rugoso, lo cual es ideal para que las raíces puedan enraizar mejor. Pesa bastante más que el plástico, y es muy decorativo. Pero también tiene inconvenientes: es duradero, aunque frágil. Si se cae al suelo se rompe enseguida.
  • Greda volcánica
  • Sustrato a base de turba negra o mantillo
  • Regadera con agua
  • Un lugar en el exterior donde llegue la luz
  • Plantas o semillas: orégano, tomillo, lavanda, salvia, albahaca, tomillo, melisa, mejorana, hierbabuena,… o cualquier otra que nos interese.

El siguiente paso: plantarlas

Hierba en maceta

Una vez que lo tenemos todo, es momento de pasar a la parte más interesante: plantar (o sembrar, si hemos optado por adquirir semillas). Los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Primero, echaremos una capa de greda volcánica en el interior de la maceta. Esto ayudará a que el agua pueda drenarse bien y rápido.
  2. A continuación, rellenamos un poco la maceta con el sustrato que hayamos escogido.
  3. Después, vamos plantando los plantones dejando una distancia entre ellos de unos 5cm, o sembrando las semillas en la superficie de la tierra dejando una distancia de 2-3cm.
  4. Luego, terminamos de rellenar.
  5. Y finalmente, regamos.

Ahora sólo es cuestión de colocar la maceta en un lugar luminoso, e ir regando de manera que la tierra esté siempre húmeda (pero no encharcada).

Fácil, ¿verdad? 🙂

¿Te gusta la jardinería? Esto no te puede faltar
Tanto si te estás aficionando en el mundo de la jardinería como si eres un experto, no te puede faltar nada de esto:
Kit de accesoriosHerramientasSemillas

Categorías

Plantas

Mónica Sánchez

Investigadora de las plantas y de su mundo, actualmente soy coordinadora de este querido blog, en el cual llevo colaborando varios años. Me encanta... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *