Cómo cultivar Passiflora ligularis

Cultivar las Passiflora ligularis es bastante sencillo

La Passiflora ligularis es una planta enredadera originaria de los Andes centrales, sobre todo Perú, que pertenece a la familia Passifloraceae. También se conoce a este vegetal como granadilla, granada, granada de moco o granada china. Esta planta florece sólo en zonas tropicales y en zonas sub tropicales, puesto que no tolera nada bien las heladas del invierno. Si vivimos en una zona así, podemos plantearnos cosechar nosotros mismos esta planta. Para ayudaros vamos a explicar en este artículo cómo cultivar la Passiflora ligularis.

Se trata de una planta que puede llegar a alcanzar una atura de hasta quince metros y que es conocida principalmente por sus frutos comestibles. Estos son parecidos al melón: Poseen una carne dulce y aromática y tienen un color dorado a pardo o amarillo con pintas claras y pequeñas. Además, podemos cosechar sus frutas durante casi todo el año, ya que no tiene una temporada específica de cosecha. Brindándole un cuidado óptimo a la Passiflora ligularis, va a proveer un follaje perenne de frutas riquísimas y flores preciosas.

¿Cómo se cultiva la planta Passiflora?

Para cultivar correctamente la Passiflora ligularis hay que tener en cuenta el riego, el fertilizante y la poda

Si os gustan las granadas, es decir, las frutas de la Passiflora ligularis, cultivar esta bonita planta es una muy buena y satisfactoria opción. Además, no resulta muy complicado. Averiguad cómo cultivar Passiflora ligularis siguiendo estos simples consejos.

Hay que guiar a la enredadera para que acaba ajustándose al enrejado o a la espaldera a medida que va creciendo y desarrollándose. Para ello debemos atar las vides de granadilla con telas especiales para plantas. Lo ideal sería hacerlo cada 10 a 25 centímetro a lo largo de la longitud de la misma, a su vez que permitimos que las vides se crucen entre ellas.

Una vez tengamos esto listo, toca ir manteniendo a la planta, vigilando el riego, la fertilización y la poda. Hablaremos de estos puntos más adelante. Podremos cosechar la fruta cuando veamos que la corteza de la misma adapte un tonto brillante y empiece a ponerse amarilla. A la hora de coger el fruto, debemos ir con cuidado de no dañar en exceso a la planta. La mejor opción es utilizar para ello un cuchillo filoso. Con este debemos cortar cerca del tallo. Después ya sólo queda disfrutar de la deliciosa fruta.

Cuidados de la Passiflora ligularis

Cuando ya tengamos lista la planta mediante el ajuste que hayamos hecho al enrejado, toca preocuparnos por los cuidados que requiere. No sólo es importante guiarla para que crezca correctamente, si no que, como todas las plantas, hay que ir regándola, alimentándola y podándola.

En cuanto al agua, lo más aconsejable es regar el suelo en la base de la vid aproximadamente una vez por semana. Lo importante es que el sustrato se mantenga húmedo, pero sin encharcarlo. Generalmente, las frutas requieren uno dos centímetros y medio de agua cada semana. No obstante, si es temporada de sequía y el suelo se mantiene menos tiempo húmedo de lo normal, habrá que regar un poco más.

Passiflora x decaisneana
Artículo relacionado:
Dale los mejores cuidados a tu Passiflora con estos trucos

No debemos olvidarnos del fertilizante. Hay que abonar la Passiflora ligularis en invierno o a principios de primavera, antes de que las vides comiencen a brotar nuevamente. El fertilizante más adecuado para esta planta es uno balanceado granular. Eso sí, siempre debemos aplicar las cantidades recomendadas por el fabricante, según el tamaño que tenga el vegetal. Generalmente se aplica cada cinco o seis meses, pero nunca debemos agregar a las vides más de 150 gramos de fertilizante en una única toma.

Finalmente queda la poda. Es una tarea importante, ya que si no lo hacemos, se puede llegar a retrasar o incluso frenar por completo el desarrollo de la planta. La poda de la Passiflora ligularis se debe realizar a finales de invierno, que es cuando las vides no crecer. Lo mejor es eliminar únicamente las vides muertas, las que estén dañadas o débiles en la base. De esta manera nos aseguramos de que el vegetal se desarrolle de manera saludable.

Usos de la Passiflora ligularis

La Passiflora ligularis da unos frutos comestibles llamados granadas

Como ya hemos mencionado anteriormente, la Passiflora ligularis genera unos frutos similares al melón, llamados granadas. Por lo tanto, el uso principal se le da a nivel culinario. Podemos encontrar en el mercado una gran variedad de productos que integran la granada como ingrediente. Veamos algunos ejemplos de usos de la granada:

  • Como fruta fresca
  • Elaboración de jugos y zumos
  • Industria de helados
  • Industria de yogures
  • Preparación de diversos licores
  • Industria de jaleas y de mermeladas

Ahora que ya sabéis cómo cultivar Passiflora ligularis, ya sólo os queda poneros manos a la obra. Con un poco de trabajo y dedicación podréis disfrutar de sus deliciosos frutos durante casi todo el año. Si os gusta la granada, no dudéis en intentar cuidar una de sus plantas. Como habéis visto, no es una tarea muy complicada. Ante cualquier duda, siempre tenéis la opción consultar a un experto.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.