Cómo distribuir árboles frutales en un terreno

Para cultivar frutas debemos saber cómo distribuir árboles frutales en un terreno

Mucho se habla sobre huertos y hortalizas que podemos cultivar. ¿Pero qué pasa con las frutas? Estas también las podemos conseguir de nuestra propia cosecha, pero para ello es fundamental saber cómo distribuir árboles frutales en un terreno. Al ser vegetales más grandes, debemos respetar cierta distancia entre ellos y tener en cuenta varios factores debido a sus dimensiones.

Pero no os preocupéis, hablaremos sobre cómo preparar el terreno para plantar árboles frutales y qué distancia dejar entre ellos. Además, explicaremos cuáles son los diferentes tipos de plantación que podemos emplear.

¿Cómo preparar el terreno para plantar árboles frutales?

Es importante preparar el terreno antes de plantar árboles frutales

Antes de explicar cómo distribuir árboles frutales en un terreno, es fundamental que sepamos prepararlo. A la hora de realizar una plantación, sea del tipo que sea, hay que revisar el calendario de siembra, especialmente si se trata de plantar árboles frutales.

Una vez tengamos claro cuándo toca sembrar, debemos preparar el terreno para ello. Por lo tanto resulta imprescindible analizar el tipo de suelo, pues es un elemento decisivo para que las plantas puedan crecer correctamente. A parte de su composición, también es fundamental analizar el terreno. ¿En qué debemos fijarnos? Veamos:

  • La existencia de zonas más secas.
  • Capa superior del suelo demasiado delgada o muy compactada (cavando pequeños hoyos podremos averiguar cómo es el subsuelo).
  • Inclinación del terreno.

Este último punto es muy importante, pues en caso de que exista alguna parte más baja, debemos tener en cuenta algunos factores. En primer lugar está el tema del aire frío. Este suele pesar más que el aire caliente, motivo por el cual las nieblas tienden a acumularse en las zonas inferiores, desplazándose hacia abajo. Se trata de un problema que puede llegar a ser bastante grave en la época de heladas, y más todavía si hay sombra. Así, la descongelación tardará más días.

Por otro lado, si nuestro terreno está inclinado también puede llegar a producirse la abnegación del suelo. Con el fin de evitar que esto ocurra, es imprescindible diseñar un sistema de salida para el agua, para evitar problemas mayores en los días de lluvias fuertes. Por lo tanto es de suma importancia que el terreno tenga un buen drenaje.

Preparación de la tierra y cuidados posteriores

Cuando tengamos claro que el suelo es adecuado para el cultivo y cómo distribuiremos los árboles frutales, hay que tener en cuenta los siguientes aspectos tanto para la preparación de la tierra como para los cuidados posteriores:

Artículo relacionado:
Cómo regar árboles frutales

  • Hoyos: Necesitamos un hoyo rellenado con abono y tierra por cada árbol frutal que queramos plantar.
  • Fertilizante: A la hora de plantar los árboles, debemos utilizar abono y tierra, es importante no usar únicamente abono. Puesto que los árboles frutales son los vegetales de cultivo que más nutrientes requieren, hay que volver a fertilizar cada invierno, concretamente a finales.
  • Riego: Claro está, el riego es vital para todas las plantas. En el caso de los árboles frutales, es de suma importancia no pasarnos con el agua cuando están en época de floración y de maduración. También hay que destacar que cada especie tiene sus propias necesidades, por lo que debemos informarnos sobre los cuidados básicos de cada árbol frutal que vayamos a plantar.
  • Protección: Los humanos no somos los únicos que disfrutan de las deliciosas frutas que producen los árboles frutales. Animales, insectos y sobre todo las aves también las consideran un manjar. Por ello es altamente recomendable pensar en sistemas de protección y técnicas de prevención.
  • Podas: Mediante esta técnica ayudamos a las plantas a rejuvenecer. Además, así se favorece la aparición de brotes nuevos. El mejor momento para llevar a cabo esta labor suele ser en noviembre.

Cómo distribuir árboles frutales en un terreno: Tipos de plantación

Es importante dejar algo de distancia entre los árboles frutales en un terreno

Para saber cómo distribuir árboles frutales en un terreno, nos será de gran ayuda conocer los diferentes tipos de plantación que hay. Llegados a este punto hay que destacar que debemos contar con cierta distancia entre los árboles. No sólo para respetar sus necesidades, si no también para dejar caminos para nosotros y la maquinaria (si es que precisamos de ella). Los tipos de plantación más comunes son los siguientes:

  • Plantaciones a tresbolillo: Se plantan los árboles frutales en hileras de forma que cada uno de la misma fila quede enfrente del hueco de la siguiente. Así se pueden plantar más árboles frutales por cada hectárea y la maquinaria puede circular en diversas direcciones.
  • Plantaciones de rectángulo: Este tipo de plantación consiste en colocar los árboles en línea, dejando algo más de espacio entre las diversas filas. Es un buen sistema para aprovechar el terreno. Si bien es cierto que la maquinaria sólo puede desplazarse en dos sentidos, podemos realizar las operaciones del suelo y del cultivo durante toda la vida del mismo.

¿Cuál es la distancia entre árboles frutales?

Ahora que ya sabemos cómo distribuir árboles frutales en un terreno, sólo nos queda un factor importante a tener en cuenta: La distancia que debemos dejar entre ellos. Esto es vital para los vegetales, ya que pueden llegar quitarse agua y nutrientes los unos a los otros si sus raíces invaden el espacio subterráneo. Claro está, la distancia que debemos respetar dependerá principalmente de la especie en cuestión, por lo que debemos informarnos antes de plantarla.

Artículo relacionado:
Plantar árboles frutales

Pongamos como ejemplo el naranjo. Este árbol necesita un espacio de entre cuatro y cinco metros con otro. Esta medida es muy razonable y se puede aplicar a casi cualquier tipo de árbol frutal. Sin embargo, es recomendable revisar los datos por cada especie que vayamos a cultivar.

En cuanto a distancias, también resulta muy importante tener en cuenta las ordenanzas locales y costumbres. En muchos sitios es obligatorio dejar un espacio mínimo entre árboles y linderos. Generalmente suelen ser unos dos metros en el caso de árboles muy altos, y cincuenta centímetros cuando son más pequeños. No obstante, lo mejor es informarnos sobre las normas de nuestro municipio.

Espero que este artículo os haya servido de ayuda para plantar árboles frutales. ¡Sin lugar a dudas es una idea estupenda si disponemos de un terreno adecuado!


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.