Cómo cultivar zarzamora

Para cultivar zarzamora hay que cumplir con ciertos requisitos

¿Os gustan las moras? Si es así, cultivar zarzamora en casa es una idea estupenda. Este vegetal no es muy demandante y suele crecer bastante bien en regiones templadas. Según la variedad, puede llegar a tolerar incluso ambientes más cálidos, incluidos los tropicales. Sin embargo, hay una serie de aspectos que debemos tener en cuenta si queremos tener moras en nuestro huerto o jardín. Para ayudaros, vamos a explicar en este artículo cómo cultivar zarzamora.

Con el fin de que consigáis cosechar moras con éxito, no sólo explicaremos cómo plantar zarzamora paso a paso, si no que comentaremos también las necesidades que tiene esta planta, cuándo debemos cultivarla y cuánto tarda en dar frutos. ¡Espero que esta información os resulte útil!

¿Cómo se planta zarzamora?

Se pueden cultivar diferentes variedades de zarzamora

Lo primero que debemos hacer si queremos cultivar moras, es conseguir las plántulas. Las variedades que se suelen utilizar para el cultivo se pueden clasificar en dos grupos:

  • Espinosas: Ashton Cross, Bailey, Bedford Giant, Cherokee, Dewberry, Himalaya, Loganberry, Runguer, Tupi, Youngberry, etc.
  • Inermes (sin espinas): Aurora, Black Diamond, Black Satin, Darrow, Dirksen, Evergreen, Loch Ness, Smoothstem, Thornfree, Thornless Evergreen, etc.

El tipo que escojamos dependerá de la zona en la que nos encontremos, puesto que su resistencia a diferentes ambientes y climas varía según las características de cada variedad. Lo que sí tienen en común es el momento de la siembra. Esta tarea la debemos llevar a cabo en época de lluvias, pues requieren un riego abundante. Esto quiere decir que el momento más adecuado es en primavera, si vivimos en zonas donde los inviernos son muy fríos. En cambio, si nos encontramos en regiones con inviernos más moderados, podemos plantar estos vegetales en otoño.

Además, hay una serie de aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de cultivar zarzamoras, pues hay que cubrir sus necesidades básicas si queremos que se desarrollen y acaben dándonos frutos:

  • Ubicación: A pesar de que la zarzamora es amante del sol, un exceso puede ser malo para ella. Por lo tanto, si vivimos en una región bastante calurosa, lo más aconsejable es ubicar este vegetal en un sitio con semisombra.
  • Suelo: También es importante tener en cuenta la tierra. Esta debe ser arcillosa y poseer un buen drenaje. De esta manera se retiene mejor el agua pero se evacua el exceso con bastante facilidad.
  • Clima: Generalmente, la zarzamora necesita que el clima sea soleado y fresco. Las temperaturas óptimas para este vegetal oscilan entre los 16ºC y los 25ºC. La humedad idónea se encuentra entre el 80% y el 90%.
  • Riego: En cuanto al riego, este debe ser corto pero frecuente. Esto es de suma importancia, sobre todo en la época de floración.

Plantar zarzamora paso a paso

Una vez hayamos adquirido el tipo de zarzamora que queramos, toca plantar las plántulas. Podemos hacerlo directamente en el suelo del jardín o del huerto, o en maceta. Veamos cómo se hace paso a paso para plantar zarzamora en el suelo:

  1. Limpiar el terreno: Primero debemos limpiar el terreno. Para ello eliminaremos los restos de cultivos anteriores, las malas hierbas y cualquier otro residuo que pueda haber. De esta manera nos aseguraremos de que la zarzamora reciba suficientes nutrientes para desarrollarse. Colocando una capa de mantillo conseguiremos evitar que crezcan malezas.
  2. Preparar el terreno: Es importante humedecer la tierra antes de sembrar. Además, es muy recomendable arar el terreno para airearlo. El mínimo que aconsejan los expertos son 30 centímetros. Después podemos abonar el suelo esparciendo humus de lombriz y turba. Otra opción sería crear una capa de unos cinco centímetros de una mezcla de estiércol.
  3. Introducir la plántula: A la hora de introducir la plántula en el suelo, la tierra debe estar húmeda, pero no encharcada. Para colocar las zarzamoras debemos crear surcos y dejar una distancia de aproximadamente un metro y medio o dos metros entre cada planta. Si queremos hacer varios surcos, la distancia que debemos respetar entre ellos es de dos metros.

Cómo cultivar zarzamora: Cuidados después de la plantación

Para cultivar zarzamora debemos regarla frecuentemente

Ahora que ya sabemos cómo plantar zarzamora, toca hablar de los cuidados que requiere. En primer lugar hay que destacar el riego. Si conseguimos hacerlo bien, la planta nos dará más frutas que, además, serán más grandes. Es de suma importancia que el suelo esté siempre húmedo, pero sin llegar a encharcar para no matar al vegetal. Esto se debe a que sus sistema radicular no es profundo, haciendo que sea muy sensible a la sequía.  Lo más recomendable es utilizar un sistema de riego por goteo. Un truquito para conservar mejor la humedad del suelo, especialmente en las épocas más calurosas, es aplicar una capa de mantillo con un grosor de entre tres y cinco centímetros.

Otro aspecto fundamental es fertilizar la tierra. Esto se debe hacer después del invierno mediante la aplicación de compost o abono. De esta manera aportamos nutrientes al suelo antes de que empiece la temporada de crecimiento de la zarzamora. Si hacemos esto anualmente, la planta nos seguirá dando frutos durante mínimo 20 años más.

A parte de regar y fertilizar, algo que también debemos hacer es tutorar la planta para evitar que sus tallos toquen el suelo y empiecen a enredarse. Si no lo hacemos, la recolección de las moras será muy difícil, sobre todo si se trata de una variedad con espinas. Para ello podemos utilizar una espaldera de cuadro o cajón, o una espaldera de línea.

Cómo cultivar zarzamora: La poda

Finalmente queda por destacar la poda de la zarzamora. Mediante este proceso podremos controlar el crecimiento del vegetal y la cosecha. Además, nos permitirá producir moras de más calidad y ayudará a prevenir enfermedades. Estas son las tres podas fundamentales de la zarzamora:

  1. La poda de formación: Se lleva a cabo cuando la zarzamora todavía está en crecimiento, antes de realizar la primera cosecha. Hay que eliminar todas las ramas torcidas y quebradas. Lo más recomendable es cortar entre seis y diez ramas por cada mata.
  2. La poda de fructificación: Esta se realiza después de la cosecha para estimular la formación de ramas nuevas y más productivas y para el crecimiento de las laterales. Además, podemos aprovechar para podar las ramas macho, ya que no producen fruto. Son aquellas que tienen forma de látigo y cuya punta es cerrada.
  3. La poda de renovación: Cada diez años toca podar todos aquellos tallos que se encuentra a diez centímetros del suelo.

Ahora que ya sabéis cómo cultivar zarzamora, sólo os queda poneros manos a la obra y disfrutar de unas deliciosas moras de vuestra propia cosecha.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.